Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2008.

Los olvidados de Colombia

                                   

 

 

Acabo de llegar de visita profesional de Colombia, país lleno de contrastes; con una naturaleza riquísima y una gente en su gran mayoría acogedora y hospitalaria, mas aquejada por el cáncer de una guerra larga y que parece inacabable.

            Contemplar los entornos llenos de exuberante vegetación de Bogotá, Medellín, Cartagena de Indias o Popayán es un auténtico privilegio. Igualmente poder charlar con sus gentes muy preparadas y con un dominio de la lengua extraordinario. Su población predominante joven es su gran potencial. Tiene un gran dinamismo económico. Es un país donde pueden contemplarse a la vez manifestaciones de gran riqueza y de gran miseria. En Bogotá o Medellín podemos visitar barrios lujosísimos y dotados de establecimientos comerciales con productos de las mejores marcas, y a la vez otros de población desplazada que viven en condiciones infrahumanas.

            Está inmerso en un conflicto armado, en el que no se vislumbra final alguno. Es muy complejo, ya que se entremezclan los grupos guerrilleros, las fuerzas paramilitares, los narcotraficantes, los políticos corruptos. Como hace ya mucho tiempo que la sociedad colombiana es consciente de que la salida de este negro túnel es imposible, ha tenido que adaptarse a esta situación. Resulta sorprendente que ante la existencia de un conflicto armado de tal magnitud la sociedad siga funcionando.

No quiero fijarme en los orígenes, ni el desarrollo de este conflicto armado. Solo pretendo hacerlo en una de sus secuelas más graves y que está pasando desapercibida fuera de Colombia. Me estoy refiriendo a la población desplazada,  que fue y sigue siendo obligada a abandonar sus tierras, sus viviendas, sus medios de subsistencia, por la violencia y las amenazas de guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes, incluso por oscuros personajes deseosos de quedarse con sus propiedades, y que tiene que ubicarse en las afueras de las grandes ciudades de su propio país en habitáculos indignos, auténticas chabolas. Su diferencia con los refugiados radica básicamente en que los primeros no salen de sus países de origen o residencia, mientras que los segundos buscan la protección en otros Estados.  En las montañas que circundan la ciudad de Bogotá, podemos contemplar llenos de desplazados los barrios de Suba o Soacha. En Medellín, el del Pacífico. O en Cartagena de Indias, el de Nelson Mandela y El Hoyo. Contemplar la situación -sin alcantarillado, ni agua corriente, ni servicios sanitarios y con deficientes atenciones educativas- en que viven estas casi 4 millones de personas es una experiencia difícil de olvidar. Sus calles empinadas están llenas de niños/as mendicantes, con olores nauseabundos al agolparse en compartimentos descubiertos las basuras, con casas construidas de planchas de hojalata que no protegen de las inclemencias meteorológicas, y con grandes problemas de seguridad pública, ya que la policía no se atreve a adentrarse estos lugares.

            Ante el problema  de los desplazados en Colombia no solo no se vislumbra solución alguna, sino que cada vez se agrava. Recientemente el alcalde de Bogotá señalaba que en su ciudad cada día se suman 200 personas desplazadas, y que las autoridades municipales se ven desbordadas.

            El Centro de Control de Desplazamientos Internos acaba de presentar en la sede de ACNUR en Ginebra unas estadísticas alarmantes sobre el crecimiento de la población desplazada en todo el planeta. Los principales países afectados por este drama son los siguientes: Sudán con 5,8 millones, Colombia con 3,940.164, Irak con 2,7, R.D. Congo con 1,4 y Somalia con 1.

            Según este Informe, Colombia fue durante 2007 el único país de América con un crecimiento del problema de desplazamiento interno, donde la población desplazada sigue sufriendo una crisis de falta de protección. “En Colombia se da una contradicción. El país tiene una de las legislaciones más avanzadas a favor de los desplazados y de respeto de los principios internacionales, pero se da una falta de aplicación de la legislación”, acaba de afirmar la secretaria general del Consejo Noruego de los Refugiados, Elisabeth Rasmusson.

            El documento constata que el conflicto interno de Colombia ha forzado a un promedio de 200.000 personas a huir de sus casas cada año en las dos últimas décadas, cifra que se elevó a 320.000 en el 2007.

            Los desplazados internos, son los más pobres entre los pobres, y junto a los refugiados serán los más perjudicados por la crisis económica. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, dijo que la situación será, aún si cabe, mucho más grave de lo que reflejan los datos; si tenemos en cuenta la actual desaceleración económica global y la subida de los precios de los alimentos manifestada en la XXX Conferencia Regional de la FAO.

            Los Gobiernos no sólo no brindan a esta población desplazada la atención adecuada, sino que además la tratan como si ella fuera la culpable de desplazamiento. Como tampoco se preocupan, como deberían hacerlo, de desarrollar planes para facilitar el pronto retorno de los desplazados o, en caso de no poder hacerse, para la reubicación de estas personas en otras zonas de sus países, en las que estén en condiciones similares a las que tenían entes de tener que dejarlo todo atrás. Su tragedia no tiene el poder político que tienen otros dramas colombianos. No existe un consenso internacional en su favor. Los líderes de otras naciones los ignoran. No hay en su apoyo manifestaciones multitudinarias, ni velitas en las ventanas. Su drama no es analizado ni denunciado a diario por los medios. No tienen nombre. No tienen familias importantes que los respalden, ni tienen amigos en el Congreso. Su pobreza les condena.

 

Cándido Marquesán Millán

 

05/05/2008 21:53 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Las dos Bolivias frente a frente

 

                                  

  

 

Los acontecimientos recientes en la Bolivia de Evo Morales son muy interesantes. Llegó al poder con  el 53,7 % del electorado y, desde entonces, el país andino vive una ilusionante transición política. Pretende refundar Bolivia con criterios de soberanía nacional, desarrollo solidario y justicia social. Su Nueva Bolivia se fundamentaba en varios ejes: la elaboración de una nueva Constitución mediante una Asamblea Constituyente, el control de los recursos naturales bolivianos en manos de empresas extranjeras, una reforma agraria, acabar con el secesionismo y el monopolio del poder político de la oligarquía conservadora que siempre ha dominado el país, así como una política exterior opuesta al  imperialismo de los EE.UU.

 

 

De momento, sólo aparece en los medios de comunicación lo relacionado con los intereses de las multinacionales como consecuencia de las nacionalizaciones y ocupaciones de hidrocarburos con las que se inició la nueva Presidencia de la República. O que la Constitución se haya aprobado sin cumplir el trámite reglamentario de los 2/3 tercios, por la oposición frontal de determinados prefectos y del grupo Podemos. La miseria y pobreza en la que ha estado sumida una parte importante de su población, sobre todo, la indígena, nunca ha sido noticia. Como tampoco, que por primera vez, un dirigente político se ha mostrado sensible ante ella.

 

 

  El gobierno de Evo intenta elevar el nivel cultural de su población, con el Bono Juancito Pinto, para evitar el absentismo escolar y que beneficia a los escolares dándoles 200 bolivianos, para que compren útiles escolares y puedan invertirlo en su educación. El dinero sale de un mes de los hidrocarburos y que ayudará a los sectores sociales más pobres. Se beneficiarán 1.411.091 niños y niñas de 13.070 escuelas de 1º a 6º. de primaria. Evo acaba de anunciar que el bono se ampliará de 6º a 8º de primaria el año 2008.

 

 

 Se ha puesto en marcha un Plan Nacional de Alfabetización, con el objetivo de  que “La educación convierta a esas mayorías excluidas en ciudadanos, con todos los derechos que esto implica”. Hasta el 30 de noviembre de 2007, han sido alfabetizadas 402.247 personas iletradas, 190.981 se encuentran en clases, haciendo un total de 593.228 participantes, desde que la campaña masiva empezó en marzo de 2006. En esta tarea tienen una implicación muy fuerte las Brigadas universitarias de solidaridad y compromiso social. Un profesor sostuvo que “algunos alcaldes, prefectos, no apoyan el programa por problemas políticos, por no estar del lado del gobierno”. 

 

 

Se ha aprobado la Renta Dignidad, un beneficio universal y vitalicio que entró en vigor en enero de 2008 y que establece el pago de 2.400 bolivianos anuales a todos los mayores de 60 años que no reciban una renta mensual y 1.800 bolivianos a aquellos que sí tengan un ingreso. Beneficia a 676.000 mayores de 60 años. Supone un gasto de 215 millones de dólares anuales. El Presidente quiso que la ganancia de los hidrocarburos rescatados de las petroleras y nacionalizados por el Congreso, en el ingreso impositivo que se denomina IDH,  se constituya en la fuente principal de financiamiento.

 

 Además, el Gobierno de Evo ha querido que todos estos derechos queden recogidos en una Constitución, en cuyo articulado se dice, entre otras cosas, que el Estado asume y promueve como principios éticos-morales de la sociedad plural de acuerdo con la cultura indígena: “no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón”, “vivir bien”, “vida armoniosa”, “vida buena”, “tierra sin mal” y “camino o vida noble”; así como también que Bolivia se declara un estado pacifista y que promueve la cultura de la paz, y en el que se reconoce a todos el derecho al agua potable, el alcantarillado, la electricidad, la alimentación, la educación, la sanidad y a una vivienda digna…

 

La oposición llega sobre todo de los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni, los más ricos, al presentar públicamente los estatutos para su autonomía, mientras en La Paz miles de indígenas celebraron la nueva Constitución, que les otorga autonomías propias y más poder político, y que deberá ser sometido a referéndum. Los cuatro departamentos autonomistas suman el 42% del Producto Interior Bruto y cuentan con el 85% de las reservas de hidrocarburos.

 

Recientemente acaba de ser aprobado en el Departamento de Santa Cruz el referéndum para  la consecución de un Estatuto de Autonomía. Posteriormente llegarán  los referendos para aprobar los estatutos autonómicos en los departamentos de Beni y Pando —ambos se llevarán a cabo el domingo 1 de junio—, para lo que las autoridades cívicas y prefecturales de estas regiones no han reparado en gastos, y por ello han intensificado sus campañas por el Sí. La estrategia común se centra en llevar su propuesta casa por casa. En la capital pandina, Cobija, los autonomistas pusieron en marcha el programa "Una casa, un estatuto", el que está a cargo de brigadas ciudadanas.

"Ellos van casa por casa entregando una copia del Estatuto Autonómico y resolviendo cualquier duda de las personas. Queremos que no exista ni un solo ciudadano que no conozca su contenido", explicó Federico Aguilar, secretario de Autonomía, Descentralización y Concurrencia de la Prefectura de Pando. Además, con el apoyo de la Universidad Amazónica de Pando, se instalaron 14 puntos para la socialización del Estatuto.

Entretanto, en Trinidad, la capital beniana, las organizaciones cívicas instalaron en la calle María Luisa Becerra una “Casa Autonómica“, espacio desde el cual se organiza la campaña por el Sí.

"Se realiza una caravana diaria por todos los distritos de Trinidad, que se replica en las provincias, llevando afiches y la documentación pertinente sobre los estatutos. La próxima semana se irá puerta a puerta para llegar a todos los vecinos", anunció Zulma Parada, del área de Comunicación de la Prefectura.

Las dos Bolivias enfrentadas parecen claras. Mucho me temo que, como siempre ha ocurrido en esa querida Sudamérica, el triunfo se decante hacia el lado del más poderoso, que, por supuesto, no es de los indígenas, los olvidados de la historia.

09/05/2008 14:03 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Conviene no olvidar

                                  

 

 

 

 Tengo la impresión de que los que tenemos “la suerte” de haber nacido en este mundo desarrollado, vivimos en una especie de burbuja, preocupados casi con exclusividad por la evolución de nuestra hipoteca, la preparación de nuestras vacaciones, o si nuestro hijo saca una buena nota de selectividad para poder matricularse en ingeniería o medicina; y nos olvidamos totalmente de los problemas de hombres de otras latitudes más lejanas. Por ello, resulta muy recomendable que de vez en cuando, salgamos a otros países y entremos en contacto con otras sociedades y otros hombres con otros problemas.

 

               Todas las reflexiones, que voy a exponer a continuación,  me han sido sugeridas como consecuencia de un viaje reciente que he realizado a Colombia por motivos profesionales. He visto tantas cosas diferentes a las que mi retina no estaba preparada, que me he quedado noqueado. He venido impresionado. Este viaje me ha servido también para replantear mi escala de valores, y dar importancia a aquellas cosas que realmente la tienen. En primer lugar lo que supone vivir en paz. Allí, los colombianos están inmersos en un conflicto armado, a modo de un túnel interminable, en el que no se vislumbra final alguno. Es muy complejo, ya que se entremezclan en una maraña intrincada los grupos guerrilleros, las fuerzas paramilitares, los narcotraficantes y los políticos corruptos. Las secuelas son muchas, como los 4 millones de personas desplazadas,  que fueron y siguen siendo obligadas a abandonar sus tierras, sus viviendas, y sus medios de subsistencia por la presión de los grupos armados. No podía imaginar que seres humanos, como yo, pudieran sobrevivir en condiciones tan penosas en barriadas infrahumanas en las afueras de Bogotá, Medellín, Cartagena de Indias o Cali; y que a pesar de ellas, siguieran sobreviviendo. O que la edad media de reclutamiento de escolares para los grupos armados sea de 12,8 años. O que en los últimos años hayan sido atacadas más de 100 escuelas y en los 4 últimos se hayan incrementado los asesinatos de los maestros, que, con un sueldo bajísimo de 400 dólares al mes y con escasa consideración en la sociedad, asumen grandes riesgos al comprometerse en su mayor parte y de pleno en ir creando  una cultura de la paz  frente a la de la violencia. Un colega colombiano me decía que la educación en valores era para él algo irrenunciable. ¿Qué sería de Colombia sin la labor ejemplar de los maestros?  Como hace ya mucho tiempo que esa sociedad es consciente de que la salida de este negro túnel es imposible, ha tenido que adaptarse a esta situación. Resulta sorprendente que ante la existencia de un conflicto armado de tal magnitud la sociedad siga funcionando.

 

               De la misma manera el viaje me ha servido también para valorar todo un conjunto de conquistas sociales recientemente alcanzadas en nuestro país, y que se nos ha olvidado que hasta hace no mucho tiempo nos parecían utópicas. Como lo son ahora en Colombia, donde existen muchos chicos sin escolarizar, y unos deben caminar 2 o 3 horas para llegar a su colegio, cuyo único techo es la copa de un árbol. Igualmente los habitantes de ese país precioso, con unas gentes, en su gran mayoría exquisitas en su trato, carecen de asistencia sanitaria, del derecho a una pensión o el seguro de paro. Como todos sabemos, en España disfrutamos de todo un conjunto de derechos: derecho universal a una enseñanza obligatoria hasta los 16 años, asistencia sanitaria universal, pensiones no contributivas, reconocimiento al cobro de una pensión, seguro de paro, y después de la última legislatura, del derecho a la asistencia a las personas dependientes.

 

        Aquellos que rondamos la cincuentena de años, ya que conocemos de donde venimos y hemos vivido en los años 50 o 60 del siglo pasado, deberíamos tener una atalaya privilegiada a la hora de  apreciar en su justa medida toda esta serie de avances sociales, aunque no siempre ocurre así. Por otra parte, no deja de ser paradójico que siendo hoy la época de la Historia de España en que tenemos más cosas, no parece que exista en lógica correspondencia un alto grado de satisfacción en una parte importante de la población.

 

        Tengo la impresión también,  de que las generaciones jóvenes todos estos avances los valoran todavía menos, ya que al haberlos disfrutado desde su nacimiento, han llegado a pensar que han existido siempre. De que piensen así, en buena parte somos culpables las generaciones  que les hemos precedido, ya que deberíamos haber asumido la tarea pedagógica de recordarles de que no siempre ha sido así.

 

     

 

        Los españoles tenemos una gran capacidad de olvido. Todos  debemos estar orgullosos por el hecho de haber ingresado en el círculo restringido de los países que han entrado en el Estado Bienestar. Lo que no deberíamos es emborracharnos del éxito. El recordar es conveniente, para que no nos ocurra aquello que tengamos que dar la razón al refranero popular: El que de trapo llega a toalla, no sabe donde colgalla.

 

 

 

13/05/2008 18:34 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La habilidad política de Uribe

                                  

 

 

 

Colombia lleva ya unos meses de actualidad. Las actuaciones fallidas de Chávez y Sarkozy, para la liberación de Ingrid Betancourt. La crisis desencadenada de Colombia con Ecuador y Venezuela, por la entrada del ejército colombiano en territorio de Ecuador, que provocaría la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes, y que continúa vigente por el informe que acaba de presentar la Interpol  sobre los archivos de las tres computadoras que el ejército colombiano sacó del campamento guerrillero de Raúl Reyes, en el que se concluye que éstos eran del “número 2” de las FARC y no fueron modificados, y que parecen señalar vinculaciones entre las FARC y Venezuela y Ecuador. Ahora surge otro acontecimiento de gran trascendencia, como es la extradición de 14 grandes jefes paramilitares a los Estados Unidos para ser juzgados por el delito de narcotráfico. Esta decisión de Uribe no deja de ser arriesgada, pero es de extraordinaria habilidad.

Lo que mal empieza, mal acaba. Los paramilitares no llegaron a la mesa de negociaciones por haber sido derrotados política o militarmente, sino porque consideraron que este gobierno les ofrecía garantías para una desmovilización. Lo que fue presentado como un proceso de paz, no fue más que un proceso de sometimiento que dependía de lo que hiciera la justicia.

La fortaleza con la que llegaron a la mesa les permitió poner condiciones que fueron recogidas en la Ley de Justicia y Paz, tal y como fue aprobada en el Congreso. Allí tenían 40% de votos puestos por ellos, seguros para su causa. El Gobierno fue complaciente desde un principio, tanto en los términos de la negociación como en las condiciones de permanencia de los paramilitares en Ralito, donde ya se conocían desmanes de jolgorios y pruebas de que hombres bajo su mando seguían delinquiendo.

 

La sentencia de la Corte Constitucional cambia radicalmente los términos de la negociación, y esa fue la primera señal de crisis del proceso, pues no entendían que lo que ellos habían pactado con el Gobierno no fuera respetado por la justicia. Posteriormente, la Corte Suprema, al no aceptar la calidad de delito político del concierto para delinquir, hizo aún más complicado que pudieran cumplirse los compromisos. El Gobierno se fue quedando sin margen de maniobra.

La aportación a la verdad de estos extraditados, en la aplicación de la citada ley, fue una afrenta para las víctimas. En las audiencias decían lo que querían, a cuentagotas, sin capacidad de réplica por parte de los fiscales, y en cuanto a su compromiso de reparar con sus bienes, se estaba llegando a límites intolerables como entrega de televisores dañados  y bienes que en realidad eran de la nación. En el momento en que destaparon el escándalo denominado parapolítica, por el que, una parte sustancial del Parlamento colombiano, diputados uribistas, incluso familiares directos del presidente, están en prisión o son investigados por sus vínculos mafiosos, es cuando se convirtieron en un peligro, y ya convenía la extradición, y, de paso, se cerraba las puertas al proceso de verdad que se venía dando en el país, sobre todo en relación con los nexos entre la clase política, empresarial y castrense con esta organización armada ilegal. Uno de los primeros beneficios que logran los ex comandantes de las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) extraditados es que sean castigados por el delito de narcotráfico, y se dejan de lado los crímenes de lesa humanidad cometidos por ellos y hombres bajo su mando durante más de 20 años en el país. Delitos que no les interesan en absoluto ni al Gobierno colombiano ni al norteamericano.

Un aspecto fundamental para la justicia en Estados Unidos es la confesión que puedan hacer los extraditados en relación con el delito del narcotráfico. Y para ello se requiere información, una carta fundamental que tienen los ex jefes paramilitares por cuanto conocen rutas y contactos, detalles que les gustan a los jueces de ese país. Los extraditados tienen con qué negociar y eso juega a su favor, pues con ello evitarían largas condenas. Habrá que ver si dentro de 8 ó 10 años, cuando acaben de purgar sus penas si son condenados, el país recuerda esos delitos y sobreviva la voluntad de juzgarlos

Lo que parece cierto es que los paras ya no hablarán de política en Colombia, sino de narcotráfico en Estados Unidos, y esto le conviene a  Uribe, que además intenta demostrar con su decisión que nada tiene que ver en materia de tratos con ese grupo irregular.

Detrás de la decisión de Uribe está también la presión de la Casa Blanca, que siempre ha querido ver a los paras en cárceles estadounidenses. Uribe también busca reforzar a la Administración Bush, que pide al Congreso que apruebe de una vez el Tratado de Libre Comercio con Colombia y, de paso, que refuerce el compromiso con el Plan Colombia (el acuerdo de apoyo militar para combatir el narcotráfico y la guerrilla). La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, acaba de decirlo muy claro: "Espero que este gesto de Colombia persuada a los representantes demócratas para aprobar el pacto comercial".

A pesar de la  afirmación de Uribe de que la extradición de los jefes paramilitares no va a frenar el proceso para saber la verdad de sus actos ni la reparación de sus víctimas, destacados juristas, algunos miembros de la Corte Constitucional colombiana, creen que la extradición de los peces gordos de las AUC es el fin de un proceso de desmovilización que ha permitido, entre otras cosas, el hallazgo de más de 1.300 cadáveres en fosas comunes.

Las víctimas del paramilitarismo que suman más de 30.000, no están nada contentas, al ver partir sus derechos de verdad, justicia y reparación integral en un pequeño avión de la DEA (Agencia Investigación de Drogas).  Creen que los extraditados se limitarán a responder por el narcotráfico, y los delitos de lesa humanidad quedarán en el olvido. ¿Qué posibilidades tendrán los abogados defensores de las víctimas de interrogarles en una cárcel de Estados Unidos? Si las víctimas acá en Colombia tenían dificultades de acudir a los lugares de audiencia por falta de recursos económicos, mucho menos podrán acceder en una corte norteamericana. 

 

 

 

 

17/05/2008 23:54 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Resistir es vencer

                                  

 

Todo lo que está pasando en estos momentos dentro del Partido Popular entraba dentro de lo previsible. Si Rajoy hubiera ganado las últimas elecciones del 9-M todo sería quietud. Los miembros de su partido estarían calladitos y sumisos y se arrimarían al carro del vencedor para conseguir cargos políticos. Es seguro que no se hubieran producido dimisiones, como las de Zaplana o Acebes. Es probable también que Esperanza y María San Gil no dirían nada. Y que también determinados medios de comunicación, como El Mundo o la COPE no le criticarían con la acritud que lo están haciendo. Mas, como D. Mariano ha salido derrotado por segunda vez, le salen los enemigos por doquier. De las victorias todos quieren ser partícipes. No ocurre lo mismo con las derrotas. El juego político es así.

Por ende, en los despachos de la calle Génova se está dirimiendo una lucha política encarnizada para alcanzar cotas de poder en la futura Ejecutiva del Partido Popular. Es una guerra sin cuartel. La política no es para ánimos pusilánimes. Es para gente fuerte, dura y sin escrúpulos. La lucha política, es una lucha de pasiones, porque no luchan las ideas, sino los hombres. Por ello,  aquel que no tenga fuerza para sufrir y para resignarse, no debe dedicarse a la política.  La política es una batalla continua. En ella no hay que tener miedo a los golpes que se reciben, ni tampoco a devolverlos con la mayor violencia cuando llega el caso.

Realmente se lo están poniendo difícil a Rajoy. Primero fueron los movimientos de la divina Esperanza, que si me presento que si no me presento.  Luego fue la marcha de Zaplana. Lo grave no radicaba en la noticia, que parecía clara, sino en la forma que la hizo pública, cuando Rajoy se reunía en el Congreso con su grupo para designar a sus portavoces.  Una semana después, estando con su grupo en el Senado, se produce el comunicado de Acebes de que dejaría de ser secretario general en el mes de junio. A la siguiente, llega la renuncia de María San Gil a participar en la redacción de la ponencia política. Se habla que la próxima será de Ignacio Astarloa. Da la impresión de que la sucesión de todos estos acontecimientos no es fortuita, sino que están muy bien estudiada. ¿Mas, quién está detrás de esta maniobra?  Podría ser Aznar, Aguirre, Mayor Oreja. Como también Pedro J. Rámirez, sin olvidar Federico Jiménez Losantos; ambos dos, paradigmas de valores éticos.

Como sabemos hasta el 9-M, Rajoy estaba controlado por Aznar, a través de la guardia pretoriana de los Zaplana y Acebes, ya que lo había designado “a dedo” como su sucesor. Ahora esta decisión se cuestiona. Antes nadie se atrevía hacerlo, como tampoco la entrada en la guerra de Irak. Eran los tiempos en que de D. José Mª Aznar I de España y III de las Azores, casaba a su hija en el Monasterio de El Escorial, cual si fuera un descendiente directo de D. Pelayo, y con toda una la lista de asistentes compuesta por la flor y nata del mundo de la política, de la economía, encabezada por Berlusconi. Mas los tiempos cambian. Ahora, algunos señalan simplemente que Aznar se equivocó; otros, más sutiles, afirman que lo eligió por ser el más influenciable. Y algunos, los más conspicuos, afirman que lo nombró, sabedor de su manifiesta incapacidad, con la idea soterrada de que al final a él le volvieran a reclamar. Mas de lo que pretendo hablar es de lo que puede ocurrir en el futuro. El pasado pasado es.

Rajoy  parece de momento no inquietarse ni perder la paciencia. El político debe saber que el esperar es útil; muchas veces no se sabe esperar lo suficiente. Muchas veces el político peca de impaciente. El político debe tener como norma que si no puede vencer al enemigo con rapidez y de frente, no debe apresurarse, debe esperar su ocasión, y mientras esta llega, debe permanecer a la defensiva. Muchas veces el camino más corto no es siempre el mejor en política, ya que la mejor manera de salvar los obstáculos es dando rodeos. Igualmente debe saber usar el factor sorpresa como factor eficaz del triunfo; por ello cuando vea que el enemigo duda, vacila, es cuando tiene que descargar el golpe definitivo. Como también que sólo estando seguro de la victoria, es cuando hay que ir voluntariamente a la batalla decisiva.  Necesita ojos certeros para escudriñar cuando tiene delante, y ojos en la nuca para no olvidar lo que deja detrás; en la coordinación del pasado con el presente se halla el secreto del verdadero hombre político.

 Por tanto, Rajoy en estos momentos es plenamente consciente de que, con los compañeros de viaje que ha tenido hasta ahora, es inconcebible poder llegar a ser inquilino del Palacio de la Moncloa. Por ello, está moviendo ficha, buscando a otros compañeros Empezó con Soraya Sáenz de Santa María, lo que no parece haber sido bien aceptado por la vieja guardia. Esta recabando apoyos en determinados barones del partido, Camps, Arenas, para poderse presentar con posibilidades de éxito en el próximo Congreso.

Acaba de afirmar con nitidez meridiana que como todo en la vida, no se puede estar quieto y que se debe mirar hacia el futuro. Las palabras son claras y convincentes. En su ayuda ha salido Ruiz Gallardón, manifestando su pleno apoyo, e indicando que si el Partido Popular pretende alcanzar el gobierno debe pensar en el Centro. Mientras tanto, ha salido a la palestra el Sr. Aznar, para decir que un partido debe contar con los mejores. Cabe pensar que se sentiría incluido en este grupo. Lo que si parece cierto es que el futuro promete. Hasta la fecha del próximo Congreso, podemos estar preparados para todo. Aburrirnos, no nos vamos aburrir. Mientras tanto, en el Gobierno se respira tranquilo. Que dure esta situación le conviene.

 

19/05/2008 22:43 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La muerte de Tirofijo

                                  

Acaba de conocerse la muerte del líder máximo del grupo guerrillero de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo. La noticia ha estado rodeada por todo un conjunto de circunstancias extrañas. La dio a conocer,  el Ministro de Defensa, Santos, en una entrevista más, concedida a la revista Semana, como otras muchas  para responder a todo un conjunto de cuestiones sobre el desarrollo del conflicto armado, y de repente soltó de sopetón a la periodista la primicia informativa. Cabe pensar que una noticia de este calado debería haberla dado a conocer el Presidente de la República, Álvaro Uribe, ante una gran cantidad de periodistas nacionales e internacionales. También es cierto que el Presidente amonestó públicamente a su compañero de gabinete, Santos, afirmando que la noticia debería haberse dado a conocer a todos los medios de comunicación, sin privilegiar a ninguno. Otra duda razonable y justificada es porqué se ha tardado tanto tiempo en darse a conocer, ya que la muerte ocurrió hace ya dos meses. Podría deberse a que el Gobierno no las tuviera todas consigo, y necesitaba tener una confirmación plena y total. No en vano, ya en repetidas ocasiones se había dicho que Tirofijo estaba ya muerto.

La desaparición de Tirofijo, de rostro adusto, de mirada imperturbable y  ceño fruncido, el viejo guerrillero comunista, un campesino que tomó las armas muy joven al unirse a las milicias liberales y que luego fundó las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al radicalizar su lucha, aparecía siempre con uniforme de combate, una toalla al hombro y su arma al cinto.

Los expertos lo consideraban como el factor de unión en la cúpula de las FARC, supuestamente dividida entre los dirigentes moderados, como Alfonso Cano, y el ala radical de la insurgencia liderada por Jorge Suárez Briceño "El Mono Jojoy".
El máximo jefe de las FARC marcó la historia reciente del país, en una lucha en que esa guerrilla pasó de ser un grupo que buscaba reivindicaciones sociales, a una organización considerada terrorista y financiada por el narcotráfico. El guerrillero más viejo del mundo, férreo en sus convicciones agraristas y comunistas, siempre estuvo dispuesto a dar la pelea hasta el final, aunque su organización se enfrenta ahora a un gran desprestigio dentro esta nación sudamericana.

Con la pérdida de Tirofijo, son ya 3 los miembros importantes del Secretariado de las FARC desaparecidos recientemente. Se añade a las muertes de Raúl Reyes e Iván Ríos-. Tampoco es un tema baladí la rendición de Elda Neyis Mosquera, alias "Karina", una temida guerrillera que asolaba el occidente de Colombia.

Estas bajas se indica por medios de comunicación progubernamentales que se deben a la mayor presión de las Fuerzas Militares sobre las FARC y también a la pérdida de apoyo social de esa guerrilla en sus tradicionales áreas de influencia, por lo que parece que  están pasando por un mal momento en términos militares y políticos. En cuanto al primer aspecto parece cierto, como lo he comprobado personalmente, ya que es incuestionable que las destacamentos militares se han desplegado por una buena parte de Colombia, propiciando una mayor seguridad entre la población, lo que ha supuesto una gran popularidad del Uribe, alcanzando al 80% de la población, lo que puede interpretarse como que la guerrilla ha perdido parte de su apoyo social. Mas también en contrapartida, poco ha una profesora de historia de Colombia me indicaba que, admitiendo el hecho de que en estos momentos la guerrilla se ha manchado con el narco y con la corrupción política; con vehemencia me decía también que la situación social impregnada de desigualdad, miseria e iniquidad, que podía explicar o “justificar” el surgimiento de los movimientos guerrilleros en su país en los años 60 del siglo pasado; no sólo no se ha atenuado es que se ha agravado. Prueba irrefutable es la existencia de 4 millones de desplazados en las afueras de las ciudades de Bogotá, Medellín, Calí, Cartagena de Indias, expulsados del campo por la presión de los grupos armados. Observar las condiciones en que viven estas personas es algo que deja huella indeleble.

Lo que parece cierto es que los hechos precedentes no van a suponer, de momento, la desaparición de las FARC. Diferentes analistas coinciden que la pérdida de Manuel Marulanda Vélez no significa el fin de las Farc. Para algunos de ellos alias "Tirofijo" constituía un símbolo al interior de la agrupación, pero no el eje principal. Para los expertos las muertes de "Raúl Reyes" y la de alias "Iván Ríos", significaron un mayor golpe para el funcionamiento interno de la guerrilla.

Puede que se produzca una lucha interna por el liderazgo, que genere una crisis interna. Como también un proceso de reajuste en su interior, en su cúpula, lo que podría  suponer algún cambio de rumbo.

Otros afirman que, "lo que se espera es una dispersión de las Farc, ya que sería muy difícil consolidar la agrupación. Y que dentro de 12 ó 18 meses pueda disgregarse y surja el fenómeno de bandas emergentes, a modo de ‘minis Farc’”

El que, según los expertos, le va a suceder  es Guillermo León Sáenz Vargas, alias Alfonso Cano, y considerado el segundo en la estructura del Secretariado de las FARC. Se habla de él como un hombre más intelectual. De 52 años, es el ideólogo del grupo. La concepción ideológica del conflicto colombiano lo condujo a figurar, en varias ocasiones, como negociador en los intentos de paz con el Gobierno nacional, tarea que ha cumplido desde 1991 cuando los diálogos comenzaron en Caracas. También le correspondió abordar, como vocero de la guerrilla los contactos que se adelantaron en Tlaxcala, México, en 1992. Posteriormente, hizo lo propio en los diálogos con el Gobierno del hoy expresidente Andrés Pastrana en El Caguán, donde presentaría el Movimiento Bolivariano para la Nueva Colombia, como el partido político de las FARC.

Lo que si parece cierto, es que la desaparición de Tirofijo es un hecho de trascendental importancia en el acontecer de Colombia, por lo que cabe estar atentos a los acontecimientos que se van a presentar en un futuro más o menos cercano.

 

 

 

26/05/2008 21:25 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El ïndice glogal de la paz

 

Acaban de ser presentados en Londres los resultados del Índice Global de la Paz del año 2008. Es una nueva herramienta para medir la tranquilidad de los países y la identificación de los conductores de la paz, y que ha suscitado un gran debate en los medios de comunicación de todo el mundo.  La idea de realizar el índice proviene de Steve Killelea, empresario y filántropo australiano que quería identificar los factores que determinan un país pacífico. Él solicitó a la Unidad de Inteligencia Económica de la revista británica "The Economist" que mediante una serie de 24 indicadores, previamente establecidos por un grupo de expertos, midiera la existencia o ausencia de paz. Estos indicadores están divididos en tres categorías temáticas.  

.

 

            Los resultados son muy interesantes. Sobre 140 países. Los 10 más pacíficos son los siguientes: el primero Islandia, y le siguen de más a menos pacíficos: Dinamarca, Noruega, Nueva Zelanda, Japón, Irlanda, Portugal, Finlandia y Luxemburgo. Los más violentos son: el que más Irak, y le siguen: Somalia, Sudán, Afganistán, Israel, Chad, República Centroafricana, Corea del Norte, Líbano, Rusia y Colombia. España se encuentra en el puesto número 30; y los Estados Unidos en el 97.

 

Este estudio tiene muchas posibles aplicaciones, según comentan sus autores.  Puede ser utilizado por los gobiernos  Gobiernos pueden para propiciar la paz en sus países, y evaluar si van por buen camino en la construcción de una sociedad pacífica. Además, los ciudadanos podrían utilizar el índice para llamar la atención de sus gobiernos y hacerlos responsables de sus acciones.

Igualmente puede ser muy útil para las empresas. Un amplia pero equivocada opinión es que los intereses de las empresas internacionales están en contradicción con la creación de responsables y sociedades pacíficas.Existe una clara relación entre la paz, y la mejora de un entorno empresarial. De hecho, puede afirmarse que el éxito del negocio global está vinculado directamente a la estabilidad y el orden civil que proporciona la paz.

El IGP en el ámbito educativo. La educación es un elemento esencial para la creación y el mantenimiento de la paz, sin embargo la enseñanza de la paz no es actualmente un elemento esencial en los planes de estudios de educación en la mayoría de las naciones. .Una vez que los conductores de la paz se comprenden mejor y se incorporan en la educación en un programa de estudios, se puede empezar a trabajar una cultura para la paz. ¡Enhorabuena, por estudios como éstos! .

 

26/05/2008 21:31 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris