Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2010.

En medio de la tempestad, sigue remando

                                  

 

 

El futuro político que se le avecina el próximo otoño a Rodríguez Zapatero es como para ponerse a temblar. Le llueven las críticas por doquier: desde el principal partido de la oposición- que sigue sin mostrar propuesta alguna, salvo el esperar a que pase el cadáver de su enemigo, aunque tampoco le hace falta tal como le van las encuestas-, los nacionalistas, la izquierda;  movimiento sindical, clase empresarial,  la gran mayoría de los medios de comunicación, buena parte de la  sociedad civil. Y por si todavía no fuera bastante, ahora se incorporan sectores de su propio partido.

 

Tiene numerosos frentes abiertos, a cual de ellos más complejo. Estando en minoría ha de sacar adelante los presupuestos, su prorroga es imposible, por lo que debe mendigar el apoyo del PNV y CC,  que no será gratuito, ya que estos aprovecharán para sacar el mayor beneficio posible para sus respectivos territorios, así lo han hecho siempre; de no conseguirlo el fin de la actual legislatura  parece evidente. La colaboración de CIU con las elecciones autonómicas catalanas del próximo 28-N parece una utopía. Tampoco cabe esperarla de la izquierda parlamentaria.

 

            A finales de septiembre, el día 29, se verá sometido a una huelga general, - por lo que no ha asistido al inicio del curso político en Rodiezno-, aunque se esperaba hasta el último momento la presencia del líder del Partido de los Trabajadores. Si tiene éxito la convocatoria sindical, -de momento los trabajadores se muestran reacios a secundarla-, el margen de rectificación por parte de gobierno es mínimo. Ni la política de ajuste fiscal, la reforma laboral, ni de las pensiones, pueden ser  modificadas sustancialmente, ya que de hacerlo los mercados castigarían duramente a la economía española-lo que no deja de ser lamentable- con el encarecimiento de la deuda pública, caída de las acciones en bolsa, la inversión foránea…

 

            La cuestión nacionalista también es ardua. No dejan de ser sorprendentes las críticas a las que se ve sometido ZP en Cataluña desde todos  los partidos políticos, -incluidos del PSC-  como desde amplios sectores de la sociedad civil, descontentos tras la sentencia del TC, ya que ha sido precisamente con el gobierno de ZP cuando Cataluña  ha alcanzado las  mayores cotas de autogobierno de toda su historia. Mas por lo que parece, no se sienten satisfechos, quieren mucho más: la autodeterminación. Las elecciones del 28-N  aclararán mucho la situación catalana. La fecha elegida, ya la han diseccionado los politólogos: dos meses después de la huelga general para minimizar sus efectos sobre el PSC; y tres semanas después de la visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona para consagrar la Sagrada Familia como basílica (7 de noviembre), por lo que Montilla recibirá al Sumo Pontífice como president, y así podrá hacer algún guiño al votante católico  En Euskadi ha llegado la tregua de ETA, que como no podía ser de otra manera desde algún dirigente destacado del PP ha sido interpretada como prueba irrefutable de que desde el gobierno socialista se ha seguido negociando. Mal que les pese a algunos, aquí se abre un futuro esperanzador, que de llevarse a efecto, podría suponer un cambio importante en los resultados electorales.

 

            La crisis económica con su más dramática secuela del paro no da tregua, sin que se intuya una mejoría sustancial en el futuro próximo. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho acaba de advertir que se tardarán 4 o 5 años en recuperar la cifra de ocupación de antes de la crisis. El último mes de agosto se ha incrementado de nuevo el paro, rompiendo la evolución positiva de los meses anteriores. Aquellos escasos síntomas de mejora, como el menor coste de la deuda pública en los mercados internacionales, el incremento del consumo interno, la reducción del déficit público, la buena marcha del turismo, ya tienen especial cuidado los diferentes medios de comunicación o de la oposición de atenuarlos o, incluso, de ocultarlos. De lo que se trata es de cuanto peor, mejor.

 

            La política exterior no está exenta de problemas. Además de las tensiones recientes con Marruecos, finalmente resueltas gracias a la llegada a Melilla del Mensajero de la Paz; lo más complicado es nuestra presencia en la guerra de Afganistán, de donde no se sabe cómo, ni cuándo salir de ese auténtico lodazal, por lo que se debería realizar un debate a nivel parlamentario que versara sobre cuáles son las razones reales de nuestra presencia en este desgraciado país, que parece castigado por la historia.

 

            Y por si todavía no fueran bastantes los negros nubarrones, ahora comienza a ser cuestionado desde sus propias filas, simbolizado por la negativa de Tomás Gómez a retirar su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid, algo impensable en la legislatura anterior, cuando ZP estaba en la cresta de la ola. Ahora como le vienen mal dadas, la situación es muy diferente. Al político caído o con indicios de caer, no se le da cuartel. Que reciba ataques de los partidos contrarios es lógico, aunque en política los enemigos más peligrosos están en la propia casa. Así lo decía Rodolfo Martín Villa «¡al suelo, que vienen los nuestros!».  Para conocer a fondo las miserias humanas, nada más aleccionador que la vida política.

 

             Pocos políticos en la Historia de España han sido tratados con tanta dureza. Ni siquiera  Manuel Azaña.  Juan José Millas, en el  artículo “Basura” tuvo la paciencia de recopilar algunos de los calificativos recibidos por ZP: inconsciente, inútil, incapaz, acomplejado, cobarde, prepotente, mentiroso, inestable, desleal, perezoso, pardillo, revanchista, débil, sectario, radical, chisgarabís, maniobrero, indecente, loco, hooligan, propagandista, visionario, chapucero, excéntrico, estafador, agitador, fracaso, mendigo de treguas, traidor a los muertos..

 

Se podrá acusar ZP de lo que se quiera: pusilanimidad, incompetencia, desorientación. Mas de lo que no se puede dudar es de ser un político que no se doblega ante las dificultades. Las dificultades que encuentra en su camino y los medios que descubre para vencerlas, dan la medida del gobernante.  Cualquier otro en las mismas circunstancias hace ya tiempo que hubiera tirado la toalla.

 

Cándido Marquesán Millán

 

 

 

 

 

 

.

07/09/2010 23:45 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Nuevas recetas ante el paro

 

Que esta crisis económica está siendo dramática, especialmente en el desempleo, que genera grandes daños económicos, sociales, psicológicos en amplios sectores de la sociedad no es decir nada nuevo. Y sobre todo en mundo de los jóvenes. "Los jóvenes ya no saben dónde ni cómo buscar empleo", dijo Steven Kapsos, economista de la Unidad de Tendencias de Empleo de la OIT en Ginebra, donde se presentó el informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2010 con ocasión del lanzamiento del Año Internacional de la Juventud de Naciones Unidas. 440 millones de jóvenes se van a incorporar al mercado laboral en todo el mundo durante los próximos 10 años, especialmente en los países emergentes.

La sociedad en su conjunto no puede ni debe permanecer impasible ante esta lacra. Todo ser humano tiene el derecho al trabajo, para permitirle alcanzar una legítima independencia, así como el desarrollo de un proyecto vital. Por ello una de las peores fracturas que puede padecerse es el no poder hacerlo. Tras esta dramática circunstancia hay un profundo drama humano, porque es la frustración de un deseo, la privación de un derecho y supone frecuentemente marginación social. Por ello, el parado sufre mucho, se convierte en un naufrago cuando no encuentra apoyo emocional y social en los demás, por lo que es imprescindible prestarle ayuda. Con el paro llega, muchas veces, la enfermedad física y psíquica. Mas este problema tiene otras aristas no menos lamentables. El paro generalizado es la situación que mejor conviene a las empresas para lograr condiciones más favorables de contratación, salarios más bajos, trabajos más precarios, al producirse menor capacidad reivindicativa de los trabajadores, mayor sometimiento y disciplina.

La gran recesión, que se está superando no sin riesgos, ha dejado un volumen enorme de parados, lo que, según el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn , «amenaza las condiciones de vida, la seguridad y la dignidad de millones de personas en todo el mundo». Como ejemplo de ello aseguró que, de acuerdo con las estadísticas, un parado de larga duración al reducir sus ingresos paga con su salud la precariedad, ya que “su esperanza de vida puede reducirse hasta en año y medio, y también disminuye el nivel educativo para sus hijos”. manifestó.  La crisis aniquila 30 millones de empleos.  Alrededor de 210 millones de personas se encuentran en esta situación, la cifra de desempleo más alta de la historia. Tres cuartas partes se ha producido en las economías más avanzadas, y el resto en los países emergentes.  Por lo que nos dicen los economistas, la recesión global ha llegado a su fin, pero la crisis laboral aún durará años. La tercera oleada de la crisis es la del paro, tras la financiera que derivó en la económica. Sin olvidarnos de los autónomos, no hace falta más que contemplar el gran número de locales comerciales con el cartel “Se alquila”,  de los pequeños y medianos empresarios, el sector más perjudicado, es la clase trabajadora, con el agravante de que no se vislumbra mejora alguna en los años venideros. Hace unos días el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho señaló  que se tardarán de 4 a 5 años en España en recuperarse el empleo del año 2007. “Serán necesarios como mínimo siete años para recuperar el empleo a niveles anteriores a la crisis es la previsión más realista”, afirma Philippe Egger, de la OIT. Hasta ahora las instituciones que dirigen la economía mundial se han preocupado exclusivamente de salvar el sistema financiero, de controlar el déficit público. La Reserva Federal estadounidense (Fed) inyectó 800.000 millones de dólares en el sistema financiero para comprar hipotecas y valores respaldados por activos. Las medidas puestas hasta ahora en marcha de estímulos fiscales, así como las políticas de ajustes servirán para conseguir unas buenas cifras  macroeconómicas, pero no han servido para reducir el desempleo. Estamos hartos hasta la saciedad de oír que para generar empleo es necesaria una determinada cifra de crecimiento económico. Ahí las opiniones de los expertos consultados varían en una horquilla de entre un 1% y un 2%. Hasta que llega esa cifra, como decía Keynes “en el largo plazo todos muertos”. Mientras tanto no han sido tan diligentes para buscar soluciones contundentes contra el desempleo. Recientemente Felipe González ha señalado que los EEUU están poniendo en marcha políticas anticíclicas hasta que la inversión privada no garantice un despegue autónomo. En la UE se ha decidido una política de ajuste generalizada, y el panorama de salida sigue siendo incierto. Es claro que algunos Estados de la Unión Europea, como España, han agotado sus márgenes de maniobra para las medidas anticíclicas y tienen que ajustarse. Mas en el espacio compartido de la Unión existen instrumentos como el Fondo Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Inversiones que pueden alentar la inversión. Además, no todos los Estados están en la misma situación y era de esperar que algunos, como Alemania, con margen de maniobra suficiente, tiraran del carro. La inquietud del otro lado del Atlántico por el severo ajuste europeo es comprensible. Tienen claro que la prioridad es el crecimiento y el empleo.

Para reflexionar y buscar soluciones a este gran problema acaba de celebrarse en Oslo una conferencia sobre “Los desafíos del crecimiento, el empleo y la cohesión social”– auspiciada por el Primer Ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, y patrocinada conjuntamente por el FMI y la OIT -  en la que han participado altos representante de gobiernos, como Rodríguez Zapatero, del mundo del trabajo y del sector privado, así como destacados académicos. Dominique Strauss-Kahn del FMI, aseguró que el desempleo no solo supone un riesgo para la estabilidad económica sino para la política e incluso para la propia democracia. En su opinión «la crisis no habrá acabado hasta que el desempleo baje de forma significativa». El director general de la OIT, Juan Somavía, aseguró que la estabilidad financiera y la social van de la mano, al igual que el crecimiento y el trabajo. «No hay otra forma de afrontar el problema que poner en el centro de las políticas la creación de empleo». Todos los participantes en el encuentro de Oslo, como la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, destacaron la necesidad de evitar que se produzca una situación de crecimiento sin generar empleo. Hacen falta nuevas recetas. Strauss-Kahn afirmó que las claves para salir de la crisis pasan por una mayor cooperación y coordinación de políticas entre los gobiernos e instituciones, así como por las nuevas ideas: «Tenemos que pensar de forma diferente. Esta crisis no es como las demás. Las reglas de juego han cambiado. Esta prueba de fuego no se resuelve con las viejas recetas». Esperemos que se encuentren, nos jugamos mucho en este empeño.

Cándido Marquesán Millán

15/09/2010 16:52 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Los valores de la Unión Europea

Los acontecimientos recientes ocurridos en Francia, relacionados con la expulsión de familias gitanas rumanas y búlgaras entiendo que son de una enorme gravedad, ya que es un ataque frontal contra los derechos humanos, al ser un ejemplo indiscutible de racismo. Es así, porque son expulsados exclusivamente los pertenecientes a la etnia gitana, y no de otra. Y esto es puro racismo, se disfrace como disfrace. Además no debemos olvidar que los ahora expulsados de Francia son tan ciudadanos de la Unión como cualesquiera otros con iguales derechos y deberes.

Al principio José Manuel Barroso presidente de la Comisión Europea mostró ante esta cuestión gran tibieza. Posteriormente el Parlamento europeo fue más duro, como también la comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales Viviane Reding que tuvo el coraje de manifestar “Se me acaba la paciencia. "La situación da la impresión de que hay gente que está siendo expulsada de un Estado miembro sólo por pertenecer a una minoría étnica. Pensaba que no volvería a ver esta situación en Europa después de la Segunda Guerra Mundial". Estas palabras llenas de vehemencia están totalmente justificadas, la gravedad del asunto lo exigía. Es la única que ha sabido estar a la altura de las circunstancias.

La respuesta chulesca de Sarkozy a Reding fue impropia de un presidente de la República francesa “Si quería podía llevarse a todos los gitanos a Luxemburgo”. El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Pierre Lellouche indicó “No es así como se habla a un gran país como Francia, madre de los derechos humanos, país fundador de la Unión. No somos el mal alumno de la clase al que la maestra castiga, ni el delincuente ante el fiscal.”

En la reunión del Consejo todos los presidentes y jefes de gobierno de los 27 estados miembros desviaron la atención hacia las manifestaciones de Reding, considerándolas inapropiadas, y eso que ya se había disculpado, sin mostrar rechazo alguno a Sarkozy. ¡Vaya ejemplo que han dado a toda la ciudadanía europea! Para los dirigentes europeos el único culpable ha sido la comisaria Reding. Si la decisión de expulsión a los gitanos la hubiera tomado cualquier otro país, que no fuera Francia, la respuesta de los jefes de gobierno hubiera sido muy diferente. Francia es mucha Francia. Sarkozy es mucho Sarkozy. Todo un ejemplo de hipocresía. Así es como funciona la alta política europea. Lo que parece claro es que en la UE hay dos países, Francia y Alemania, que harán siempre su santa voluntad, y en menor medida Gran Bretaña. Por mucha Constitución votada, donde se cuecen los asuntos de la UE, es en París y Berlín con alguna aportación esporádica para salvar las apariencias.

Resulta especialmente vergonzante que gobernantes que alardean de socialistas hayan mirado hacia otro lado. Afortunadamente desde el PSOE se han levantado voces para criticar a ZP por no haber condenado estas expulsiones masivas. Como atenuante, lo que no significa justificar, la actuación de ZP cabe vincularla con la colaboración incuestionable de Francia en la lucha antiterrorista. En cuanto al PP se ha manifestado totalmente de acuerdo con Sarkozy, era de esperar. La presidente del PP catalán Alicia Sánchez-Camacho invitó a la europarlamentaria de Sarkozy, María Thèrése Sánchez-Schmid, a darse un paseo por algunos barrios de Badalona, también pobladoS por gitanos.

Mas lo ocurrido en Francia no es nuevo en la UE, cabe recordar la actuación de Berlusconi hacia los gitanos en Italia. Con ser grave la política preconizada por estos dirigentes europeos, me parece más todavía que sea bien acogida por un sector importante de la ciudadanía de sus respectivos países. Así lo manifiestan las encuestas. Por ende, entiendo que se está produciendo un retroceso lamentable y vergonzoso en la evolución histórica, si tenemos en cuenta que la Francia revolucionaria de 1789 fue capaz de dar a luz uno de los documentos de mayor trascendencia para la historia de la humanidad: La Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, en cuyo artículo primero podemos leer: Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común. Igualmente si nos fijamos en la Declaración de Derechos de 1793, todavía más avanzada a nivel social. O en la actual Constitución de la República francesa de 1958, cuyo artículo nº 2 señala: El lema de la República es "Libertad, Igualdad, Fraternidad", que aparece inscrito en todos los edificios públicos franceses. Con estos antecedentes ver lo que está ocurriendo en la Francia de 2010, como también en la Europa comunitaria, produce auténtico sarcasmo. ¿Qué valores defiende hoy la Unión Europea? Por lo que estamos observando, sólo parece estar interesada en asuntos económicos:, en mantener todo el inmenso aparato burocrático, en garantizar los precios de la leche o de la carne de vacuno; gestionar subvenciones para construir una carretera, una piscina, una depuradora o cursos de formación para los muchos parados. En definitiva, un mercado común y poco más que añadir. La defensa de los derechos humanos es una cuestión intrascendente, como pudimos comprobar en Srebrenica, donde Europa abdicó de su compromiso de defender los valores cívicos fundamentales, los derechos básicos de la persona, los derechos multiétnicos.; cuando hacía 50 años -frente el descubrimiento de los campos de exterminio de Auschwitz, Mauthausen, Gusen…- se había conjurado a no permitir “nunca más” el horror nazi.

Por ello, sería conveniente que los europeos empezásemos a olvidarnos de dar lecciones en este tema a los países de otras latitudes. En un aviso a navegantes quiero terminar estas breves líneas con una muy clara reflexión. Inmersos en esta vorágine, si hoy se expulsa a los gitanos, ¿quién me dice que mañana no pueda hacerse lo mismo con los musulmanes, los negros o los judíos? Para estos momentos me parecen muy apropiadas estas palabras, erróneamente atribuidas a Berltot Brecht, de Martín Niemoller, pastor protestante alemán: Primero vinieron a por los comunistas, y yo no los defendí, porque yo no era comunista. Después vinieron a por los judíos, y yo no los defendí, porque yo no era judío. Entonces vinieron a por los católicos, y yo no los defendí, porque yo no era católico. Finalmente vinieron a por mí.,

 

Cándido Marquesán Millán

18/09/2010 20:36 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Hasta siempre, José Antonio

                                   

Acabo de escuchar la noticia de la muerte de José Antonio Labordeta, que por esperada no deja de producirme una gran tristeza. Estamos ante uno de los hombres “símbolo”  para Aragón, que hará falta que pase un tiempo para que los aragoneses valoremos en su justa medida su contribución siempre guiada por la lucha por la libertad y la dignidad a esta tierra nuestra

Fue un hombre polifacético. Como profesor de historia en un instituto de Teruel,  dejó una profunda huella en todos aquellos  alumnos que tuvieron la suerte de ser sus alumnos. Uno de ellos, Joaquín Carbonell cuenta la anécdota de que el primer día de clase les dijo a todos sus alumnos que no iba a suspender a nadie y que todos estaban aprobados, y, sin embargo, sus clases eran las que estaban siempre llenas.

Dirigió y presentó en TVE “Un país en la mochila”, uno de los programas más bellos y llenos de sensibilidad que se han hecho nunca en nuestras televisiones,  a través del cual pudimos conocer muchos pueblos escondidos y olvidados de la geografía española. Dio muestras de una buena pluma como periodista, novelista, ensayista y poeta.

Fue un hombre comprometido, con unos valores claros de defensa de la libertad, de la democracia y de la justicia social. Supo conectar con la problemática de su tierra como muy pocos lo han hecho a lo largo de nuestra  historia.  Participó de lleno en la Transición en la fundación de la revista inolvidable de Andalán; en el partido socialista aragonés (PSA), para acabar como diputado por la CHA durante dos legislaturas  en el Congreso de los Diputados, hablando y defendiendo siempre su tierra, y además con el reconocimiento de todos. Desde hace 50 años pocas reivindicaciones aragonesas ha habido en las que no estuviera detrás. La lucha por las libertades democráticas, la defensa del agua, la recuperación del Canfranc.. Como ejemplo, puede servir esa canción bellísima y llena de poesía de “La Vieja ”, en la que supo reflejar y denunciar esa dramática sangría humana que supuso para muchos de nuestros pueblos la emigración en los años 50, 60 70 del siglo pasado, cuyas primeras estrofas no me resisto a reflejar: Siempre te recuerdo vieja sentada frente al hogar, acariciando la lumbre, la cadiera y el pozal. La tristeza de tus ojos de tanto mirar, hijos que van hacia Francia otros hacia la ciudad.. La he utilizado en numerosas ocasiones en mis clases de geografía, cuando estoy tratando la parte de demografía. Y cada vez que lo hago, me vienen a la memoria los recuerdos de mi abuela Isabel, que pacientemente pasaba el tiempo sin más ni más, aguardando la carta de mis tíos que no tuvieron otra opción que emigrar

También fue un extraordinario cantautor, con unas letras llenas de compromiso, que a pesar de esa voz ronca y recia,  nunca podremos olvidar. Son numerosísimas “Ya ves” “La albada” … Y por encima de todas  su  Canto a la Libertad   con una dimensión mundial, que permanecerá siempre como un alegato por libertad y una denuncia contra todo tipo de dictaduras. Hoy para todos aquellos que superamos la cincuentena el entonar su “Canto a la Libertad”, nos produce tal emoción, que difícilmente podemos evitar que de nuestros ojos salgan unas lágrimas. Todavía no puedo llegar a entender las razones que existen para que no sea el himno de Aragón.

Pero lo más importante, fue un hombre de una pieza, íntegro. Un buen hombre en el más amplio sentido de la palabra. Amigo de sus amigos. Presto siempre a hacer un favor a quien lo necesitase. En muchas fiestas de muchos pueblos, en muchas semanas culturales de nuestros institutos estuvo allí con su guitarra.  Nunca pedía nada, siempre daba algo a todos los que le rodeaban: su amistad, su palabra amable. Era socarrón, con un sentido del humor especial. Pocas veces tuve la suerte de disfrutar de su conversación, la última que recuerdo fue en un vino que nos obsequió la revista Trébede, lamentablemente desaparecida y que dirigía José Ramón Marcuello.  

Cuando estoy escribiendo estas líneas, escucho en Aragón TV alguna de sus canciones de un recital realizado en la Plaza del Pilar el año 2006. Observo los rostros del numerosísimo público, de todas las edades, chicos, jóvenes y mayores, enganchados a sus canciones, como yo lo estoy ahora. Y teniendo ya muchos años, de repente me doy cuenta que mis ojos se han llenado de lagrimas. Hace muchos años que no pasaba por esta experiencia.

Quiero terminar estas breves líneas un tanto desordenadas y deslavazadas, diciéndote, José Antonio, que estés donde estés, que seguro será en algún lugar de bien, que vas a dejarnos una huella imborrable a todos los aragoneses, y que nunca te olvidaremos. Hoy Aragón, tu tierra, es un océano de lágrimas, como también en muchos otros lugares de España. Acabo de escuchar a una mujer que acaba de llegar desde Barcelona con un ramo de claveles rojos para depositarlos ante tu féretro en el Palacio de la Aljafería.

Alguien dijo que la muerte de cualquier hombre disminuye al resto de la humanidad. Esta afirmación nunca es más  válida como en tu caso, José Antonio. ¡Hasta siempre!

 

 Cándido Marquesán

 

 

 

20/09/2010 03:22 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

¿Existe clase obrera aún?

Estas reflexiones apresuradas están redactadas tras conocer el desarrollo de la huelga del 29-S. De entrada, cuando se llega a esta situación es un fracaso. Lo ideal sería que no hubiera sido necesaria, aunque es un derecho que asiste a los trabajadores, tal como aparece en al artículo 28.2. de nuestra Constitución. A veces, lo más obvio, hay que recordarlo a algunos duros de mollera, como el coordinador de Economía y Empleo del PP, Cristóbal Montoro, el cual dijo que las huelgas generales "no tienen sentido" y son "decimonónicas", por lo que se mostró a favor de "erradicarlas" una vez que se celebre la convocatoria del próximo 29 de septiembre.

Desde los sindicatos el seguimiento ha alcanzado el 70% de los trabajadores. En las grandes fábricas de automóviles, en el transporte, en algunos mercados el paro fue total, mientras que en el pequeño comercio o el funcionariado, muy limitada. Desde el Gobierno la huelga ha sido "muy dispar" para evitar precisar una cifra global de seguimiento, que ve "desigual y con efecto moderado". aunque evitó negarla, como hizo el de Aznar en 2002. Fue la patronal la que se encargó de esa tarea. El presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, llegó a decir que solo había huelga donde había piquetes. "No ha habido huelga general hoy en España.” El PP, por su parte, ha utilizado la huelga para arremeter tanto contra los convocantes como contra el objetivo de la convocatoria. "Ha sido un fracaso del Gobierno y de los sindicatos". Desde los medios comunicación de la derecha se ha señalado: El descrédito del Gobierno y los sindicatos ha sido la causa de que la convocatoria  haya sido un fracaso; los líderes sindicales indultan a Zapatero, mientras que no los manifestantes; fracasa la huelga de los piquetes. Por ahí nada nuevo bajo sol. Caña a ZP y a los sindicatos. Desde los medios de comunicación más cercanos al Gobierno ha sido muy diferente: Zapatero mantendrá la reforma laboral tras una huelga moderada; más sindical que general; los ciudadanos avisan al Gobierno.

Para entender las causas que justifican la convocatoria de esta huelga, parece oportuno recurrir a la historia. Desde la instauración de la democracia en España se han producido  siete huelgas generales. Dos de ellas con gobiernos de UCD, cuatro gobernando el PSOE, y una en 2002 lo hacía el PP. Y ahora el 29-S ha llegado la octava contra el gobierno de ZP. La de 1977 fue para reclamar la libertad sindical. En 1978, la Confederación Europea de Sindicatos convocó la segunda huelga general  para protestar contra el paro en toda Europa. En 1985, se hizo contra la reforma de las pensiones y sólo la hizo Comisiones Obreras. El 14 de diciembre de 1988 se hizo la cuarta y más famosa huelga general de la democracia española, apoyada por todos los sindicatos, los partidos de la derecha y de la extrema izquierda, que provocó el divorcio de la llamada “familia socialista”: UGT se distanció del PSOE. El ministro de Trabajo, Manuel Chaves, tuvo que retirar el plan de empleo juvenil y se dio un giro importante a la política económica socialista. La quinta huelga general, mayo de 1992, estuvo motivada para protestar por el recorte de las prestaciones del desempleo. En enero de 1994, la sexta huelga, dirigida a frenar la reforma laboral, cuyo principal objetivo era abaratar el despido a cambio de estabilidad en el empleo. En junio de 2002, la séptima de la democracia y la única contra el Partido Popular contra un decreto del Gobierno que perseguía reducir el paro sobre todo el de los nuevos demandantes de empleo. Si miramos las razones que condujeron a las huelgas anteriores a la del 29-S, sin negar su importancia son de menor calado, comparadas con las que han propiciado la actual. Veámoslo. Ahora se da una cifra de parados insoportable en una sociedad sana. Unos trabajos cada vez más precarios, circunstancia que se va a incrementar con la reciente reforma laboral. Un sustancial recorte de sueldos en el sector de los trabajadores públicos. Unas pensiones congeladas, por lo que van a perder poder adquisitivo. Una próxima reforma de las pensiones, retrasando la edad de jubilación así como el incremento de los años para calcular la pensión a cobrar. Con todos estos ataques a la clase trabajadora, amplios sectores de ella no la han secundado. De verdad, me resulta harto difícil de entender. ¿Qué más nos tendrán que imponer para ir a la huelga? ¿Nos quitarán las vacaciones pagadas? ¿Volverán las 12 0 14 horas de trabajo?

Dicho lo cual, ¿cómo se ha llegado a esta situación de pasividad de la clase trabajadora? Ha desaparecido esa conciencia de clase. Desde hace unas décadas, determinados poderes políticos, económicos y mediáticos impregnados de la doctrina neoliberal  han sembrado la idea del pensamiento único, que no hay otra alternativa que la actual. Y todos aquellos que dependemos de una nómina la hemos asumido. Lo más grave es que nos han convencido de que los culpables de la situación actual son los sindicatos. Acabo de escuchar en un programa de radio a un trabajador sanitario que no hacía huelga porque ningún liberado sindical le iba a devolver el 7% del sueldo que le quitaron hace meses. ¡Es surrealista! Ha sido la presión de los mercados los que han obligado al Gobierno de ZP a realizar esa política de ajuste fiscal. Podría haberse negado. Pero vamos a ver si nos aclaramos, ¿qué culpa tienen aquí los liberados sindicales? Lo que no quita que en algunas ocasiones los sindicatos no han estado a la altura de las circunstancias. Con ser grave el apuntar los tiros en dirección contraria, no lo es menos la falta de solidaridad obrera, aunque también es cierto que algunos que cobran una nómina hace tiempo que se avergüenzan de que se les llamen obreros. Los que tienen trabajo miran con cierto a recelo a los parados. Entre los que lo tenemos ocurre lo mismo. Los del sector privado critican a los empleados públicos, e incluso se alegran de que se les haya recortado el sueldo. Los nacionales echamos la culpa del paro a los emigrantes o a los trabajadores del sudeste asiático. Divide y vencerás, mientras tanto desde el otro lado de la barrera se frotan las manos. Y como cada uno vamos a lo nuestro, aquí impera el sálvese quien pueda. Realmente han sabido hacerlo muy bien.

Convocada la huelga, las opiniones al respecto han sido variadas. Desde la derecha política y mediática entonces se habló de su inoportunidad, cuando llevaban años solicitándola. Mas para ella, pasara lo que pasara el 29 de septiembre, su resultado lo iba aprovechar. Juegan con las cartas marcadas. Si la huelga triunfaba, sería una derrota del Gobierno. Si la huelga fracasaba, sería una derrota aún peor, la del sindicalismo. Y ahora aducen que han salido derrotados ambos.

 En cuanto a los que hemos sido convocados los comportamientos han sido dispares. Unos, por lo que parece hemos sido los menos, ante ataque de tal envergadura a nuestros derechos laborales, hemos hecho huelga. En cuanto al resto, la gran mayoría que no la secundado las respuestas han sido diversas. Unos, han aducido que no quieren que les descuenten un día trabajo. A estos les diría que de las conquistas tras una huelga se aprovechan todos. Otros, que ha llegado tarde. Otros más, han echado la culpa a los sindicatos porque han estado haciendo el juego hasta ahora al gobierno de ZP. Aquí de lo que se trata es de escurrir el bulto, en pro de algún tipo de justificación. Aquí nadie quiere asumir la responsabilidad. Aquí lo que ha pasado es que entre todos la matamos y ella sola se murió.

Como conclusión, lo que parece claro, el que no le  vea es que ciego, es que nunca, como ahora, la clase obrera se ha visto sometida a unos ataques a sus derechos laborales y sociales. Cada cual ha reaccionado como le ha parecido oportuno. Secundando la huelga o lo contrario. A todos aquellos que han estado en la segunda opción, solo me atrevo a hacerles una reflexión de que mañana, cuando sobrevengan nuevos recortes, que llegarán, por parte de determinados poderes económicos, que son insaciables, que no se sorprendan.  Y otra más,  todos los avances socio-políticos que se han producido a lo largo de la historia no han llegado con actitudes y comportamientos tan pasivos, sentados en el sofá de nuestro cuarto de estar, como está ocurriendo ahora. La historia enseña con magistrales ejemplos. En 1918 la huelga de La Canadiense, empresa barcelonesa de electricidad, provocó una negociación con Gobernación que llevó a la aprobación de la jornada de ocho horas de trabajo, una reivindicación histórica del movimiento obrero.

 

Cándido Marquesán Millán

 

30/09/2010 14:04 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris