Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2009.



Il Cavaliere

                                             

            El primer ministro de la República italiana. Sr. D. Silvio Berlusconi no desaprovecha ocasión, para mostrar sus ocurrencias. Como todos las conocemos, ya nos nos producen sorpresa. Estamos curados de espanto. Me tomo la licencia de recordar algunas de ellas.

Nada más llegar a la presidencia europea, a primeros de julio de 2003, la oferta del culebrón que es la política italiana la extendió al ámbito comunitario, al comparar al eurodiputado alemán Martin Schulz con un capó nazi. Pronto lo secundó el subsecretario de Estado de Turismo, Stefan Stefani, que se lanzó en un artículo contra esos «rubios estereotipados de orgullo hipernacionalista» que tienen complejo de primeros de la clase, se ponen ciegos de espaguetis e «invaden ruidosamente nuestras playas» (los alemanes).

            Encendió de nuevo la mecha de la polémica al defender, con una frase sobre las mujeres, la necesidad de aumentar el contingente de soldados en las calles para evitar las violaciones y garantizar la seguridad. "Tendríamos que tener (en las calles) tantos soldados como tantas son las bellas mujeres italianas, creo que no lo lograríamos nunca", señaló en Sassari, isla de Cerdeña, comentando unos recientes casos de estupro ocurridos en Roma y Guidonia y el anuncio que hizo de que aumentará a 30.000 los soldados que patrullarán por las principales ciudades.

Tras el intercambio mutuo de descalificaciones entre Berlusconi y Prodi durante un debate televisivo, en uno de sus típicos arranques de incontinencia verbal, Berlusconi se despachó a gusto contra los votantes de izquierda, a los que dedicó el poco refinado calificativo de «gilipollas». Crecido después de considerarse ganador del duelo televisivo, se dejó llevar y culminó en insulto. «Tengo demasiada estima por la inteligencia de los italianos para creer que pueda haber por ahí muchos gilipollas capaces de votar en contra de sus intereses. Disculpad el lenguaje grosero pero eficaz», aseguró  Il Cavaliere entre aplausos durante un discurso en Roma ante una asociación de comerciantes frente a los que, una vez más, echó mano del miedo a una mayor presión fiscal para arremeter contra la izquierda.

            En una rueda de prensa conjunta con el presidente ruso, Dimitri Medvedev, en Moscú, el magnate de los medios también declaró que la elección de Obama como próximo inquilino de la Casa Blanca había sido "aclamada por la opinión pública mundial como la llegada del Mesías"."Trataré de contribuir a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos donde una nueva generación ha llegado al poder, y no veo problemas para que Medvedev establezca buenas relaciones con Obama que también es guapo, joven y bronceado", dijo.

            Acaba de manifestarse con toda su crudeza en unos momentos tan dramáticos como el terremoto que ha asolado en la zona de L´Aquila.  "Tómenselo como un fin de semana de camping", "díganle a la mamma que los lleve a la costa", "no les falta nada". Con esas frases habló a las víctimas del terremoto en Italia. Bajo esa óptica, el que no tiene nada que comer debe tomárselo con calma y pensar que es una dieta; el que no tiene ropa, asumirlo como una experiencia doméstica; el que no tiene trabajo o dinero para estudiar, piense que está disfrutando de unas hermosas vacaciones.

 Todo lo anterior son palabras, no son más que palabras, aunque su gravedad radica en la persona que las emite. Lo que  resulta muchísimo más lamentable, como señala José Ramón Villanueva, la actitud de Berlusconi, en un esperpéntico acto ante las juventudes de su partido tras ganar las elecciones pasadas, en el que los jóvenes derechistas saludaron a “Il Cavaliere” al estilo fascista, al decir: “Al verlos, he pensado: la nueva falange romana somos nosotros”.  Como también que, ahora Europa se frota los ojos ante lo que tiene delante: un gobierno abiertamente xenófobo que respalda, alienta y defiende una persecución racista de gran calado contra los gitanos y, de paso, contra los inmigrantes. En Italia se están pisoteando flagrantemente los valores y principios de la Unión Europea, de la cual Italia es socio fundador. Todo esto es mucho más grave.

 

 Mas la realidad es la que es. Berlusconi fue primer ministro ya en 1994, apenas ocho meses, y volvió a serlo entre 2001 y 2006. Tras cinco años de delirios incumplidos, broncas partidistas, escasísimo crecimiento económico y permanente conflicto de intereses, pasó a la oposición. Ahora, su enésimo regreso, y su sorprendente forma de conseguirlo -con el apoyo democrático de 17 millones de italianos-, supone un misterio insondable para mucha gente. Pero las cifras mandan en democracia.

 

La pregunta sin respuesta es por qué los italianos siguen votando a un personaje como este. ¿Es acaso cosa del destino? ¿Una suerte de determinismo histórico?.¿Qué pasa en Italia? ¿Dónde está ese pueblo humanista, antiguo, civilizado? Allí nacieron los Cicerón, Julio Cesar, Virgilio, dando lustre al Imperio Romano y de paso las raíces del Derecho romano. Allí surgió uno de los movimientos artísticos más trascendentes de la Historia, el Renacimiento y el Humanismo, con nombres como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael.. ¿Qué fue de la cultura, de la sensatez, de la elegancia que conocíamos? ¿Cómo es posible, nos preguntamos, que los ciudadanos volvieran a poner en el gobierno a un individuo como Berlusconi, procesado por no sé cuantos delitos de corrupción y con causas aún pendientes? ¿Cómo pudieron votar de nuevo a un tipo que modela las leyes a su conveniencia, que monopoliza, y mangonea los medios de comunicación, que trata a las mujeres como floreros, incluidas sus ministras? ¿Cómo es posible?  Me resulta muy difícil de entender.

 

 

Cándido Marquesán Millán

 

13/04/2009 22:28 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Valores que no cotizan

           

    Todos los días acostumbro a leer los periódicos para informarme de “todo lo que está ocurriendo” a mi alrededor, aunque con frecuencia las noticias son tan negativas, que muchas veces me pasa por la cabeza el no leer nada de actualidad y dedicarme a la lectura de ciencia ficción. Un día es la crisis económica con una de  sus secuelas más demoledora como es el paro, que incide dramáticamente sobre la clase trabajadora.  Por cierto, al respecto un expresidente de Gobierno acaba de afirmar y se queda tan fresco lo que sigue: Sinceramente, conmigo en el Gobierno no se hubiera producido esta crisis que se ha producido. Otro, por si todavía no fuera bastante, nos bombardean con el hecho de que nuestras pensiones corren peligro. Ahora nos llega la posibilidad de una pandemia, como es la gripe porcina. Aderezado todo con las casos de corrupción política, que parece el cuento de nunca acabar. De verdad, el panorama es tan sombrío y truculento, que en algunos momentos me pasa por la cabeza  el exiliarme de este país, o cortarme las venas.

 A pesar de todo lo anterior, persisto en la  faena de la lectura diaria. Más de lo mismo. Una alcaldesa, de cuyo nombre no quiero acordarme, acostumbraba a presentarse en los actos públicos con todo un dispendio de lujo. Solía llevar un reloj suizo, un  hublot, símbolo de triunfo social y con un valor en el mercado de unos 4.500 euros. También la susodicha acudía a los juzgados hace dos años con un bolso de Loewe y una americana de cuero.  Ella y sus allegados gastaban miles de euros en piezas y complementos de marcas lujosas: Dolce&Galbana, Carolina Herrera o Prada.  La familia de la susodicha dispone de caballos en su mansión, para lo que habilitaron cuadras y un tentadero. El arquitecto municipal está en posesión de un Porche 911 Carrera, de cuya marca el modelo más barato ronda los 70.000 euros. Podríamos seguir con más y más datos. De entrada, todos estos hechos me producen ganas de vomitar y también unas reflexiones muy elementales. ¿Nadie sabía todo lo que estaba ocurriendo? Por lo que parece, parece que no. ¿Todo el producto de este latrocinio será devuelto a las arcas municipales? Todos los ciudadanos creemos que no, como hemos comprobado en otras ocasiones anteriores. Es frecuente oír a los ciudadanos que el robar en este país no está penalizado como debiera. Un par de años en la cárcel, y al salir de ella a vivir como un millonario. Un caso emblemático y muy conocido lo estamos comprobando todos los días en nuestra querida Zaragoza. Podemos observar cómo se pasea tranquilamente por nuestras calles. De verdad, siento asco e indignación. Me dan ganas de lanzar el periódico a la papelera. Mas el último instante al pasar a la página siguiente leo algo que me reconforta y me llena de gozo. Una zaragozana de 27 años, de nombre Cristina, tras cuatro años intensos de trabajo acaba de sacar las oposiciones a Notarías. Han sido 80 los afortunados, tras haberse presentado 1.225 licenciados en Derecho. Para alcanzar este objetivo han sido muchas horas de esfuerzo y de sacrificio. Cuatro años, un día tras otro y con quince horas de estudio diarias para aprender y recitar los temas, con alguna rarisima excepción para airearse con alguna excursión a la montaña. Cuando muchos de sus amigos las noches de los sábados se iban de copas ella tenía que hincar los codos ante los aburridos temarios. Con momentos de desánimo en el que lo que le pasaba por la cabeza era el tirar los temas por la ventana. Con la paciencia de los familiares allegados, que unas veces debían soportar sus  arrebatos de nerviosismo y otras debían infundirle ánimos para que no cejara en su empeño. En muchos casos los opositores han necesitado la asistencia de psicólogos, para que no se desmoronasen. Solo se dan cuenta del esfuerzo que hay detrás de la preparación de una oposición, el mismo opositor y sus familiares. Mucha gente piensa que estas cosas se regalan. Si las oposiciones se sacarán tomando cañas en un bar o cubatas en el Rollo, habría muchos notarios, abogados del Estado, jueces, fiscales, catedráticos. Afortunadamente todavía hay puestos de trabajo, cuyo secreto es muy sencillo: talento, esfuerzo y sacrificio. Ejemplos como el de Cristina, son y deberían ser unos referentes para la ciudadanía. Desgraciadamente no suele ser así. Los referentes son otros, todos aquellos que se enriquecen cuanto antes y sin importar el cómo y que luego cobran cuantiosas sumas de dinero por sus apariciones en programas de televisión. Si los contratan es porque acostumbramos a verlos. Son los ladrones, los jetas, los defraudadores los que triunfan en esta sociedad.¡Anda que no cunden en esta nuestra querida España¡ Afortunadamente todavía irrumpen ejemplos como el de Cristina. Lo lamentable es que en pocas ocasiones suelen ser noticia. Y no lo son, porque el esfuerzo, el sacrificio, la dedicación, el talento son valores que no venden en esta sociedad nuestra. Los que se cotizan son otros, y además están cada vez más en alza. Lamentable.

 

 

 

27/04/2009 23:51 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris