Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2008.

Obama, ha dejado de ser candidato

 

 

Pasados unos días de los resultados electorales, que han llevado a la Casa Blanca a Obama, me surgen unas serie de consideraciones, que paso a describir a continuación.

No pretendo referirme a lo que todo el mundo ha dicho. Que el 4 de noviembre sea la fecha en la que se ha cumplido el sueño de Martin Luther King, y que es el desenlace  de la lucha de los afroamericanos y de los mestizos por sus derechos. No obstante, me gustaría pensar que no fue elegido por su condición racial, y que lo fue por ser el mejor candidato, como asegura The Washington Post. Eso es lo realmente importante. Su victoria se ha comparado con la de Nelson Mandela en Sudáfrica, que puso fin a décadas de apartheid. Tampoco a que la base de su victoria hayan sido los votos de las mujeres, los afroamericanos y los latinos, justamente aquellos que tienen la esperanza de un cambio en la política interior y exterior de Estados Unidos; y que disfrutó en la campaña de la la última y más ambiciosa estrategia publicitaria que haya visto el pueblo estadounidense en varios años. Compró un espacio de media hora en horario triple A, en siete de los canales más importantes del país para emitir la propaganda política más larga de la década, por la módica suma de 3 millones de dólares.

El triunfo del afroamericano entraba dentro de lo previsible, a pesar de las posibles influencias en los votos de los norteamericanos del Efecto Bradley. La situación dejada por los republicanos podría compararse a un campo de batalla después de una cruenta contienda. Una situación económica gravísima. En un discurso, en la ciudad de Denver el 29 de agosto del presente año, Obama lo expresó con contundencia:  "Esta noche tenemos más estadounidenses sin trabajo y más trabajando mucho más por menos. Muchos de ustedes han perdido sus casas y muchos otros están viendo cómo el valor de sus casas se derrumba", dijo. "Muchos de ustedes tienen autos que no pueden conducir, tarjetas de crédito que no pueden pagar. El fracaso no se debe solamente a las políticas fallidas de Washington sino también a la presidencia de George Bush", dijo, y agregó: "Somos un país mejor que esto."

 

El fracaso de la política exterior, como consecuencia de estar empantanados en dos guerras, en las que no se vislumbra final alguno. Al respecto también en Denver Obama fue claro, y llamo a recomponer el prestigio de E.E. U. U. en el mundo: "Somos el partido de Roosevelt. El partido de Kennedy. Por lo tanto, no me digan que los demócratas no defenderemos este país", lanzó, y agregó que la política exterior de Bush-McCain ha dañado ese legado. "Nunca dudaré en defender esta nación, pero sólo enviaré tropas a la guerra con una misión clara y el compromiso sagrado de darles el equipo que necesiten en combate y los beneficios que se merecen cuando regresen a casa", dijo, agregando que terminará la guerra de Irak de manera responsable y que pondrá fin a la guerra contra Al Qaeda y los talibán en Afganistán. "Reconstruiré nuestras fuerzas armadas para poder enfrentar conflictos futuros. Pero también renovaré la diplomacia dura y directa que puede prevenir que Irán obtenga armas nucleares.”

En su discurso el 27 de julio de 2004, durante la convención del Partido Demócrata, se hizo conocer nacionalmente y la historia seguramente dirá que en ese momento, sin ser aún senador, comenzó su elección a la Presidencia. Más que a su partido, le habló al país sobre dos ideas. Primero, sobre la necesidad que tenían los Estados Unidos de mantener un equilibrio entre el individualismo de sus gentes y su proyecto colectivo. “Estamos conectados como un solo pueblo”, dijo, para enfatizar que “no hay una América liberal y otra conservadora, hay una sola nación, los Estados Unidos de América”. Y frente a la política del cinismo, habló de la política de la esperanza, de la “audacia de la esperanza”, término que se convertiría en el título de un libro que batió récords en ventas en 2006.  “El mayor regalo que nos ha dado Dios es poder creer en cosas que no vemos, poder creer en que los mejores días están por venir”, afirmó.

Creo que no se ha destacado suficientemente en que es el más intelectual entre todos los presidentes que ha habido hasta ahora los Estados Unidos.  Graduado en Columbia y Harvard, Obama es además uno de los mejores oradores, como acabamos de comtemplar en las líneas precedentes, y como los grandes políticos, utiliza su extraordinaria oratoria para presentar sus ideas con contundencia y claridad. Así, está a la altura de Lincoln, los Kennedy, King o Reagan. Ha sabido usar del instrumento de la palabra como pocos, para trabajar sobre la imaginación de los americanos, inyectándoles ilusión y esperanza, que ya es bastante,  si tenemos en cuenta los tiempos que corren. Mas también ha fascinado a la mayoría de los europeos, como lo hizo en su discurso en Berlín, que llevo a compararlo en cuanto a trascendencia al pronunciado por Kennedy en 1963, cuando dijo aquella frase histórica: Yo también soy berlinés.. El todavía candidato abrió su discurso con una frase muy impactante: Vengo a Berlín, como muchos de mis compatriotas lo han hecho antes, no como candidato a presidente, sino como ciudadano, un orgulloso ciudadano estadounidense y un ciudadano más del mundo.” Desde la Columna de la Victoria, habló sobre la historia reciente de la ciudad, y utilizando como hilo conductor hechos históricos recurrentes como la caída del muro y la reunificación alemana, habló de temas de profundo calado como: la unidad entre Europa y EE UU, ecologismo, la lucha contra el terrorismo y la paz, de seguridad y prosperidad, de acabar con el hambre y devolver el futuro a nuestros hijos...Una parte muy importante fue su alusión a lo nefasto que resultan los muros: "No deben alzarse muros entre los viejos aliados a ambos lados del Atlántico. No deben alzarse muros entre los países que tienen y los que no tienen. No deben alzarse muros entre razas y tribus, entre nativos e inmigrantes, entre cristianos, musulmanes y judíos.Se estaba refiriendo  al Muro de Berlín, el símbolo más prominente de la Guerra Fría, también conocido como el "muro de la vergüenza" porque durante 28 años mantuvo dividida a Alemania. Las palabras de Obama tenían la pretensión de ganar los corazones de los berlineses.

Quiero acabar con una alegato para la esperanza. Confio que un día sea conocido en la historia, además de por ser uno de los mejores candidatos, lo sea también y sobre todo, por ser uno de los mejores presidentes de los Estados Unidos. Y que sus acciones como gobernante sean consecuentes  con todo aquello que ha dicho tan bonito en sus discursos. Porque algo me está chirriando ya, cuando en Berlín hablaba de derribar muros, no debía estar pensando en el que divide a México y Estados Unidos, ya que se ha manifestado —al igual que su rival, John McCain— en favor del reforzamiento del muro al sur de la frontera de EEUU, aduciendo que es indispensable para detener tanto a los inmigrantes indocumentados como a posibles terroristas. Por ende, a gobernar. Trabajo no le va a faltar. La enorme crisis económica, el desplome de los mercados, el sangrado de los fondos federales, el crecimiento del desastre hipotecario, el aumento del desempleo, la guerra en Irak, el débil sistema de salud, la deuda nacional, la amenaza terrorista, el resquebrajado sistema migratorio y ante todo,  la pérdida de la confianza de un pueblo en su Gobierno y la mala imagen a nivel internacional, son algunos de los asuntos con los que el presidente número 44 de Estados Unidos deberá enfrentarse. Por ello no resulta exagerado, que muchos  analistas políticos definan el camino del nuevo inquilino de la Casa Blanca, como una pesadilla de la que no será nada fácil salir.

 

Cándido Marquesán Millán

 

 

06/11/2008 23:53 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Ejemplos de civismo

 

 

 

Mucho se ha dicho y escrito sobre estas  pasadas elecciones de los Estados Unidos. Se ha valorado la contundencia del triunfo de Obama, así como la trascendencia de la llegada a la Casa Blanca de un afroamericano, que ha supuesto la culminación del sueño de Martín Luther King. También que se abre un travesía en el desierto para el partido republicano, tras los ocho años nocivos de Bush, y la derrota sin paliativos de McCain. Por este lado no quiero insistir más. Pretendo fijarme en un aspecto, que escasamente ha sido valorado. Me estoy refiriendo a los contenidos de los discursos emitidos ante sus seguidores por Obama y McCain, nada más conocidos los resultados electorales. Me detendré con más extensión en el del perdedor, precisamente por eso.

 

            En un aviso a navegantes, como ya lo he dejado escrito en otras ocasiones, creo que ya va siendo hora de abandonar la idea de que el modelo norteamericano sea el paradigma del sistema democrático, ya que adolece de graves problemas. Uno de ellos, es que gobierne el partido que gobierne, los problemas que verdaderamente preocupan a los ciudadanos norteamericanos, como la educación, sanidad, inmigración o política exterior, van a seguir igual. De hecho, sobre ellos se ha pasado de puntillas en la campaña electoral. Otro, no menos grave, es que un sistema que se autoproclama modelo de democracia, haya apoyado en numerosas ocasiones regímenes dictatoriales: Videla, Pinochet o Franco….

 

Dicho lo cual con claridad, no tengo inconveniente alguno, en afirmar los aspectos positivos.  Después de una larga y encarnizada campaña electoral, donde se han lanzado los lógicos improperios por ambos lados, me han sorprendido gratamente los contenidos de los dos discursos, aunque admito que alguno podrá alguno cuestionarlos, aduciendo que son meros formulismos sin trascendencia alguna. Por lo menos yo no lo veo así. Las formas en política son muy importantes.

 

 

 

 

En democracia es muy difícil saber perder, asumiendo la derrota, como también lo es saber ganar, asumiendo con serenidad y equilibrio la victoria. En ambas situaciones es cuando se demuestra el talante de un político de verdad. Una vez oída la voz del pueblo, los antes candidatos deben saber estar a la altura de las circunstancias, dando ejemplo a la ciudadanía.

 

Antes de tener los resultados finales, cuando reconoció que las tendencias no le favorecían, McCain se presentó ante sus simpatizantes para reconocer el triunfo de Obama y fue más allá. Vayan algunos fragmentos de su discurso: “El senador Obama y yo hemos tenido y discutido nuestras diferencias, y él ha ganado. Sin duda muchas de nuestras diferencias permanecen. Éstos son tiempos difíciles para nuestro país, y me comprometo con él esta noche a hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudarlo a dirigirnos a través de los retos que enfrentamos. “Pido a los estadounidenses que me apoyaron a unirse no sólo en felicitar, sino en ofrecer a nuestro próximo presidente nuestra buena voluntad y nuestro esfuerzo honesto para encontrar formas de trabajo conjunto, y ayudar a restaurar nuestra prosperidad, defender nuestra seguridad en un mundo peligroso, y dejar a nuestros hijos y nietos un país más fuerte y mejor del que heredamos. ..

“Es normal que esta noche sintamos cierta decepción, pero mañana debemos ir más allá y trabajar juntos para que nuestro país reanude la marcha. Para que luchemos tan duro como podamos.“Aunque perdimos, el fallo es mío, no de ustedes…”

 

Esta elección es histórica y reconozco el especial significado que tiene para los afroestadounidenses y el orgullo especial que deben sentir esta noche. Siempre he creído que Estados Unidos ofrece oportunidades a aquellos que tienen la industriosidad y voluntad de aprovecharlas. El senador Obama también lo cree así. Hace un siglo, el presidente Theodore Roosevelt invitó a Booker T. Washington a cenar en la Casa Blanca y ello causó un escándalo en muchos lugares…

 

Hoy día Estados Unidos está muy lejos del cruel y atemorizante racismo de aquel tiempo, no hay mayor evidencia de ello que la elección de un afroestadounidense para ser presidente de Estados Unidos.  Le deseo al hombre que era mi oponente y que será mi presidente que Dios le ilumine..

 

Por su parte Obama dijo: “El  senador McCain luchó largo y duramente en esta campaña. Y ha luchado aún más largo y duramente por el país que ama. Ha aguantado sacrificios por Estados Unidos que la mayoría de nosotros no podemos ni imaginar. Todos nos hemos beneficiado del servicio prestado por este líder valiente y abnegado”. Y más adelante: “Lo felicito y felicito a la gobernadora Palin por todo lo que han logrado. Y estoy deseando colaborar con ellos en los próximos meses para renovar las promesas de este país”.

 

 

Las largas citas, muestran de una manera fehaciente cómo dos personas que acaban de disputarse la presidencia de Estados Unidos, en momentos críticos para ese país y para el mundo, y cómo una vez terminada la contienda, han tenido la estatura humana suficiente para expresar por encima de cualquier otro sentimiento su respeto por su país, sin agresiones mutuas, sin ofensas, sin buscar humillar al otro, sino más bien entendiendo que ambos han aportado y deberán seguir aportando a la vida de la nación y, sobre todo, que cada uno de ellos representa el pensamiento de muchos estadounidenses que merecen respeto.

 

El discurso de McCain fue de lo mejor de la noche. Siempre he considerado que la calidad de los seres humanos se mide en los momentos de fracasos y crisis. Cada uno muestra lo que realmente es, en su capacidad de reaccionar ante la adversidad. McCain dio un ejemplo de humildad sin precedentes. Ese es el perfil de los  verdaderos candidatos políticos a cualquier dignidad, y mucho más de  aspirantes a estadista. Muy distintas de esas actitudes de los estadounidenses, son las de  aquellos políticos, que una vez que pierden alguna elección se la pasan insultando, desprestigiando, ridiculizando y deseándole toda clase de males al que les ganó, en lugar de reconocerse perdedores y ofrecerse a ayudar al triunfador a sacar adelante al país.

 

El discurso de Obama no le va a la zaga como  ejemplo de categoría humana, Reconocimiento de los méritos del vencido, además de tenderle la mano con magnanimidad a una colaboración futura. El arte de estrechar la mano no es cosa fácil; en política es un precioso medio para conquistar voluntades y hasta para atraer al adversario.

 

Como no podía ser de otra manera, no dejo de sentir una envidia sana por estos hechos. E igualmente sería recomendable que tomaran buena nota nuestros dirigentes políticos. Qué distinta sería nuestra vida cívica y política, si quienes tienen o creen tener liderazgo tuvieran las características del líder positivo que busca elevar la calidad del diálogo político, porque está convencido de que el pueblo y todos los ciudadanos merecen respeto y que la principal obligación de un político que realmente lo es, más allá de las lides electorales, es buscar siempre, desde cualquier lugar, el bien del país. Ese es el perfil de  verdaderos candidatos políticos a cualquier dignidad, y mucho más de  aspirantes a estadista.

 

 

Cándido Marquesán Millán

08/11/2008 22:03 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Políticos de firmes convicciones

 

A todos los que han sido inquilinos del Palacio de la Moncloa, les resulta difícil abandonarlo y adaptarse a la vida normal como cualquier ciudadano. Esta circunstancia puede deberse, a que todos ellos se van aquejados del llamado El síndrome de los jarrones chinos, que parece secuela inevitable del más famoso síndrome de La Moncloa -descrito como un estado de irrealidad, consecuencia del aislamiento que se adueña de los inquilinos del palacio presidencial al cabo de un tiempo-, y que debe su nombre a la descripción que de su patología hizo Felipe González: "Somos como grandes jarrones chinos en apartamentos pequeños. No se retiran del mobiliario porque se supone que son valiosos, pero están todo el rato estorbando".

 

Como los grandes futbolistas o las grandes figuras del toreo ya retiradas, los ex presidentes se resisten a dejar de ser reconocidos y tratados como tales cuando llega inexorablemente el ocaso. Prueba manifiesta de lo anteriormente expuesto es la actuación de D. José Mª Aznar. No se resiste a permanecer en el anonimato. Por lo que vemos,  no le parece suficiente con impartir en inglés seminarios de política europea y relaciones transatlánticas en la Universidad Georgetown de Washington, ni firmar libros en El Corte Inglés como "Ocho Años de Gobierno: una visión personal de España" en mayo de 2004 y "Retratos y perfiles" en Abril de 2005. , ni tampoco entrar en el Congreso del PP a mitad de una sesión, así como abandonarlo sin esperar el discurso de su secretario general. Necesita más. Desea de una manera imperiosa acaparar los titulares de los medios de comunicación. Cualquier circunstancia es buena si sirve para mantener su protagonismo. Como decía Jaime Gil de Biedma:  Dejar huella quería- y marcharme entre aplausos-envejecer, morir, eran tan sólo-las dimensiones del teatro.

Además cuando irrumpe en el escenario mediático, a nadie deja indiferente. Poco ha, D. José María Aznar en la clausura del Congreso de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, celebrado recientemente en Zaragoza, presentó un negro futuro, para ponerse a temblar, en la economía española, alertando que hay expertos que apuntan a que España puede entrar «en una crisis de entre seis y diez años con una economía lastrada por una grave pérdida de competitividad». Por si no fuera bastante,   a este vaticinio agregó un dato aún más estremecedor: «La crisis situará el desempleo por encima de los cuatro millones de parados». Tras expresar su convencimiento de que será precisamente Estados Unidos el primero que levante cabeza y Europa aborde, en cambio, un proceso de recuperación más «incierto, tardío y de menor intensidad» que el de los estadounidenses, señaló que en España «la recesión va a ser más intensa y más prolongada que en el resto de Europa y con grandes desajustes sociales.». Entiendo que estos juicios del Presidente de Honor del Partido Popular, han sido propiciados por su profundo patriotismo, para inyectar confianza a la sociedad española.

 

Ahora mismo acaba de saltar de nuevo al escenario de la actualidad, con un artículo publicado en Le Fígaro, titulado: Ce que nous devons a George W. Bush.  D. José María Aznar ha vuelto a sembrar la polémica. En el amplio texto, reconoce que "Un gran número de personas no compartirán esta opinión", pero asegura que "en el momento de despedirse, me parece honrado reconocer que George W. Bush ha sido un líder político que ha sabido asumir sus responsabilidades, con toda lealtad y dando prueba de coraje. Precisamente esa es la misión que cumplió Bush como presidente de EEUU, trazó la vía que debemos seguir en períodos oscuros y difíciles. Nos transmite su mejor herencia: la herencia de la libertad ya que contribuyó a la defensa de la libertad". "Hay menos dictadores asesinos y menos gobiernos que protegen a terroristas, lo mismo que observamos una libertad más grande de intercambios comerciales".  Hoy sus acciones no son reconocidas, mas la Historia se las reconocerá.Soy muy consciente que un gran número de personas no compartirán esta opinión, pero la Historia le hará justicia. Aunque, en la actualidad, su acción no es reconocida, y no lo será, ampliamente contribuyó sin embargo defendiendo la causa de la libertadSoy muy consciente que un gran número de personas no compartirán esta opinión, pero la Historia le hará justicia. Aunque, en la actualidad, su acción no es reconocida, y no lo será, ampliamente contribuyó sin embargo defendiendo la causa de la libertad. Soy muy consciente que un gran número de personas no compartirán esta opinión, pero la Historia le hará justicia. Aunque, en la actualidad, su acción no es reconocida, y no lo será, ampliamente contribuyó sin embargo defendiendo la causa de la libertad. Soy muy consciente que un gran número de personas no compartirán esta opinión, pero la Historia le hará justicia. Aunque, en la actualidad, su acción no es reconocida, y no lo será, ampliamente contribuyó sin embargo defendiendo la causa de la libertad.  

Es una actitud valiente emitir estas juicios, cuando Bush está desacreditado, tanto en su país como en el resto del mundo, por haberse embarcado en dos guerras, en las que no se vislumbra final alguno; así como por haber dejado a su sucesor Obama una de la crisis económicas más graves y profundas que nunca ha conocido el sistema capitalista, por lo que Bush ya se ha atrevido a decir que quizás pudo cometer algún error en sus dos mandatos.  En cambio, D. José María Aznar, Presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), organización creada por el Partido Popular en Noviembre de 2002 a partir de la fusión de cinco fundaciones ligadas al partido, no tiene ninguna duda sobre sus actuaciones. Y si las tiene, conociendo su carácter prepotente, sería demasiado para él, el que pudiera reconocer que había cometido algún error. Por ende, se reafirma en que  la foto de las Azores sirvió para sacar a España del rincón de la Historia. Quiero acabar, dedicándole al Señor Aznar, una cita del Conde Romanones: Las páginas escritas con sangre son las más indelebles en la Historia, las que más respeta el tiempo al pasar.

Cándido Marquesán Millán

 

 

15/11/2008 18:28 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Futuro del socialismo francés

 

En el recién terminado Congreso de los socialistas franceses en Reims y la subsiguiente votación para la secretaría general, por lo que parece, no se ha aclarado la situación, ya que las espadas siguen en alto entre los fracción de Sègolène Royal, -más proclive a pactar con el centro y con menos empachos ideológicos- y la de  Martine Aubry -defensora de fijar el partido en la izquierda y el no acercamiento hacia el centro-al no haber surgido un líder indiscutido,  ya que  de 137.000 votos expresados por los militantes, Aubry se ha impuesto por sólo 42 votos. Además Royal se ha negado a reconocer el resultado y habla  de fraude, ya que uno de sus asesores, Manuel Valls ha afirmado que van a recurrir los resultados ante los tribunales. La respuesta de los seguidores de Aubry ha sido casi inmediata y ha llegado a través del responsable de la Federación Socialista del Norte, Gilles Pargneaux, quien anunció otra denuncia contra el propio Valls por "difamación". Ignoro dónde se resolverán estas cuestiones. Si en los tribunales o en las instancias superiores  del partido, en una reunión extraordinaria el próximo martes del Congreso Nacional. Algunos analistas políticos no han desaprovechado la ocasión para señalar que los grandes perdedores son las dos fracciones socialistas enfrentadas, y el gran vencedor Sarkozy. Los titulares en los periódicos han sido profundamente negativos para el socialismo francés: Socialismo a la deriva, El dividido socialismo francés ahonda la crisis en la izquierda, Un partido sin ideas ni líderes, o Desastre en el PS. Entiendo que los juicios y más en política no pueden ser tan concluyentes. Que los resultados se hayan decantado por tan estrecho margen, y que haya dos sectores tan definidos, siempre que sean por diferencias ideológicas más que por personalismos, podrían entenderse como buen funcionamiento de democracia interna dentro del partido. Los resultados casi por unanimidad son menos democráticos.

Dicho lo cual, es indiscutible que la  situación para el socialismo francés es compleja, si tenemos en cuenta que las tareas a las que deberán dedicarse los socialistas franceses, encabezados por la nueva secretaria son de envergadura. Tendrán que aglutinar y sumar en un proyecto común de renovación a los dos campos, los de Aubry y de Royal; sin olvidar a los sectores Benoit Hamon y de Bertrand Delanoë.  Deberán  configurar o reconstruir un verdadero pensamiento de izquierdas, que en parte le resultará más fácil después de la crisis financiera mundial, que ha significado una situación crítica para las corrientes neoliberales defendidas por los políticos de la derecha. Manteniendo la economía de mercado, ese socialismo francés para el siglo XXI está todavía sin definir, o por lo menos, es desconocido para la sociedad francesa.

La nueva secretaria del Partido tendrá que buscar candidatos para las elecciones europeas de junio de 2009, en las que la derrota parece segura.; con el agravante de decidir a dónde dirigir las posibles alianzas hacia el centro de Bayrou o hacia el ala izquierda de Besancenot. E igualmente encontrar y preparar un candidato, que aglutine todas las voluntades de los socialistas y que puede competir con posibilidades, para las próximas elecciones presidenciales de 2012., teniendo en cuenta que sin pactar con el MODEM de Bayrou no se puede llegar al Elíseo; y si se produce el pacto, será a costa de renunciar a la coherencia de partido de izquierdas, con lo que se se le añaden más expectativas a las  ya existentes para la izquierda de Besancenot, ya que éste en los últimos sondeos, está mejor valorado como opositor que cualquiera de los socialistas.

Igualmente parece imperiosa la renovación del partido, con la entrada de nuevos equipos más jóvenes, que den savia nueva. De sobras es conocido en la práctica interna de los partidos, que muchos secretarios generales mueren en este intento. Como también abrirse con más profundidad hacia la sociedad civil: intelectuales, sindicatos, artistas, pensadores, economistas, docentes... Hace tiempo que el partido socialista francés perdió contacto con estas categorías, que siempre le habían proporcionado reflexión y debate ideológico sobre las necesidades reales de la sociedad francesa. Tampoco son temas baladíes, si la nueva ejecutiva quiere un partido de militantes o de masas, hasta ahora ha prevalecido la primera opción; y el llevar a cabo una profunda reflexión crítica de la labor dentro del partido del anterior secretario Francois Hollande, que ha cosechado fracaso tras fracaso.

Como acabamos de ver a la nueva secretaria del PSF tarea no le va a a faltar. Sería conveniente y deseable que la llevase a término con un éxito razonable, para que desde esa Francia republicana, laica, y orgullosa de su pasado histórico, irrumpiera con fuerza una auténtica y veraz alternativa socialista de izquierdas frente a la del omnipresente Sarkozy.  Por lo que estamos observando tras la desaparición de Francois Miterrand, el referente para el socialismo europeo, no proviene de Paris. Tras los acontecimientos de los últimos años, podríamos aventurar que este referente estuviera llegando ya desde Madrid.

Cándido Marquesán Millán

 

 

 

23/11/2008 21:01 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Nueva escaramuza en la Guerra de los Crucifijos

 

 

 

 

 

 

            Vuelven a tronar las voces de los obispos desde los púlpitos, como consecuencia de que una sentencia de un juez de Valladolid, -justificada porque la presencia de símbolos religiosos en la escuela vulnera los derechos fundamentales de igualdad, libertad religiosas y aconfesionalidad del estado recogidos en la Constitución-, ha exigido al consejo escolar del colegio Macías Picavea a descolgar los crucifijos presentes en el colegio desde 1930, a lo que el organismo interno ya se había negado en varias ocasiones. Según se señala en la propuesta de resolución desestimatoria del recurso de alzada, en cuanto a las motivaciones que se tuvieron en cuenta por los miembros del consejo escolar para no retirar los crucifijos, se encuentra el que "los símbolos religiosos no interfieren en la labor docente". También se dice que no pretende colocar símbolos donde no los había, sino mantener los ya existentes durante muchísimos años.

 

Al parecer, se trata de la primera sentencia que entra en el fondo de la cuestión reivindicada por la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid, cuyo portavoz, Fernando Pastor, ha expresado su "alegría inmensa" por lo que considera "un triunfo de la higiene democrática frente a una realidad de otro tiempo, preconstitucional, basada en el nacional catolicismo".

 

Las respuestas de los más altos representantes de la jerarquía católica española han sido apocalípticas. En la homilía el Sr. Cardenal  Arzobispo de Toledo en la S. I. Catedral Primada el pasado 23 de noviembre dijo: Sé que me van a criticar -¿qué importa?-, pero nuestra sociedad está enferma, muy enferma y no podemos ocultarlo: ahí tenemos el crimen abominable del aborto, la eutanasia, lo que ha acaecido a propósito de una memoria en la que fue su casa de Santa Maravillas, o la sentencia de supresión en un colegio de Valladolid de los crucifijos, y otros hechos, en los que se denota una cristofobia que, en definitiva, es odio de sí mismos. El cardenal arzobispo de Sevilla, monseñor Carlos Amigo, ha considerado que la erradicación de un signo tan arraigado en nuestra cultura como lo es el crucifijo "no favorece la convivencia", que se construye con el "respeto". "Lo importante es que se eduque a los niños y niñas de Valladolid a respetar los signos religiosos de cualquier religión", y ha añadido que lo importante no es "tirar por la borda" los símbolos religiosos sino "ayudar a respetarlos". A esta cuestión se ha sumado también El Vaticano, ya que L'Osservatore Romano aduciendo que el quitar el crucifijo es la ofensiva occidental,  que  sólo puede ser interpretada como un síntoma alarmante de amnesia cultural o necrosis.

 

En el plano puramente político, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, se refirió en rueda de prensa a la polémica sentencia asegurando que su partido considera que "a la mayoría de los españoles no les molesta que haya un crucifijo en las aulas"  y que al PP "no le molesta" que haya un crucifijo en un aula de un colegio público, ya que la Constitución consagra la aconfesionalidad del Estado, pero también la posición particular de la confesión mayoritaria. En cualquier caso, De Cospedal ha declarado que su partido "ni comparte ni deja de compartir", sino que respeta la decisión. La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, defendió la autonomía de los colegios "a la hora de tomar decisiones" sobre la presencia de símbolos religiosos en las aulas. Cabrera manifestó que son los centros escolares los que mejor conocen "qué tipo de alumnos tienen", por lo que deben ser ellos quienes resuelvan estas cuestiones. La ministra arguyó que en ocasiones "establecer normas generales de carácter obligatorio, en lugar de resolver problemas, lo que hace es crearlos".

Toda esta polémica no es nueva. Diez meses antes de la aprobación de la Constitución de 1978, el presidente de las Cortes, Antonio Hernández Gil, católico, se vio sometido a una durísima campaña por ordenar la retirada del crucifijo de su despacho. Posteriormente afloraron de nuevo los enfrentamientos a partir de la aprobación en 1985 de la Ley Orgánica del Derecho a la Educación por el primer Gobierno de Felipe González. También surgieron las quejas eclesiásticas cuando Eduardo Sotillos en 1981, el director de Radio Nacional suprimió en la emisora estatal el rezo del ángelus al mediodía. Ahora irrumpe una nueva escaramuza en esta “guerra de los crucifijos”, y que  viene propiciada por el hecho de que determinados sectores  de la sociedad española no han llegado a entender todavía que estamos en un sistema democrático, cuya norma básica es la Constitución de 1978. Comportamientos justificados en parte porque en nuestro país hemos vivido durante mucho tiempo bajo el sistema político-religioso del nacionalcatolicismo, doctrina consistente en considerar que la esencia de lo español radicaba en la religión católica; tal como se contemplaba en el Concordato de 1953 firmado entre el Estado Español y la Santa Sede, y que en su artículo 1º especificaba: La Religión Católica, Apostólica Romana, sigue siendo la única de la Nación española y gozará de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden en conformidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico. O lo que es lo mismo que la Dictadura franquista se declaraba un Estado confesional. Entonces eran lógicos los crucifijos, las clases obligatorias de religión católica en los colegios públicos.    Hoy está situación es otra muy diferente. Nuestra Constitución vigente, mientras no se cambie, determina en su artículo 16.3. : Ninguna confesión tendrá carácter estatal.  Y, de acuerdo con este enunciado, es evidente que el Estado español no es religiosamente confesional. Por ello la sentencia del juez de Valladolid indica que “el Estado no puede adherirse ni prestar su respaldo a ningún credo religioso ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede sentir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos”. También indica la sentencia que “si bien la Constitución establece que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguiente relaciones con la Iglesia Católica y las demás confesiones (…), para lo que adoptarán las medidas necesarias para facilitar la asistencia religiosa en determinados establecimientos públicos (…), pero no menciona para los centros docentes públicos otro tipo de medidas o actuaciones” (en referencia al tema debatido de la presencia de símbolos religiosos). Por el contrario, como indica la sentencia, “en un centro público docente se imparte enseñanza a menores; estos se encuentran en plena fase de formación de su personalidad (…). La presencia de estos símbolos en las zonas comunes del centro educativo público,  puede provocar en esos menores el sentimiento de que el Estado está más cercano a la confesión, con la que guardan relación los símbolos presentes en el centro público  que a otras confesiones, respecto de las que no está presente ningún símbolo en el centro público, con lo que el efecto que se produce, o puede producirse, con la presencia de los símbolos religiosos es la aproximación a la confesión religiosa representada en el centro por considerar que es más próxima al Estado y una forma de estar más próximo a éste”.

Al hilo de esta argumentación, la sentencia incide en que “especialmente sensible al tema de la libertad religiosa es la educación, pues en la fase de formación de la personalidad de los jóvenes, la enseñanza influye decisivamente en su futuro comportamiento respecto de creencias e inclinaciones, condicionando sus conductas dentro de una sociedad que aspira a la tolerancia de otras opiniones e ideales que no coincidan con los propios”.

Al respecto cita la sentencia la Convención de Derechos del Niño de Noviembre de 1989, ratificada por el Estado español, y la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor, de enero de 1996, que indican que los niños son titulares plenos de sus derechos fundamentales, entre los que se encuentra la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Por todo ello la sentencia deja sin efecto el acuerdo del Consejo Escolar del Colegio Macías Picavea por el que se negaba a retirar los símbolos religiosos, obligándole a retirarlos.

 

            Por ende, si en un Centro Público educativo se siguen manteniendo los crucifijos, se está privilegiando y haciendo concesiones a todos aquellos españoles que se consideran católicos, en detrimento de otros españoles que no lo son. Ya que, como dice  el artículo 14 de la Constitución: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

            Todo lo anteriormente expuesto me parece más claro que el agua clara. Siendo así, parecen lamentables e injustificadas las quejas jeremíacas de los jerarcas de las instituciones católicas, a las que secundan otras instituciones políticas y educativas, porque en definitiva lo que hay tras ellas es la pretensión de seguir disfrutando de unos privilegios anteriores, que ya no tienen. Y no los tienen, porque así lo ha querido el pueblo español, ya que en el artículo 1º  de nuestra Constitución se establece la soberanía del pueblo español. Por ello,  el mantenimiento de los crucifijos en el colegio Macías Picavea es ilegal y, en consecuencia, los poderes públicos no deberían permitirlo. Y así lo ha establecido la sentencia del juez. Esperamos que nuestros purpurados vayan entrando en razón. Algo que dudo, si tenemos en cuenta su trayectoria. Quiero acabar con una clara pregunta: ¿Quién es más enfermo, aquel que se niega a aceptar la legalidad democrática y constitucional, amparado en privilegios caducos; o quién defiende la independencia del hombre y de la sociedad, y más particularmente del Estado, de toda influencia eclesiástica o religiosa, sin que ello suponga rechazo o simple hostilidad hacia las ideas o prácticas religiosas?

 

 

Cándido Marquesán Millán

 

 

 

 

26/11/2008 23:06 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Trabajadores, apretaos el cinturón

 

                       

 

 

 La cuerda se rompe siempre por el lado más débil. Este dicho popular lo traigo a colación para referirme a la situación de inferioridad que tiene que padecer siempre la clase trabajadora frente al capital. Corrobora esta última  afirmación El Informe mundial sobre salarios, 2008/09, acabado de publicar por la Organización Internacional de Trabajo(OIT) que vaticina una fuerte erosión de los salarios en el 2009. En el futuro inmediato, se prevén momentos difíciles para muchos trabajadores, ya que  el crecimiento económico lento o negativo, junto con unos precios muy inestables, reducirá los salarios reales de muchos trabajadores, en particular en los hogares pobres y de salarios bajos. En muchos países, las clases medias también se verán gravemente afectadas. “Para los 1.500 millones de trabajadores asalariados del mundo, se avecinan momentos difíciles”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. Por ello, es probable que se intensifiquen las tensiones por los salarios, y que el lugar de trabajo resulte más vulnerable a los conflictos salariales. En definitiva, que los que somos trabajadores debemos atarnos los machos y estar preparados para todo. Nada nuevo bajo el sol, ya que hace tiempo que los diferentes medios de comunicación nos están advirtiendo con admoniciones premonitorias. 

El Informe indica también que las instituciones del mercado de trabajo nunca han sido tan relevantes como en la actualidad y exhorta a los gobiernos a dar muestras de un fuerte compromiso con la protección del poder adquisitivo de sus poblaciones y, por lo tanto, a estimular el consumo interno. En primer lugar, debería alentarse a los interlocutores sociales a buscar la manera de prevenir una reducción ulterior de la parte del PIB destinada a los salarios con respecto a la proporción asignada a los beneficios. En segundo lugar, los niveles de los salarios mínimos deberían aumentar siempre que sea posible para proteger a los trabajadores más vulnerables. En tercer lugar, los salarios mínimos y la negociación salarial deberían complementarse con la intervención pública, por ejemplo, con medidas de apoyo a los ingresos. El experto de la OIT, Andrés Marinakis, acaba de refutar la idea de algunos economistas de avanzar en la flexilibilización laboral, indicando que “es el momento menos adecuado para entrar en esa discusión”. El especialista subrayó que pensar en modificación a la regulación laboral que abaraten los despidos sólo incentivará el desempleo. “No es un momento en el que uno deba promover el despido, eso es todo lo contrario a lo que recomienda esta situación”, afirmó. En la misma línea, el director regional de la OIT para América Latina, Jean Maninat, indicó que para afrontar la crisis los países deben avanzar en el diálogo social y no que se trate de imponer una visión. Además, indicó que “hay que proteger la capacidad de compra de los salarios de la gente más pobre y más afectada por la crisis. No estamos llamando a un aumento de salarios, pero sí a cuidar lo ganado”.

Mas este Informe de la O.I.T no sólo habla del futuro, también habla del pasado reciente. Ha  estudiado la evolución las principales tendencias de los salarios, en el período 1995-2007, constatando que el crecimiento de los salarios ha sido bajo en la mayoría de los países. Los salarios han crecido menos que el PIB per cápita. Durante todo el período comprendido entre 1995 y 2007, en que el PIB per cápita creció un 1% adicional, los salarios medios sólo aumentaron un 0,75% adicional. Esta “elasticidad de los salarios” de 0,75 confirma que el crecimiento salarial ha sido inferior al del PIB per cápita, y parece ser una prueba fehaciente de que el crecimiento de los salarios reales se ha rezagado con respecto al crecimiento de la productividad. A lo largo del tiempo esta elasticidad ha descendido del 0,80% en 1995-2000 al 0,72% desde 2001. En el 70% de los países, se ha observado sistemáticamente una tendencia descendente en la proporción del PIB distribuido a los salarios, en comparación con los beneficios de las empresas y otras formas de ingreso. Cabe señalar el hecho de que los salarios, durante los períodos de expansión económica, crecen más lentamente que el PIB per cápita, mientras que, en períodos de recesión económica, caen más rápidamente que el PIB per cápita.  

Por si todavía no fuera bastante con lo dicho, además observa el Informe  que Las desigualdades salariales continúan aumentando. Desde 1995, la desigualdad entre los salarios más altos y los más bajos ha aumentado en más de dos tercios de los países sobre los que se dispone de datos. En lo que se refiere a los países industrializados, Alemania, Polonia y los Estados Unidos figuran entre los países donde la diferencia entre los salarios más altos y más bajos ha aumentado con mayor rapidez. En otras regiones, la desigualdad ha crecido también de forma considerable, sobre todo en Argentina, Chile y Tailandia. Algunos de los países que han conseguido reducir la desigualdad salarial son Francia y España, así como Brasil e Indonesia, aunque en estos dos últimos países la desigualdad continúa siendo muy alta. La diferencia de remuneración entre los géneros es todavía elevada y se está reduciendo con mucha lentitud.  En la mayoría de los países, los salarios de las mujeres representan por término medio entre el 70% y el 90% del de los hombres, pero no es extraño encontrar coeficientes mucho más bajos en otros lugares del mundo, sobre todo en Asia. 

Todos los datos expuestos son claros, aunque no vienen a descubrir nada nuevo. Lo único que hacen es demostrar lo obvio, aunque conviene recordarlo. A esta situación se ha llegado porque no ha surgido una respuesta de donde debiera de haber venido: desde la izquierda europea, política y sindical. En consecuencia, desde las corrientes neoliberales, durante varias décadas, se ha estado sembrando la idea, para que la interiorice la clase trabajadora, de que ya se ha acabado esa concepción de la historia, por la que cada generación tendría que vivir inexorablemente mejor que la anterior.  Esta idea ha calado. Hoy, muchos trabajadores no sólo han renunciado ya a mejorar su situación, por lo que se sienten satisfechos con mantenerse como están, e incluso, a renunciar a parte de las conquistas sociales que con tanto esfuerzo consiguieron los que les precedieron. Todavía más, a muchos trabajadores europeos nos han convencido, de que la culpa es de los "otros": los empresarios asiáticos que producen a bajo precio porque pagan salarios de miseria o de los inmigrantes que nos quitan nuestros puestos de trabajo. La construcción de un enemigo exterior viene muy bien para ocultar el hecho de que los intereses de los inmigrantes y de los trabajadores europeos son los mismos. Y así se evita que surja una conciencia de clase. Divide y vencerás.

Como en muchas otras ocasiones sigue teniendo razón el gran historiador Joseph Fontana: "Desde 1789 hasta el hundimiento del sistema soviético las clases dominantes europeas han convivido con unos fantasmas que atormentaban frecuentemente su sueño: jacobinos, carbonarios, anarquistas, bolcheviques..., revolucionarios capaces de ponerse al frente de las masas para destruir el orden social vigente. Este miedo les llevó a hacer concesiones que hoy, cuando no hay ninguna amenaza que les desvele-todo lo que puede suceder son explosiones puntuales de descontento, fáciles de controlar---, no necesitan mantener." 

Pascal Bruckner nos dice en la misma línea que nunca hasta ahora se habían producido tantas diferencias. Como si todas las grandes conquistas de después de la II Guerra Mundial comenzasen a venirse abajo y hubiera que comenzar de nuevo, hoy parece el regreso de un capitalismo duro, implacable, despiadado, hostil con los débiles, generador de empleos de baja cualificación. Todos los indicios nos avisan un sistema brutal, en el que no se vislumbra la perspectiva de un futuro mejor.

Pretendo terminar con una última cuestión. Si existía duda sobre quién es el hombre de negocios más acaudalado del planeta, Carlos Slim o Bill Gates, ésta ha sido ya superada. El empresario mejicano, Carlos Slim se ha convertido en el hombre más rico del mundo. El pasado 9 de marzo, en Forbes aparecía primero en este escalafón Bill Gates, con una fortuna de 56.000 millones de dólares (42.000 millones de euros); Warren Buffet era el segundo con 52.000 millones. La sorpresa fue Carlos Slim con la cifra de 49.000 millones, con un incremento de 19.000 millones en un año. Tres meses después, el diario financiero por internet Sentidocomún estimaba el capital de Slim en 67.800 millones de dólares (49.000 millones de euros), que representaría el 9% del PIB de México. El empresario mexicano había ganado más de 18.000 millones de dólares en un solo trimestre. Es lo que hay.

 

Cándido Marquesán Millán

29/11/2008 19:06 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris