Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2014.



YA VALE, YA ESTÁ BIEN

Cándido Marquesán Millán

Ya he escrito varias veces sobre esta cuestión de la corrupción. Ya huele. Me gustaría no tener que hacerlo. Mas no me queda otra opción, en tanto en cuanto que estoy preocupado por la res publica. Algo que deberían hacer también los ciudadanos españoles por la cuenta que nos trae. Mas un gran triunfo del neoliberalismo  ha sido el denigrar la política, como una acción perversa, y por ello debemos huir de ella despavoridos. Es algo aberrante que se hayan acumulado tantos prejuicios contra la política, por ende, una actividad es considerada execrable, porque se ha politizado y no hay que politizar las cosas. Si no se produce una reacción ciudadana ante esta opinión vamos inexorablemente a un suicidio social.

 

Dejando la vida  privada a buen recaudo, debemos politizar todo aquello que nos afecta en cuanto  miembros de la polis, y en todo lo posible y cuanto más mejor. ¿No debe someterse al debate público, de todos los ciudadanos, por ejemplo, nuestras pensiones, nuestra educación o el sistema fiscal?  Cuando estas cuestiones se eliminan del debate político, es que detrás hay algún interés bastardo. Como dice Aurelio Arteta “Somos seres tanto más libres cuanto más politizados”.  Otro prejuicio es  el de que es decente quien no se mete en política, ya que va a lo suyo. Y ya es la culminación de la virtud si solo vive para su familia: de casa al trabajo y del trabajo a casa. De la política como algo abyecto hay que huir despavoridos.

Lo único valioso es la vida privada, la familiar y laboral. De ahí que muchos alardean yo no soy político. Estos comportamientos contradicen lo que grandes pensadores morales y políticos nos han enseñado desde hace 25 siglos. A los que se despreocupaban de lo común, de lo que es de todos para hacerlo solo de lo suyo los atenienses del siglo V a. C. los llamaban idiotas. Para Bertolt Brecht, el peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Es tan burro que se enorgullece diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto y lacayo de las multinacionales”.   Dejo ya esta cuestión de la necesidad imperiosa de la politización ciudadana, que daría lugar para un largo artículo. Retorno al tema de la corrupción.

La situación de la corrupción en esta querida España nuestra está sobrepasando los límites de lo razonable. Los españoles presentíamos ya mucha, pero no tanta. Estamos desbordados. Los telediarios o informativos radiofónicos, la prensa escrita y digital tienen que dedicar una parte cada vez mayor a esta auténtica lacra pandémica. Muchas veces ante esta ininterrumpida avalancha de tantas noticias de tantos chorizos y mangantes,  no tienes otra opción que apagar la televisión o cerrar el periódico, y marcharte a leer alguna novela de ficción o escuchar música relajante.

A nivel del Estado nos desayunamos día tras día con los casos de Gürtel, Noos, o los ERES de Andalucía. Son personajes del año: Ruz, Castro o Alaya. Son auténticos sumideros de podredumbre, sin que se vislumbre su profundidad. Hoy leo “Luis Bárcenas defraudó al erario casi 12 millones. La renta le salió siete años a devolver por lo que Hacienda le ingresó 72.000 euros”. “Manda huevos”. Mientras estoy escribiendo otra noticia más “La policía detiene a José Luis Eneri el empresario cordobés investigado por una supuesta estafa en los cursos de formación de la patronal madrileña”.

A nivel de de Aragón más de lo mismo. Si era poco el albañal de La Muela, ahora tenemos el lodazal de la Plataforma Plaza. Es una situación insoportable e irrespirable el que todos los días tengamos que ver un nuevo caso de corrupción, y el nuevo supera al anterior en cuanto a su gravedad o magnitud. Veremos mañana. Nuestra capacidad de asombro es ilimitada. ¿Tanta hediondez y putrefacción tendrán que acabar algún día? De verdad, como ciudadano siento una mezcla de asco y hastío ante tantos sinvergüenzas, auténticos salteadores de caminos, que han saqueado las arcas públicas del Estado. Dan ganas de exiliarte a otro país, pero que esté bien lejos.

Que fácilmente todos estos delincuentes de cuello blanco han esquilmado las arcas públicas. Sorprende que en Madrid o en Zaragoza a plena luz del día, toda una cuadrilla de políticos  y empresarios desalmados pudieran ejecutar tales fechorías.  ¿Cómo es posible que las hayan permitido las administraciones públicas? Instrumentos de control no le faltan. Aunque puede que hayan sido bloqueados desde el ámbito político, esa es la única explicación lógica para que esta manada de vividores pudiera llevar a cabo con total impunidad tales delitos. Intuyo que los que está aflorando es la punta del iceberg. ¿Cuántos quedarán en el olvido por presiones políticas o económicas?

No quiero llegar a pensar en la cantidad de millones de euros que habrán ido a parar a las cuentas bancarias de Suiza de esos -que alardean de patriotismo envolviéndose con frenesí en la bandera no sin antes besarla con fruición-, por el incremento de los sobrecostos en la realización de las obras públicas en relación al presupuesto inicial. ¿El costo de 50.000 millones de euros de toda la obra del AVE fue el real? Debería abrirse en este caso concreto, como en otros muchos, una investigación en profundidad. Así podríamos conocer los españoles, tenemos derecho,  el origen de los 961.555 millones de euros de deuda pública al cierre de 2013. Por favor, comisión parlamentaria, no. Si quieres enmarañar un asunto, lo mejor es dejarlo en manos de la casta política.

Cada vez estoy más convencido de que la existencia de la corrupción se explica porque la clase política, la dirigente, no tiene ningún interés en erradicarla. Y no lo hace, porque sale beneficiada de ella, de múltiples maneras, con la financiación de los partidos, sobresueldos y comisiones a los miembros de las ejecutivas. Esto es claro como el agua cristalina. Por ende, no solo no la combaten sino que la potencian. No menos claro es también que con un pacto político anticorrupción desaparecería de nuestro escenario político.  El pasado año se aprobó la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información  pública y buen gobierno. ¡Ay del corrupto! Es como para ponerse a temblar. A partir de ahora este país va a ser el paradigma de la anticorrupción, tras oír en la tramitación parlamentaria de la Ley  al ínclito, Esteban González Pons: “Señorías, el valor de la transparencia como requisito de la democracia no es nada nuevo. Sin transparencia es imposible que haya democracia, como sin luz es imposible que se pueda ver.. En la democracia el ojo tiene que ser siempre más rápido que la mano.   No hay mejor remedio contra la corrupción que anticiparse a ella, que evitarla. Solo se corrompe el agua estancada. Allá donde habitan la sombra, el secreto o el exceso de confianza es sencillo que se produzcan favores, arbitrariedades y desfalcos.  “Manda huevos”.

Tampoco está impoluto el estamento judicial. Si el mundo de la justicia hubiera actuado a conciencia contra la corrupción, como es su misión, es seguro que no habría alcanzado tal amplitud. Determinados delitos, sobre todo, si pertenecen al mundo de la gran empresa o la banca, unas veces quedaban prescritos, como los de los presidentes de un gran banco y de una multinacional, y otras archivados por errores procedimentales en los procesos de instrucción, como el caso Naseiro.  Y cuando algún juez, ha tratado de cumplir con su deber de perseguir los delitos de corrupción, ha sido apartado con rapidez y sin contemplaciones de la carrera judicial, como Garzón.

En cuanto a los medios de comunicación, cabe mencionar que su actuación ha pecado de grandes dosis de incoherencia y de falta de contundencia, ya que ha sido muy diferente según la procedencia política del caso de corrupción. Poco ha un periódico de tirada nacional calificaba el caso Bárcenas como Causa General contra el PP, mientras volvía a sacar los Eres de Andalucía. Y en otros medios, la actuación ha sido a la inversa. Los medios de comunicación deben investigar, informar y denunciar todos los casos de corrupción, vengan de donde vengan. Mas esto es pedir mucho, ya que los diferentes medios son siervos de determinados poderes políticos, empresariales y financieros.

No está exenta de culpa la ciudadanía, ya que ha acudido muchas veces a las urnas a votar tapándose la nariz a políticos incursos en delitos de corrupción.. Como españoles a todos nos deberían avergonzar los triunfos electorales apabullantes de Jesús Gil en Marbella, de  Francisco Camps en la Comunidad Valenciana, y los de la exalcaldesa de La Muela. En la época de bonanza hacíamos la vista gorda a esta lacra social, de ahí que Iñaki Gabilondo en un debate sobre este tema acabó con esta reflexión: “¿Ha cambiado realmente la sociedad o pagaríamos de nuevo corrupción a cambio de prosperidad?” Para la catedrática de Filosofía Moral Victoria Camps “Cuando hay corrupción existe la complicidad del grupo político y también la de toda la sociedad”.

Y es así porque nuestra sociedad carece de unos valores éticos claros, en torno a los cuales organizar nuestra convivencia. Por lo que estamos observando, los escrúpulos morales pertenecen a épocas pretéritas. Un caso del pasado nos podría servir de contundente ejemplo. Una trama de corrupción y sobornos, según cuenta Julián Casanova catedrático de la Universidad de Zaragoza, el escándalo del estraperlo, acabó en 1935 con la vida política de Alejandro Lerroux, el viejo dirigente republicano del Partido Radical que presidía entonces el Gobierno. Los ministros radicales tuvieron que dimitir y cayeron muchos cargos provinciales y locales del partido.Todavía más, en las elecciones  de febrero de 1936, el Partido Radical, que había gobernado de septiembre de 1933 hasta finales de 1935, se hundió estrepitosamente en las elecciones. Quedó reducido a cuatro diputados, noventa y nueve menos que en 1933.  Lerroux ni siquiera salió elegido en la lista. Todo un buen ejercicio de ciudadanía responsable. Toda una lección de nuestros antepasados. Y eso que en aquellas fechas casi la mitad de los españoles eran analfabetos. Tendrían carencias culturales, pero tenían muy claros determinados valores. Uno de ellos, la intolerancia hacia los casos de corrupción. En cambio, los españoles de hoy con los mayores niveles de cultura y de vida  de toda la historia tenemos otras carencias no menos importantes.

En cuanto a los daños de la corrupción política son incalculables. La democracia sale muy dañada. Los políticos con su ejemplo dan el tono a la sociedad, crean pautas de comportamiento y suscitan hábitos colectivos. Por ello, pesa sobre ellos un plus de responsabilidad. A diferencia de los demás ciudadanos, que pueden hacer lícitamente todo aquello que no esté prohibido por las leyes, a ellos se les exige que observen, respeten y que no contradigan un conjunto de valores estimados por la sociedad a la que dicen servir. No es suficiente con que cumplan las leyes, han de ser ejemplares.

Desde un punto de vista económico no es menor el daño. Muchos millones desviados han incrementado la deuda pública. Un estado de corrupción generalizado ahuyenta la inversión extranjera. La concesión amañada de obra pública a la gran empresa ha eliminado del mercado a mucha pequeña empresa.

04/03/2014 23:28 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

EN LAS GARRAS DE UNA MANADA DE JETAS Y VIVIDORES

Cándido Marquesán Millán

Los actuales gobernantes están sobrepasando en su actividad política los límites de lo razonable. Hoy quiero referirme a la intervención del portavoz de Hacienda del PP en las Cortes de Aragón, Jorge Garasa,  el pasado 26 de febrero, replicando al diputado de Izquierda Unida, Adolfo Barrena. Es breve, pero muy clarificadora sobre la ideología política de los populares. Pude conocer la noticia a través de El Periódico de Aragón, y aunque solo era un breve resumen, lo fundamental estaba recogido. Desde el primer momento me sentí profundamente indignado al observar la auténtica catadura moral y la insensibilidad  social de este personaje, D. Jorge Garasa, hasta hace poco desconocido para la sociedad aragonesa. Los comentarios de los lectores fueron durísimos y que por su crudeza no quiero reflejarlos. Luego traté de buscar la intervención completa y gracias a las redes sociales pude conseguirla y la copié pacientemente.

La indignación se incrementó todavía mucho más, y eso que era ya bastante desde el principio. Creo que merece la pena leerla al detalle, por lo que la transcribo a continuación. Reflejo las palabras tal cual fueron emitidas, lo que puede significar alguna incorrección gramatical, generada por la transcripción a la escritura de un mensaje oral. Al final haré algunas reflexiones. Ahí va:

“La tendencia del empleo como ocurre en la mayoría de los países a futuro será temporal hasta el asentamiento económico del país, aquello de entrar en una empresa y jubilarse en la misma, eso ya pasó a la historia. Es una desgracia y se nos puede ir el talento, pero el empleo ya no está en Aragón ni en sus cercanas provincias o propias, que bien pudiera ser y que a todos nos gustaría, pero el trabajo está en toda Europa, por no ir más lejos y claro está, si se tiene ganas de trabajar y se está cualificado para ello.

Me gustaría recordarle, Sr. Barrena, como ya se lo he dicho alguna vez, la situación en USA con un paro del 7%, es el 2º país con mayor temporalidad laboral, el 1º es Holanda con el 49%, y no pasa absolutamente nada, porque el que quiere trabajar lo puede hacer y no me pregunte si el trabajo está en Montana o Arkansas, o cualquier otro de sus Estados, es más le recuerdo que en el sector de la hostelería allí el coste horario es de 3 dólares la hora, Sr. Barrena, solo le recuerdo, pero no es porque yo lo desee para los nuestros, simplemente es la realidad, ¿qué pasaría en España si como en USA por falta de tesorería , 800.000 personas se tienen que ir a su casa hasta nuevo aviso? Allí la conciencia ciudadana llegó a que bastantes miles de personas fueron a trabajar sin cobrar, mientras el problema se resolvió para apoyar al país, aquí con su grupo de IU, este hecho creo que sería difícil, por no decir imposible.

Y en Alemania, le recuerdo que existen los minijobs a 5 0 7 euros la hora y 7 millones de alemanes, 1 de cada 4 tienen un contrato de bajo salario con un máximo de 450 euros, y se ponen como ejemplo, cosa dudosa y no lo deseo, y estos trabajos vienen desde los años de 1990, y si no fuera por estos trabajadores, mientras dure la coyuntura actual no habría fomento del aprendizaje y la formación profesional, aunque no sea esto lo deseable. Mientras no se genere empleo en cantidad y calidad por la confianza empresarial habrá más contratos temporales que indefinidos como siempre. Elija usted sin demagogia si en esta coyuntura y en un tiempo prudencial no es mejor que una situación de desempleo, primero arreglemos la región y el país o a la inversa y el resto llegará por añadidura”.

De entrada, me llama la atención que en repetidas ocasiones el ínclito Jorge Garasa señala que tal situación, como el trabajo en precario o la necesidad de emigrar jóvenes con talento, no le gusta. Puedo asegurar tras haber visionado varias veces su intervención, que  tal sentimiento es falso. Su cara y el tono de sus palabras le delatan.  Excusatio non petita, accusatio manifiesta.

Este tío es un cretino. No sé si cuando dijo esto llevaba 3 cubatas, aunque tampoco es necesario, eso es lo que creen estos tíos, que nos quieren llevar a mitad el XIX. Repito, como mínimo, es un cretino. Por cierto, el ínclito Garasa, tiene un sueldo bruto anual de 53.055 euros, entre los que se incluyen casi 10.000 euros en dietas por trasladarse del centro de Zaragoza a las Cortes de Aragón. Este tío al recomendar el trabajo gratuito va más lejos que  el antiguo y ejemplar presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, cuando dijo que para  salir de la actual crisis económica: los trabajadores deben "trabajar más y, desgraciadamente, ganar menos”. Yo recomendaría que los trabajadores además de hacerlo gratis, todavía más, deberíamos ponernos un plumero en el culo para limpiar el polvo mientras estamos en la fábrica o en la oficina y así ser más competitivos. Luego de madrugada ir a buscarle la leche fresca para que desayunara al empresario-patriota, llevar sus hijos al colegio de monjas y pasearle el perro. Y luego ponernos de felpudo para que se calentara los pies en el invierno.

Quiero terminar ya, porque mi indignación va subiendo de tono y estamos en una edad poco propicia a los sobresaltos. No obstante, no me resisto a expresar unas reflexiones finales. Si estas son todas las aportaciones sobre un problema tan acuciante como el paro que puede hacer el grupo parlamentario del PP en las Cortes aragonesas, es como para echarse a temblar. Como también tengo que preguntarme, ¿para qué está una consejería de Economía y Empleo? Para decir que la situación laboral en el mundo es muy mala. Para ese viaje no se necesitan alforjas.

Mas, insisto,  cada vez lo tengo más claro, a estos individuos el paro no solo no les preocupa en absoluto, les viene de puta madre. Así pueden seguir explotando a la clase obrera y destruir toda la legislación socio-laboral arrancada con tanto esfuerzo por los que nos han precedido. Tampoco es una novedad.  Ya en 1944 el economista Kalecki en el artículo Aspectos políticos del pleno empleo lo dijo "En verdad, bajo un régimen de pleno empleo permanente, el despido dejaría de desempeñar su papel como medida disciplinaria. La posición social del jefe se minaría y la seguridad en sí misma y la conciencia de clase de la clase trabajadora aumentaría. Las huelgas por aumentos de salarios y mejores condiciones de trabajo crearían tensión política. Es cierto que las ganancias serían mayores bajo un régimen de pleno empleo, pero los dirigentes empresariales aprecian más la disciplina en las fábricas que los beneficios". El desempleo viene muy bien para que quede claro quien manda.

Pero, compañeros, todos los que vivimos de una nómina, debemos atarnos los machos, ya que de no mediar una respuesta contundente ante esta cruel clase política y empresarial, no están descartadas que tengamos que realizar las actividades antes comentadas. Por lo expuesto, cabe esperar que muchos trabajadores dejen de votar a esta cuadrilla de políticos, auténtica manada de jetas y vividores, aunque tengo gran desconfianza que se cumpla mi deseo. En numerosas ocasiones en nuestra historia los españoles han votado y aplaudido hasta con las orejas a sus propios explotadores. Allá ellos.

10/03/2014 19:36 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris