Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2008.

No son noticia

 

 

 

 

 

 

En los numerosos conflictos armados que nos acucian, los también numerosos medios de comunicación llevan a cabo un cuidadoso proceso selectivo a la hora de valorar lo que es verdaderamente noticiable. Parece que sólo les interesan los acontecimientos bélicos o los movimientos diplomáticos.  Son noticia que se haya producido un atentado terrorista en Bagdad o Basora, y cuantos más sean los muertos, mucho más. Como también que el ínclito presidente de los Estados Unidos, dando muestras de su solidaridad con sus soldados, haya realizado un viaje espontáneo y sorpresivo a Bagdad. También lo es que las tropas del ejército colombiano hayan invadido un país vecino, y además de matar a unos cuantos guerrilleros de las FARC, hayan capturado unos computadores de uno de los jefes, lo que va a suponer un auténtico filón, del que se puede extraer lo que se quiera por parte del Estado Mayor del Ejército, hasta un posible atentado en la capital de España.

 

Lo que nunca es noticia es que aproximadamente dos millones de iraquíes hayan huido de su tierra natal y ahora estén refugiados en infrahumanos barrios de los países a su alrededor. Son los nuevos palestinos, la diáspora árabe del siglo XXI que amenaza la estabilidad de la región. Muchos jóvenes no reciben educación alguna, y algunas jóvenes tienen que dedicarse a la prostitución, particularmente en Damasco. A los Estados Unidos les interesa más el abordar los desafíos de seguridad de la región dedicando miles de millones de dólares a sus bases militares con carácter permanente. Sería más fácil combatir los extremismos sufragando la escolaridad de los hijos de refugiados, para no ser marginados de por vida y en el subempleo. Es lo que debieran hacer, ya que ellos rompieron Irak, y tienen una responsabilidad moral con las personas cuyas vidas han sido hechas añicos por sus acciones.

Los refugiados iraquíes no reciben ayuda, en parte, debido a que el suyo es un problema que casi todos buscan ocultar. Siria y Jordania temen que si los refugiados reciben ayuda, entonces permanecerán por tiempo indefinido. Estados Unidos no quiere hablar de una crisis creada por su guerra, al tiempo que a los dirigentes chiítas de Irak no le interesan mucho los sunitas o los cristianos desplazados por milicias chiítas.“Está entre las mayores crisis humanitarias del mundo hoy día”, dijo Michael Cocer, experto en refugiados por el Comité Internacional de Rescate.

 Por lo que hace referencia a Colombia, podemos contemplar en Bogotá, Medellín o Cartagena de Indias barrios lujosísimos y dotados de establecimientos comerciales con productos de las mejores marcas, y a la vez otros de población desplazada que viven en condiciones infrahumanas, como consecuencia de un conflicto armado, en el que no se vislumbra final alguno. Es muy complejo, ya que se entremezclan los grupos guerrilleros, las fuerzas paramilitares, los narcotraficantes, los políticos corruptos. No quiero fijarme ahora en los orígenes, ni en su desarrollo. Solo pretendo hacerlo en una de sus secuelas más graves y que está pasando desapercibida fuera y dentro de Colombia. Me estoy refiriendo a la población desplazada,  que fue y sigue siendo obligada a abandonar sus tierras, sus viviendas, sus medios de subsistencia, por la violencia y las amenazas de guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes, incluso por oscuros personajes deseosos de quedarse con sus propiedades, y que tiene que ubicarse en las afueras de las grandes ciudades de su propio país en habitáculos indignos, auténticas chabolas. Su diferencia con los refugiados radica básicamente en que los primeros no salen de sus países de origen o residencia, mientras que los segundos buscan la protección en otros Estados.  En las montañas que circundan la ciudad de Bogotá, podemos contemplar llenos de desplazados los barrios de Suba o Soacha. En Medellín, el del Pacífico. O en Cartagena de Indias, el de Nelson Mandela y El Hoyo. Contemplar la situación -sin alcantarillado, ni agua corriente, ni servicios sanitarios y con deficientes atenciones educativas- en que viven estas casi 4 millones de personas es una experiencia difícil de olvidar. Sus calles empinadas están llenas de niños/as mendicantes, con olores nauseabundos al agolparse en compartimentos descubiertos las basuras, con casas construidas de planchas de hojalata que no protegen de las inclemencias meteorológicas, y con grandes problemas de seguridad pública, ya que la policía no se atreve a adentrarse estos lugares.

            Ante el problema  de los desplazados en Colombia no solo no se vislumbra solución alguna, sino que cada vez se agrava. Recientemente el alcalde de Bogotá señalaba que en su ciudad cada día se suman 200 personas desplazadas, y que las autoridades municipales se ven desbordadas.

           

            Los Gobiernos no sólo no brindan a esta población desplazada o refugiada la atención adecuada, sino que además la tratan como si ella fuera la culpable. Su tragedia no tiene el poder político que tienen otros dramas. No existe un consenso internacional en su favor. Los líderes de otras naciones los ignoran. No hay en su apoyo manifestaciones multitudinarias, ni velitas en las ventanas. Su drama no es analizado ni denunciado a diario por los medios. No tienen nombre. No tienen familias importantes que los respalden, ni tienen amigos en el Congreso. Su pobreza les condena.

 

 Podríamos poner muchos otros ejemplos. Uno más podría ser lo que está pasando actualmente en Darfur, una región al oeste de Sudán, tan extensa como Francia, y que debería hacernos sentir a todos los occidentales de motivo de reflexión y vergüenza. Se cuentan ya unos 250.000 muertos y  2 millones de desplazados. Todos creíamos que no se producirían jamás acontecimientos como el genocidio de Ruanda de 1994, o la masacre del pueblo  bosnio en Srebenica. Vano intento

 

 

 

01/07/2008 00:03 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Colombia tras la liberación de Ingrid

 

 

La liberación de Ingrid Betancourt, de los 3 americanos, y otros 11 más, pertenecientes a la Policía y las Fuerzas Amadas colombianas se ha convertido en noticia de trascendencia mundial.. Se ha destacado en esta operación la limpieza, la eficacia, y su carácter incruento. Prestos los comentaristas a buscar precedentes, la han comparado con la. operación Entebbe, mediante la cual comandos del Ejército israelí liberaron a fines de junio de 1976 a 38 compatriotas y a la tripulación de un avión de Air France, secuestrado por terroristas árabes y llevado a la capital de Uganda para exigir la liberación de 40 compañeros presos en Israel; y más recientemente, en abril de 1997, la Operación Chavín de Huántar, ordenada por el presidente Fujimori para rescatar rehenes de manos de los terroristas que se habían tomado varios meses atrás la residencia del embajador de Japón en Lima, considerada una de las más exitosas y bien planeadas acciones de rescate militar, pero al parecer no tan absolutamente limpia, según denuncias posteriores. Tanta facilidad en la liberación de Ingrid, no deja de plantear algunas sospechas razonables. "Los 15 rehenes fueron comprados en realidad al precio fuerte, tras lo cual toda la operación fue puesta en escena", afirmó la Radio Suiza Romanda (RSR) en su informativo de mediodía. Unos 20 millones de dólares fueron entregados a los secuestradores, aseguró la RSR, citando una "fuente cercana a los acontecimientos, fiable y probada en reiteradas ocasiones en los últimos años". La emisora añadió  que Estados Unidos estuvo en el "origen de la transacción". En los últimos años, Suiza fue encomendada junto a España y Francia por el presidente Álvaro Uribe para llevar adelante una misión de mediación con las Farc.

 

 

 Sea lo que fuere, todos debemos sentirnos satisfechos cuando unos seres humanos recuperan uno de sus bienes más preciados, como es la libertad. Igualmente deseamos ardientemente la liberación de otros muchos secuestrados, entre ellos   los 30 que las Farc pretenden cambiar por guerrilleros presos, así como  otros 2.500 colombianos, según cifras de País Libre.

 Como no podía ser de otra manera, los diferentes medios de comunicación han hecho sus propias valoraciones. Todas van en la dirección de señalar que es un nuevo golpe a las FARC, que se sumaría  a los muy fuertes que lo precedieron, la muerte de tres miembros del secretariado, entre ellos su máximo comandante, lo cual sin duda demuestra que, si bien la guerra continúa, las fuerzas del Estado han logrado con paciencia e inteligencia dar la vuelta a su favor en el balance de fuerzas de esta guerra. Eso sin hablar de los 2.480 guerrilleros que, según los datos oficiales, desertaron el año pasado, y avanzando.

Tras la lógica euforia colectiva por los rescates también es posible dibujar algunos de los escenarios hacia los que puede moverse el conflicto,  deseables más algunos que los otros.

Por parte del gobierno colombiano todo indica que la idea es continuar con las misiones de rescate de los secuestrados, aunque sin hacerlo “a sangre y fuego” como indicaban algunas actitudes y acciones del Ejecutivo a comienzos de la administración Uribe. Aunque el objetivo es el mismo, bastante distancia hay también entre el retador lenguaje presidencial  de hace dos o tres años y el tono mesurado con el que Uribe llama ahora a los guerrilleros a desmovilizarse, delatar a sus jefes y liberar secuestrados.

La guerrilla también tiene ante sí dos caminos principales: puede insistir en la guerra o moverse hacia una salida política para el conflicto.  Dados los fuertes golpes sufridos en el campo de batalla no parece que tengan muchas posibilidades si se inclinan por la  primera vía. Parece claro que las Farc se están desintegrando. La política de las recompensas pone en evidencia la falta de valores éticos. La importancia nacional e internacional de este golpe no escapará ni a la base ni a los mandos de las Farc y, por ende, más y más deserciones son de esperarse. La posibilidad de un acuerdo humanitario sigue viva, pero ya no en los términos exigidos por las Farc. A pesar de ello, nada indica que las Farc estén derrotadas hoy en día y una victoria definitiva es poco probable. Entre 7.000 y 9.000 hombres continúan en armas y quedan aún muchos rehenes en cautiverio. El peor escenario es aquel de la fragmentación de las Farc en pequeñas bandas criminales anarquizadas. Por eso, es necesario efectuar una propuesta de paz generosa cuando todavía queda algo de mando y disciplina en las FARC.

 

Por lo que hace referencia a  la salida política, está el antecedente de que las FARC ven en Uribe a su enemigo acérrimo con el cual juran y perjuran que no negociarán. No basta con ofrecer una paz que se reduzca a la dejación de armas y repetir hasta el cansancio que el Gobierno está dispuesto a dialogar. Son tantas las reformas por hacer en Colombia que bien podrían salir de Casa de Nariño algunas propuestas de discusión política con las Farc. Si ellas no están lo suficientemente politizadas, vale la pena hacer un esfuerzo por llevarlas al campo del discurso político.

            Ignoro qué derroteros seguirá el futuro de Colombia. Ojala más pronto que tarde, sería deseable que desaparecieran las FARC. Mas en el caso de que esta circunstancia se produjera, estoy no significaría que iban a desaparecer los problemas graves y enquistados de Colombia. No quiero ser una aguafiestas, al afirmar que todos los problemas se van a resolver con la desaparición de las FARC. Ahora existe la tendencia de culpabilizar de todo a las FARC. Supongamos que desaparezcan.  La pregunta es cómo funcionará un país sin las Farc (o con unas Farc marginales). Quedan en pie graves y profundos problemas, frente a los cuales las fuerzas políticas de diversas tendencias pueden jugar un papel positivo

El más grave es el narcotráfico. Mientras el Estado colombiano no esté en capacidad de regular su principal mercado rural, estará sometido a una tensión intolerable. El narco no ha sido el único combustible de la guerra colombiana. La conjunción de un gran mercado global de coca y de la política prohibicionista estadounidense constituye una losa. No hay estado de desarrollo medio-bajo, como el colombiano, que pueda resistir incólume durante décadas semejante combinación. Éste es el momento de plantear el problema con toda la fuerza.  Como también, si se quiere construir en paz,  desmontar el paramilitarismo.

Otro es el de la propiedad de la tierra. Tradicionalmente ella ha estado concentrada en los grandes terratenientes, pero en los últimos lustros las distorsiones han alcanzado niveles inauditos. El conflicto armado, el paramilitarismo y el narcotráfico generaron una alta criminalización del agro, y se ha producido una concentración brutal de la propiedad, al promover continuos y masivos desplazamientos. Con semejante peso muerto ningún país puede dar el salto cualitativo hacia el desarrollo.  Como consecuencia del desplazamiento masivo de la población en las afueras de las grandes ciudades se están acumulando una masa ingente de población, que llega a los 4 millones de personas, desprovista de los derechos fundamentales, que supone un reto para cualquier gobierno.

También está la cuestión de la democracia y la legalidad.  La crisis institucional del país es notable. La penetración de actores ilegales y de viejos señores de la guerra en el Estado es muy grande. Ahí está la parapolítica, farcpolítica o narcopolítica. El encarcelamiento de numerosos congresistas. Como también el enfrentamiento de Uribe con las instituciones del poder judicial, por lo que ha planteado el referendo para continuar en el poder.

Poco ha en un viaje reciente a ese país bellísimo, un colombiano dolorido me decía que sin guerra, narcotráfico, FARC, paramilitarismo, corrupción política, su país sería un auténtico paraíso. Y corroboro sus palabras.

 

 

 

 

 

05/07/2008 01:17 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


LA CUMBRE DEL G-8: MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

 

 

Acaba de celebrase en Hokkaido, Japón, la cumbre de los  países del G-8, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia, Japón y Rusia. Han participado también, además de Barroso, el conocido Grupo de los Cinco, los llamados países emergentes, (Brasil, México, Sudáfrica, India y China), más Australia, Corea del Sur e Indonesia; y países africanos importantes como, Nigeria Suráfrica, Ghana, Tanzania, Etiopía, Senegal y Argelia.

La primera reunión de este tipo se celebró en Rambouillet (Francia) en 1975, por iniciativa del entonces presidente francés Valéry Giscard d'Estaing. Seis países (Alemania, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) participaron en ella, antes de que Canadá se uniera al grupo en 1976 (G7).En 1998 Rusia participó por primera vez en la cumbre y el grupo pasó a ser el G8.

El objetivo de esta reunión era el de debatir e intentar buscar soluciones sobre los problemas más acuciantes, que aquejan al mundo global de hoy.

La situación económica, de tanta gravedad como la de los años 70 del siglo pasado, propiciada por la crisis hipotecaria e inmobiliaria de los Estados Unidos del verano pasado, y que ha desembocado en la subida de las materias primas y del petróleo. El precio de  este en un año ha aumentado más del 100%, mientras que alimentos básicos como el trigo, el maíz y el arroz han subido 55, 70 y 160%, respectivamente, causando revueltas populares y agudizando la pobreza en decenas de países.

El problema medioambiental cada vez más grave, tal como estamos constatando continuamente por los numerosos desastres naturales, con inmensas pérdidas humanas y materiales, como consecuencia del cambio climático.

La utopía de alcanzar los llamados "objetivos del milenio": la drástica reducción de la pobreza y el hambre, la disminución de la tasa de mortalidad infantil y la de las muertes causadas por el sida, la malaria y otras enfermedades; y la educación primaria para todos. Como consecuencia  del alza de los precios del petróleo y los alimentos estos objetivos no sólo no se van a alcanzar, sino que se agravan al dispararse los índices de pobreza en al menos una treintena de países africanos. En ese desgraciado continente cada día mueren 6.000 personas de VIH-Sida, 7.000 de malaria y entre 2.000 y 3.000 de tuberculosis ha llegado a niveles inadmisibles.

Los líderes de los siete países más industrializados y Rusia acordaron en Japón impulsar una reducción a la mitad de las emisiones de CO2 para 2050, anuncio que fue acogido con entusiasmo, sobre todo porque representa un cambio de actitud en la Administración de Estados Unidos, que abandona así su resistencia a que se fije un objetivo a largo plazo para la protección del clima. Sin embargo, a sólo seis meses de agotar su mandato, este cambio de rumbo de Washington deberá hacerse firme en la Cumbre del Clima de Copenhague en 2009 para comprobar si se traduce en metas concretas para su país y objetivos más ambiciosos a escala global. Lo acordado también esconde una trampa: el recorte no se hace sobre lo emitido en 1990, sino sobre los niveles actuales. José Antonio Hernández de Toro, portavoz de Intermón Oxfam para cambio climático, dijo que "a esta velocidad, hacia 2050 la tierra se habrá achicharrado y nadie recordará quienes fueron los líderes del G8.

La agenda de esta cumbre del G8 contemplaba, además, el abordaje de la crisis alimentaria mundial como uno de los factores perjudiciales para la salud global. Sin embargo, los mandatarios han sido incapaces de consensuar un plan de acción contundente y simplemente llamaron a los países con suficientes stocks de alimentos a liberar algunas de sus reservas para ayudar a otros en dificultades para enfrentar los altos precios, e indicaron que es “imperativo” levantar las restricciones a las exportaciones alimenticias. Por cierto, que los jefes de Estado y de Gobierno del G-8 no se privaron de nada en la cena que, junto a sus cónyuges, celebraron en la noche del lunes en el hotel Windsor de la isla de Hokkaido. Sus anfitriones japoneses, aún menos, y por eso reclutaron a 25 chefs para ofrecer manjares dignos de los paladares más exquisitos, precisamente en la cumbre que debía dar una respuesta a la crisis de los alimentos que aqueja a los países más pobres del planeta.

En cuanto al petróleo los líderes del G8 llamaron a los países productores de crudo a aumentar sus capacidades de producción y refinación así como a expandir las inversiones en la exploración para ayudar a enfriar los precios récord del crudo.

También han tenido tiempo para abordar el estado de los sistemas sanitarios del mundo. Sus conclusiones han tomado forma de documento en el que plasman los pasos que han de tomarse para garantizar la consecución de los Objetivos del Milenio marcados por la Organización Mundial de la Salud para 2010. No obstante, han considerado que la efectividad de las acciones sólo puede garantizarse si se amplía la perspectiva más allá de 2015 y si se incrementan los esfuerzos en prevención e investigación para identificar las raíces del problema. Es igualmente necesario, según se ha concluido, fortalecer la capacidad de los países desarrollados para dirigir la investigación biomédica hacia la promoción y desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico, vacunas y fármacos, así como indicadores y métodos de evaluación.
Si la reunión de 2000 centró sus esfuerzos en las enfermedades infecciosas, en esta ocasión la tuberculosis, la malaria y el tratamiento del sida han sido considerados los mayores retos de los miembros del G8, preocupados por el desigual acceso a los tratamientos antiretrovirales, principalmente en los países del Tercer Mundo.

También hablaron de otros temas. Sobre Zimbabwe los líderes del G8 expresaron su “seria preocupación” por la reelección del presidente Robert Mugabe el mes pasado, marcada por la violencia. Advirtieron sobre más acciones, incluidas medidas financieras contra quienes estuvieron detrás de la violencia, y recomendaron a la ONU designar un enviado especial para el país. Urgieron a Irán a poner fin a sus actividades de enriquecimiento de uranio, de acuerdo a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y llamaron a Teherán a responder positivamente a la mediación internacional.

Tengo la impresión de que ha sido una reunión cara la galería, como si hubiera que cubrir un expediente. Buenas palabras pero pocas medidas concretas Por una parte  los dirigentes del G8, todavía no  están suficientemente sensibilizados por este conjunto de problemas, que los ven como una realidad muy lejana. Por otra parte, los líderes aquí llegados; unos, son muy impopulares en sus países y en sus propios partidos; otros, están a punto de acabar su mandato; por lo que no quieren ni pueden asumir compromisos. El caso de los Estados Unidos es paradigmático. 

Igualmente se debería cambiar la composición y estructura de funcionamiento de este organismo. Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Resulta inexplicable que si se va a hablar sobre los precios del petróleo, la ausencia de Arabia Saudita. El G-8 necesita una reforma importante para adecuarse a un mundo diferente al de 1975.

 

 

11/07/2008 18:09 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un nuevo holocausto

                       

 

 

Cuando llegan estas fechas veraniegas, llenas de fiesta y jolgorio por doquier, reaparecen las noticias de las llegadas masivas de inmigrantes a las costas andaluzas o canarias desde el continente africano. Los cayucos y pateras forman parte de nuestro panorama informativo. Nos hemos acostumbrado a ellas. Nos faltaría algo en los telediarios si no pudiéramos contemplar esas imágenes de hombres, mujeres y niños subsaharianos famélicos, que a duras penas llegan a nuestras costas, dejando atrás un rastro de muerte y desesperación. Un verano tras otro, más de lo mismo.

  Por ende, son frecuentes noticias como estas: "¿Dónde está mi hijo?". Ése era el grito desgarrador de una de las madres que sobrevivieron a la travesía, en la que 15 personas perdieron la vida intentando llegar a las costas almerienses. Otras, totalmente desfallecidas no podían articular palabra y, apenas tenían fuerzas para preguntar por el destino de sus niños. El balance de este último zarpazo de la inmigración irregular es desolador: 15 personas muertas, de las que nueve son niños; cuatro heridos graves y una mujer embarazada, que ha perdido a su bebé. Sólo un bebe de esa patera logró sobrevivir. Una criatura de un año de vida, con unos ojazos, cuya foto dio la vuelta al mundo. Por ende, noticias como éstas son comunes.

 Otra noticia: Ayer, cuatro muertos más llegaron a España a bordo de una barcaza con otras 55 personas y hoy han fallecido dos más, con lo que ya son seis los muertos de la última travesía. Los inmigrantes llegaron a Puerto Santiago, en el municipio gomero de Alajeró. Once de los supervivientes se encontraban «en muy mal estado», de los que dos han muerto, según aseguraron fuentes de la Delegación del Gobierno en las Islas. Y no se sabe cuántos quedaron por el camino. 

La muerte de seis de los once inmigrantes que llegaron el pasado viernes en una patera a la isla de La Gomera ha elevado al menos a treinta y cinco el número de fallecidos en los últimos cinco días en su intento de alcanzar las costas españolas, un balance de los más trágicos que se han contabilizado. En total, desde el pasado lunes, 292 inmigrantes han llegado a las costas españolas en diferentes pateras, 124 de ellos a Canarias y 168 a Andalucía, según el cómputo de informaciones recogidas por EFE. En estas cifras se incluyen los fallecidos cuyos cuerpos han podido ser recuperados (7), pero no los inmigrantes de cuya muerte sólo se tiene constancia por el testimonio de los que han podido sobrevivir.

 

Hace 20 años fue el inicio de esta aventura inmigratoria en pateras de Tánger a Tarifa, unos 14 kilómetros en la parte más angosta del Estrecho. Después, al incrementarse la vigilancia, se vieron obligados a ampliar el recorrido hasta Barbate o Rota, ya en lanchas neumáticas. Luego llegó el saltar las vallas de Ceuta y Melilla. Al siguiente año, dado que las vallas fueron alargadas hasta 6 metros de altura, abrieron la ruta de los cayucos a Canarias. Ahora lo intentan de todas las maneras posibles: pateras, salto de las vallas, cayucos… La desesperación es tanta, lo que dejan atrás es tan poco, que les da lo mismo por muchos riesgos que tengan que asumir. Nada les detiene, porque no sólo es el hambre el que les empuja, sino un sueño, que termina muchas veces en un drama humano.

 

Los que huyen de este rico pero empobrecido continente, unos intentan llegar a través del Atlántico a las costas canarias, atravesando varios miles de kilómetros, en un océano tempestuoso, siendo plenamente conscientes de que las posibilidades de llegar con vida son escasas.

Otros, los que lo intentan por el Mediterráneo, han tenido que llevar a cabo la travesía del Sahara(donde han perecido bastantes), y cuando llegan a Marruecos, muchos tras ser  arrestados por los policías, son conducidos en autobuses, muchas veces esposados y sin agua, permanecen retenidos en células de expulsión hasta la noche, y luego son abandonados en zona desértica, hambrientos y desorientados, y finalmente  se ven expuestos al fuego cruzado de militares marroquíes y argelinos, ambos disparando al aire para intimidar e impedir que se adentren en su territorio. Los que sobreviven para emprender el viaje a las costas almerienses, deben ponerse en contacto con horrendas mafias, que les cobran 1.200 euros de peaje; o intentan la aventura al aprovecharse de la distracción de unos policías durante la tanda de penaltis de un partido de fútbol de la Eurocopa, para atravesar la frontera de Melilla en masa.

 A los pocos tras superar tantas penalidades que llegan a nuestra querida España, los recibimos con los brazos abiertos, ya que recordamos el que también nosotros hemos sido emigrantes en otras épocas.

Todos estos africanos son seres humanos, hombres y mujeres como nosotros, que lo único a lo que aspiran es a dar una vida mejor para ellos y sus hijos. Ni más ni menos. Mas los  gambianos, guineanos, cameruneses, nigerianos… pagan un alto precio para llegar al Dorado. Nunca llegaremos a conocer los miles de víctimas humanas que se están quedando en las aguas del Atlántico y del Mediterráneo.  Todos ellos se están convirtiendo en las víctimas de un nuevo Holocausto que no tiene aún responsables directos, aunque sí tiene cómplices y encubridores y beneficiarios. Y cuando alguien se ahoga en el mar, o se muere de hambre, o lo arrojan por la borda, procuramos olvidarnos enseguida, y pasar página. Nosotros a lo nuestro. A comprarnos el bañador de marca, a tomar una caña en el chiringuito de la playa.,  a comer paellas en los chiringuitos, a tomar helados en las terrazas de los paseos marítimos o a viajar a Praga o Viena. Es el verano.

 

 

13/07/2008 20:00 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Nunca faltan los cenizos en esta tierra nuestra

 

 

                                  

 

Todos los acontecimientos, del antes, del durante y del después, relacionados con la Expo 2008, me han interesado e interesan sobremanera. Por los medios de comunicación he tratado de estar al día, aunque también he recabado información de algunas personas que han tenido un gran protagonismo en el origen de este evento, probablemente el más importante para la ciudad de Zaragoza de 100 años acá, por lo que lo es también para el resto de Aragón.

 

Para que el día 16 de diciembre de 2004 Zaragoza fuera proclamada por el Bureau International des Expositions sede oficial para la Expo 2008, superando a las candidaturas de Trieste y Tesalónica, tuvieron que trabajar mucho y bien todo un conjunto de personas, preparando un proyecto con un tema de candente actualidad “El agua, y desarrollo sostenible”, saberlo vender y convencer a muchos países para conseguir sus votos. Todo ese trabajo sordo y encomiable tarde o temprano tendrá que ser reconocido.

 

Si la proclamación era compleja, no lo era menos el preparar todo, para que se pudiera producir la inauguración el 14 de junio del año actual. Y ahí está.

 

 

He retrasado la visita al recinto de la Expo aproximadamente un mes. Finalmente tomé la decisión de ir. Y me quedé profundamente impresionado. Ver todo el conjunto ingente de edificios, algunos de ellos referentes de la arquitectura mundial del momento, que va a quedar para el disfrute diario de los zaragozanos, me produjo un goce profundo. No sé por  cuál inclinarme. Sin pretender ser exhaustivo no me resisto a mencionar algunos de ellos: el Palacio de Congresos, el Pabellón-Puente, la Torre del Agua, el Pabellón de Aragón y el de España, el Acuarium…

 

 

Y qué decir de la presencia de más de 100 países, que se han esmerado en traer lo mejor que tienen para exponerlo en sus recintos, y que va a suponer la llegada de todo un conjunto de autoridades, Jefes de Estado y Primeros Ministros, como nunca ha ocurrido en la historia de Zaragoza. Así como también de las diferentes Comunidades Autónomas. Y del mundo empresarial.  

 

Los espectáculos teatrales y musicales que se están sucediendo ininterrumpidamente. El incremento de las Exposiciones.  Todo ello está suponiendo la llegada  de millones de personas a nuestra ciudad. De momento el domingo, día 13 de junio, se habían producido ya 1.340. 759 visitas.

 

Los beneficios económicos serán difíciles de valorar, con el subsiguiente incremento de la actividad turística, de la que se beneficiará el sector  servicios: hoteles, restaurantes, transportes..

 

De ser una ciudad conocida en el ámbito nacional, va a pasar a serlo a nivel internacional. En definitiva, Zaragoza ha sido situada en el mapa mundial

 

 

Por si lo todo ya mencionado no fuera bastante, además se han llevado a cabo todo un conjunto de mejoras incuestionables, que van a quedar para siempre: riberas de los ríos, infraestructuras viarias, parques temáticos..

 

 

Todo lo dicho es tan contundente, que cuestionarlo no puede ser producto más que de una obsesiva ceguera, o de motivaciones difíciles de justificar. Lo conseguido es tan manifiesto, como el agua clara. No obstante, en esta tierra nuestra ha existido, existe y existirá un colectivo, que yo llamaría los “cenizos”, que todo lo quieren oscurecer, y que son como el perro del hortelano que ni comen ni dejan. La actuación seguida por todo este colectivo ha sido más o menos la siguiente. Antes de la proclamación alegaban que no se iba a conseguir. Ya declarada como sede, unos decían que era una tontería y que iba a ser un gasto inmenso, otros que no se llegaría a tiempo. Al producirse la inauguración, sólo se preocupan en que si está suelta una baldosa, o que existen muchas colas en determinados pabellones. Que las haya, es señal inequívoca de que está resultando un éxito. Mas no acaban aquí sus desinteresados lamentos, ahora se quejan de que tendremos que asumir una deuda inmensa. Esta labor de los cenizos ha sido propiciada y orquestada por el periódico decano de la prensa aragonesa. Resulta muy difícil de entender la animadversión de este medio de  comunicación hacia la máxima autoridad municipal. Ha sido y es una auténtica persecución. Por ello, cualquier día si lo hojeamos podemos ver el tono. Como muestras sirvan estos ejemplos cogidos al azar: El Parque del Agua continúa sin acabarse un mes después de abrir. Pese al éxito de público, la zona verde sigue en obras en varios puntos. Las playas fluviales y el golf funcionan a medio gas y el spa, el apartahotel y el parque infantil ni siquiera se han estrenado. Unos días antes, el titular era el siguiente: La Expo no ofrece actividades específicas para los pases nocturnos. Los menores se encuentran cuando llegan al recinto, a las 20.00 con el Balcón de los Niños y los talleres de las plazas temáticas cerrados. El campo de golf abre en precario por la carencia de accesos e instalaciones. Hasta que la Expo cierre en septiembre solo se puede llegar a pie. Dos casetas de obra sirven de vestuarios y aseos provisionales mientras sigue cerrado el club. Realmente es desquiciante esta actitud.

 

Afortunadamente para la gran mayoría de la población aragonesa, ya ha pasado el “Miércoles de Ceniza”. Y querría acabar estas líneas deslavazadas y escritas aprisa y corriendo con la siguiente reflexión. La misma diligencia que mostramos los españoles para criticar a la clase política, cuando se producen casos de corrupción, la misma deberíamos mostrar para reconocer a la clase política, con la ayuda imprescindible de los técnicos, cuando ha sido capaz de idear y ejecutar un proyecto como la Expo. Hoy, quizás, no seamos conscientes los zaragozanos y aragoneses para darnos cuenta de todo lo que está pasando en la ciudad del Ebro. Para valorar adecuadamente los acontecimientos históricos  hace falta una perspectiva, que hoy todavía no la tenemos. Mas, a pesar de ello, yo me tomo la licencia de afirmar que dentro de unos años, determinados personajes, como: Juan Alberto Belloch, Roque Gistau, Fernando Gimeno, Francisco Pellicer…. serán reconocidos como lo fueron en su día los Basilio Paraíso o Florencio Jardiel, entre otros.

 

 

15/07/2008 15:44 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Algunas reflexiones sobre la crisis

 

           

 

 

Desde el inicio de esta legislatura la palabra más usada a nivel político ha sido la de “Crisis”. Los analistas políticos han consumido buena parte de sus energías en criticar al Presidente del Gobierno, acusándole de no atreverse a usar la susodicha palabra. Los ataques que Zapatero ha soportado al respecto han sido furibundos. Que si ocultó la crisis, incluso con pactos soterrados con algunas grandes constructoras, para que no aflorase en la campaña electoral. Que se ha servido de determinadas palabras  como “desaceleración” o “situación compleja” en lugar de crisis. Ya está aquí la crisis esperada y además Zapatero ya usa la deseada palabra sin remilgos. Tengo la impresión de que desde determinados y desinteresados medios de comunicación el advenimiento de la crisis la esperaban como agua de mayo.

 

Ahora los dardos van, no tienen otra opción, en otra dirección. Algunos llegan al extremo de  responsabilizar a Zapatero de la crisis. Oyendo a algunos da la impresión de que la crisis la ha traído bajo el brazo Zapatero, cual si estuviera dotado de un poder taumatúrgico. Crisis económicas las ha habido siempre en el sistema capitalista, en el que es fácil observar la existencia de períodos en los que los negocios marchan a satisfacción de todos y se ofrecen empleos nuevos, contrapuestos a otros en los que muchas empresas sufren pérdidas y se ven obligadas a cerrar o a reducir su plantilla. Si utilizásemos como indicador la tasa de crecimiento del producto nacional, por ejemplo, podríamos observar períodos de algunos años en los que esa tasa es positiva y superior, digamos, al 3%, seguidos por otros en los que la tasa de crecimiento es más baja e incluso llega a ser negativa. Se suelen distinguir en cada ciclo cuatro fases, expansión, cima, recesión y fondo. Por ende, entraba en la lógica del sistema económico vigente que pudiera llegar una recesión. Zapatero no ha inventado nada. Lo que puede resultar novedoso es  como acaba de señalar hace unos días el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, que la actual es “la crisis más compleja que nunca hemos vivido”.

 

 

Para entender lo que está ocurriendo, no viene mal  el hacer un poco de historia, tal como lo acaba de escribir Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros: El origen del final del ciclo expansivo se engendró en parte dentro de nuestras fronteras. Desde hace 4 0 5 años se dieron unos tipos de interés reales negativos, una rápida revalorización de los activos financieros e inmobiliarios y  una política fiscal magnánima, por lo que el consumo y la inversión se dispararon muy por encima de las rentas generadas, dando lugar a un enorme déficit frente al resto del mundo y a una sobreproducción de viviendas, que sobrepasaba los límites de lo razonable.

 En este contexto, para cualquier gobierno era muy complicado introducir algún tipo de trabas para frenar la locomotora de la construcción, que estaba produciendo crecimiento económico, generación de empleo, e incremento de cotizaciones a la Seguridad Social.  De haberlo hecho hubiera sido acusado de intervencionismo trasnochado. Al mercado no se le podía poner traba alguna. Además  muchos hemos participado en la creación de esta burbuja inmobiliaria: constructoras, inmobiliarias, entidades financieras, gobierno y particulares. Se extendió por doquier en buena parte de la  población española la cultura del enriquecimiento fácil a través del ladrillo. Llegó a calar de tal manera, que aquel que no lo hiciera era calificado como bobo. Este era el país de Jauja. Aquí todos teníamos derecho a hacernos ricos sin trabajo alguno. Unos con la recalificación de los terrenos; otros, comprando viviendas en construcción para venderlas pocos meses después con extraordinarias ganancias Tampoco debemos olvidar los casos de corrupción de algunos políticos, que a pesar de estar incursos en ella, luego fueron refrendados en las urnas por el electorado, lo que merecería un estudio a parte. El pueblo español de 1936, estaría menos preparado que el de 2007, pero tenía un sentido de la ética muy claro. Alejando Lerroux, incurso por la corrupción del estraperlo, en las elecciones de 1936 que dieron el triunfo al Frente Popular, fue barrido del panorama político, tal como escribió recientemente en un artículo el historiador Julián Casanova. Circunstancia que nos debería servir de reflexión a muchos españoles.  

  Además se ha producido un efecto colateral, tal como han señalado recientemente Mariano Guindal y Mar Díaz-Varela. La disponibilidad del dinero fácil y barato incitó a que algunos dirigentes de las constructoras se endeudaran, tratando de diversificar su negocio, ante el temor del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Por ello, Sacyr Vallehermoso compró el 20% de Repsol y Acciona el 25% de Endesa. ACS entró en Fenosa y posteriormente en su rival Iberdrola. En esta jugada tuvo mucho que ver el equipo del Banco Santander. El banco financiaba la inversión, como aval era suficiente  con las acciones adquiridas y los intereses del crédito se pagaban con los dividendos que repartieran las energéticas. Lo que no estaba previsto en el guión  era que si las acciones bajaban del precio pactado habría que provisionar las minusvalías y en la mayor parte de los casos se ponían como aval las propias acciones de las constructoras. Durante los dos o tres primeros años todo funcionó como una máquina perfecta. Algunos de estos dirigentes de las constructoras se convirtieron en paradigma del espíritu emprendedor, fueron jaleados por los medios de comunicación, por lo que tuvieron vía libre a presidir algunos clubes de 1º División.

Mas, todo se fue al traste por las hipotecas-basura, las subprime, por cierto estos activos financieros se crearon en los Estados Unidos, y que fueron el desencadenante de la crisis financiera internacional. No viene mal extenderse en este tema. La ingeniería financiera ha proporcionado una década dorada imaginando nuevas formas de endosar y comercializar el riesgo de las hipotecas de alto riesgo (subprime), para distribuirlo mediante los CDO (collateralized debt obligation) entre un mayor número de inversores, algunos especializados y otros incautos. Un crédito hipotecario «subprime» o de alto riesgo, se podría decir que son aquellos que se conceden a una persona sin pedirle garantías ni avales, es decir, sin cumplir los estándares mínimos de calidad crediticia. El prestatario tiene unas condiciones fuera de lo que una entidad bancaria normal aceptaría, ya sea porque no tiene una estabilidad laboral o porque cuentan con unos ingresos mínimos sin poseer siquiera una nómina. Además cuentan con una tasa de interés más alta de la habitual ofrecida por el banco o entidad financiera y un límite más bajo de préstamo. Los CDO han sido el último ejemplo de innovación financiera, aplaudida en su día, como paradigma del ingenio moderno del sistema bancario, pero que al final se ha convertido en una mercancía averiada, podrida y que ha contaminado todo el mercado financiero. El negocio de los CDO era el siguiente. La clave estaba en convertir esa deuda mala (subprime) en un nuevo producto financiero bien presentado y en ocasiones mezclado con otro tipo de deuda de mayor calidad. Fue así como surgieron los CDO. Del resto se hacían cargo las agencias de  calificación de deuda, que asignaron ratings razonables y hedge funds (inversores y bancos) los han comprado con entusiasmo. El experto de la agencia de calificación de riesgos Fitch, Thomas von Luepke, explicó que todo se debió a problemas en "la calidad de la gestión del riesgo” y que "cuando estás acostumbrado a que haga sol cada día, empiezas a dejarte el paraguas en casa".   Así en USA se produjo una doble burbuja, la primera vinculada al mercado inmobiliario y la segunda al crédito. El sector de la vivienda creó una gran actividad económica y empleos en su entorno, y ahora se ha revertido el proceso. Los precios de la vivienda cayeron a un ritmo que no se veía desde los años de la Gran Depresión de 1929. Los datos hoy hablan por sí solos y la realidad desagradable ha asomado para muchas familias norteamericanas, que aprovecharon los bajos tipos de interés para intentar comprar una casa. Hoy no se sabe cuántos norteamericanos propietarios han perdido sus casas, al no poder soportar las nuevas condiciones impuestas por los bancos. Bastantes las han vendido y con el producto de la venta, se pagan el alquiler.  La explosión de la primera burbuja inmobiliaria se unió a la del crédito por lo que quedaron también atrapados los grandes bancos extranjeros, atraídos en años pasados por los productos financieros estadounidenses. El fuerte impacto de la crisis en los mercados financieros alemanes, se debió, según algunos analistas, a que los bancos se vieron obligados a invertir en negocios arriesgados, dada la baja rentabilidad de sus operaciones en el país. Entre las entidades alemanas afectadas por la crisis están el banco alemán IKB y el Commerzbank. Ello explica que la crisis en EE UU haya salpicado a Europa y Asia. Para evitar la lógica crisis de liquidez de muchas entidades financieras, han tenido que intervenir coordinadamente los Bancos Centrales de las principales economías industriales (Unión Europea, Estados Unidos, Japón, y Australia), en un hecho sin precedentes desde la caída de las Torres. Esta crisis, comparable a la asiática de hace una década, es un ejemplo contundente de la doctrina neoliberal, que supone el fundamentalismo del mercado libre antes que el idealismo democrático, y que es ahora la fuerza conductora de la política y la economía en la mayor parte del mundo, y que su ideología de mercado está conducida no sólo por los beneficios, sino que además es acompañada por la extraordinaria habilidad de reproducirse con tal éxito que, parafraseando a Fred Jameson, es más fácil imaginar el fin del mundo que del capitalismo neoliberal. Los defensores acérrimos del neoliberalismo, como el gran Von Hayek(1899-1992), que en su libro Camino de servidumbre(1944), no tuvo empacho alguno en decir esto: Es la sumisión del hombre a las fuerzas impersonales del mercado lo que en el pasado hizo posible el desarrollo  de una civilización, que sin ello no hubiera podido desarrollarse; es por medio de esta sumisión que participamos cotidianamente en la construcción de algo más grande de lo que podemos llegar a comprender plenamente., son los que  reclaman ahora el intervencionismo de los Bancos Centrales. Toda una paradoja.

 

Como consecuencia de la crisis de las subprime es que el dinero se retiró y el dinero fácil ha desaparecido para siempre. Esto significa que el precio del dinero se ha disparado. A la crisis financiera que ha llegado a España hay que sumar el fuerte aumento del precio energético y el crac inmobiliario, lo que ha provocado el derrumbe de la bolsa. Las energéticas españolas han acumulado pérdidas en lo que va de año del 25% y las constructoras, de más del 30%. Los constructores, además, cometieron un error de manual. Todos se financiaron a corto, que era más barato que a largo plazo. El resultado es que antes de fin de año vence un tercio de la deuda asumida. Si no hubiera habido restricciones crediticias, la renovación habría sido automática. Pero las cosas han cambiado y bancos y cajas quieren cobrar porque necesitan liquidez para hacer frente al vencimiento de su propia deuda. No hay dinero para refinanciarse y cuando lo encuentran es muy caro. Las seis grandes que cotizan ACS, FCC, Acciona, Ferrovial, Sacyr y OHL acumulan una deuda de 94.821 millones (datos al cierre del primer trimestre), lo que significa tres veces más de lo que valen en bolsa, que en conjunto sube a 35.000 millones, según los precios de cierre del viernes. Su patrimonio neto se limita a 27.000 millones.

 Siguiendo ahora a Angel Laborda: El pinchazo de la burbuja inmobiliaria inevitable hacía presumir que llegaría un ajuste, muy parecido a un aterrizaje suave, dado que estábamos protegidos por el paraguas de euro, una diferencia esencial con 1992-93. Pero las cosas se complicaron enormemente al desencadenarse las crisis financiera y de las materias primas, alimentos y petróleo incluidos. La primera ha tocado seriamente al sistema bancario, reduciendo la financiación a familias y empresas. Éstas, durante un cierto tiempo, pueden aguantar a base de los recursos generados por las mismas, pero la crisis está durando demasiado. Ante la falta de financiación, el consumo de bienes duraderos y la inversión se están viniendo abajo y muchas empresas empiezan a suspender pagos. El problema es que la crisis financiera parece que va para largo. Por si fuera poco, otro shock ha venido a reducir la capacidad de gasto de las familias y empresas: la inflación provocada por la escalada de precios de las materias primas. Como conclusión de todo lo expuesto parece que nos estamos  metiendo en una recesión intensa, cuya salida está muy complicada.

Esto es a grandes rasgos lo que ha ocurrido. Como acabamos de mostrar las causas del desencadenamiento de esta crisis son en buena parte exógenas. ¿Hay alguien que sepa tratar una crisis que no ha creado, que no es interna y que es universal? Nadie. Un Gobierno puede tomar algunas medidas, aunque debe tener muy claro que el mal es más profundo, y que sólo pueden ser de acompañamiento. Puede intentar parchear, pero es que hay muy poco margen para el parcheo. Cierto que comenzamos la crisis en buen momento, pues la economía era fuerte, pero ya no lo es, y lo será menos, según los datos recientes.

 Se le ha acusado también al Gobierno de indolencia y pasividad al no tomar medidas ante el desarrollo de la crisis. Se podrá estar en desacuerdo en cuanto a su efectividad, pero haberlas las ha habido. Con rapidez se tomaron una batería de decisiones por parte del Gobierno en un intento de controlar la crisis. Por lo que parece no han surtido efecto. Puede que el Gobierno no fuera consciente de la hondura y calado de la crisis. Ni la devolución de los 400 euros del Impuesto sobre la Renta en un intento de insuflar más liquidez al mercado, ni la supresión del impuesto sobre el patrimonio, ni la congelación de los sueldos de los altos cargos, ni la habilitación de créditos hasta 40.000 millones de euros, del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las pequeñas y medianas empresas, ni el recorte en la oferta de empleo público en un 70%, ni la adaptación de la formación profesional al mercado laboral, ni el fomento de la obra pública y la rehabilitación de viviendas o la privatización de los aeropuertos gestionados por AENA han sido percibidas por la opinión pública como suficientes cuando quiebran inmobiliarias como Martinsa Fadesa o cuando el Fondo Monetario Internacional hace los peores pronósticos para la economía española, la que corre más peligro de todas las de la zona euro.

 Ahora el Gobierno tampoco escurre el bulto ni esconde la gravedad de la situación. Tras la reciente reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE se ha constatado que por primera vez en tres años, el Estado ha registrado déficit presupuestario. Hasta junio, el Estado necesitó 4.683 millones de euros para financiar sus actuaciones, lo que supone el 0,42% del PIB. Según el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, es "posible y probable que el ejercicio arroje un déficit de décimas sobre el PIB para la administración central".Hasta ahora, la previsión de Gobierno era de un superávit del 0,3% del PIB para la administración central. A finales de este mes, Economía revisará sus previsiones de crecimiento y de cierre presupuestario para el ejercicio. La reducción en los ingresos por IVA y el Impuesto sobre Sociedades son los principales causantes de la merma de ingresos y, en consecuencia, del déficit presupuestario.

 Además, como acaba de informar el Gobierno, después de la reunión de Zapatero  con el líder del PP, Mariano Rajoy, el jefe del Ejecutivo recibirá próximamente a los portavoces de CiU, PNV, IU-ERC-ICV y a los de los partidos que integran el grupo mixto: el BNG, Coalición Canaria, Nafarroa Bai y Unión, Progreso y Democracia. Entre otros asuntos, Zapatero tiene intención de abordar la situación económica. Parece clara por todos estos movimientos que la crisis es de enjundia.

Hay que seguir tomando medidas. Así lo acaba de afirmar Zapatero en el acto celebrado para recordar los 100 primeros días de legislatura. Ha dicho que no se van a producir recortes sociales.  Además,  ha cifrado en "60.000 millones" el dinero que el Gobierno "movilizará entre 2008 y 2010, y las medidas de apoyo a las familias se sitúan en los 10.000 millones". A continuación ha dicho que "algunas de esas medidas ya han entrado en vigor".Ha criticado la "reducción del gasto público propuesta" por el presidente del PP, Mariano Rajoy. De los dos Gobiernos del PP ha recordado sus "decretazos y el recorte de prestaciones sociales". "Ya sabemos contra quienes chocan sus planes, contra los que menos tienen”.  Lo que ha dicho  me parece realmente importante, en plena coherencia con un gobierno de izquierdas. Es decir, que hay que volcarse con todos sus recursos en los más necesitados. No en flexibilizaciones o recortes como pide la derecha. La diferencia parece clara.  

 

Entiendo que todos los acontecimientos descritos en las líneas precedentes, son un claro ejemplo de cómo la política está subordinada a la economía. Lo que significa que el designio de millones de hombres lo ha decidido una reducida elite financiera, que sólo se mueve por intereses estrictamente económicos. Mas la economía debería estar al servicio del ser humano, no a la inversa.

 

 

 

 

 

 

23/07/2008 14:49 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El problema de la sobrecualificación laboral

 

 

 

 

 

 

 

Se está produciendo en el mundo laboral español el fenómeno de la sobrecualificación considerada como la posesión de un trabajo que requiere llevar a cabo unas tareas que están por debajo del nivel de formación., lo que no deja de ser preocupante y que demuestra una descoordinación entre las instituciones expendedoras de formación y las demandas de la sociedad. Se está produciendo unos claros desajustes entre los empleos desempeñados y las cualificaciones  requeridas. Se habla de desajuste subjetivo, basado en la percepción de la propia persona sobre la relación que existe entre su nivel de formación y las tareas que desarrolla en su trabajo. Asimismo, existe el desajuste objetivo que muestra la diferencia que hay entre los años de formación y aquéllos que se considerarían adecuados para un determinado puesto. El desajuste objetivo se clasifica desde la infracualificación fuerte, en las que los años de formación requeridos supera en más de cinco años a los que se posee, a la sobrecualificación extrema, cuando la brecha entre formación y requisitos del puesto superan los doce años de formación.

 

Conocemos en nuestra realidad cotidiana que muchas personas están ocupando trabajos por debajo de su nivel de formación. Licenciados en Historia del Arte o en Lengua Castellana de comerciales, conductores de autobuses, o peones reponedores en unos Grandes Almacenes. Licenciadas en Derecho, con algún máster, y hablando inglés, de cajeras, cuidadoras de niños, camareras, “abrepuertas”o “traecafés.” Economistas con brillantes expedientes académicos, que trabajan de conserjes, contables o administrativos. Además con unos sueldos que no llegan en bastantes ocasiones a los 1.000 euros. Podríamos seguir poniendo más y más ejemplos.

 

Hay determinados colectivos que se ven más afectados por esta situación claramente injusta y que supone un desaprovechamiento de capital humano. Entre las mujeres, según la Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo realizada por el propio Ministerio, el 21% tienen un trabajo por debajo de su nivel de cualificación, en los hombres es el 14%. Las causas pueden ser diversas: la mejor formación de las mujeres, ya que detentan ya el 60% de los títulos universitarios; y el predominio femenino en sectores de baja cualificación, como el servicio doméstico. Entre los jóvenes, según un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y Bancaja, uno de cada tres está desempeñando un empleo por debajo de su cualificación, y el porcentaje llega hasta el 42% en el primer trabajo; lo que podría deberse a que muchos jóvenes compaginan estudios con trabajo a tiempo parcial o de verano. Entre los inmigrantes, según un informe de la OCDE, que trabajan en España el 42,9% ocupan puestos de trabajo con un nivel de cualificación inferior a su formación; en muchos países de Europa el porcentaje está entre el 20% y 25%. De hecho, el nivel formativo medio de los inmigrantes de Europa del Este y Sudamérica supera en cuanto a nivel formativo al de los españoles.

 

Las causas de esta situación son diferentes. Una de ellas podría ser que los jóvenes del “baby boom” de los setenta y ochenta, son los jóvenes recién graduados que salen de la universidad y aún están en sus primeros empleos, donde el exceso de cualificación es más frecuente. Como también que los sectores más potentes de la economía española, la restauración, la construcción o el transporte, se sustentan con poco personal cualificado, mientras que en sectores más especializados existe muy poca oferta. Además está muy extendida en buena parte de la sociedad española la costumbre de la “titulitis”, ya que se ha vinculado el título universitario con mayor prestigio social y mayor remuneración, y no siempre es así, como estamos mostrando en estas líneas. La inadecuación de los estudios universitarios al mundo laboral. En muchas universidades se siguen ofertando cada vez más títulos, sabiendo que aquellos que los van a cursar, en un alto porcentaje no van a poder ejercerlos. Y si tenemos en cuenta que existen muchas necesidades en nuestra sociedad, como la financiación de la Ley de Dependencia, no me parece de recibo, y lo dice un Licenciado en Historia, que salgan a millares los titulados en Historia o Historia del Arte anualmente de nuestras universidades, sabiendo que muchos de ellos van a ir condenados al paro, y luego, si tienen que vender libros con suerte en la FNAC se quejen contra el sistema. Y todavía menos, el que determinados catedráticos de estas disciplinas ilusionen a los recién titulados con buenos expedientes académicos, a que se embarquen en la tarea de realizar una tesis doctoral, sobre “La vestimenta en la corte de Felipe IV”o sobre “Los procesos inquisitoriales de Villanueva de Arriba o de Abajo”, a la que van a dedicar varios años dejándose allí las cejas, para luego con ella bajo el brazo no encontrar trabajo. Poco ha, un exalumno mío, con 30 años y tesis en Historia de “Summa cum laude”, se me quejaba amargamente al verse en la puñetera calle, ya que le habían prometido que podría quedarse en la Universidad.

 

Lo más grave de todo es que se está desaprovechando por la sociedad española un enorme potencial de capital humano. Nunca como ahora ha habido una juventud más formada. Algunos de ellos, tienen 2 o 3 carreras, másters, hablan idiomas…. y tienen que verse en esta situación laboral de sobrecualificación, y que para poder alcanzar ese trabajo, han tenido que ocultar parte de su currículum. Algunos empresarios no quieren contratar para determinados trabajos, como cajeras o comerciales, a personas con muchas titulaciones universitarias, ya que creen que estarán desmotivadas y se marcharán cuando encuentren algo adecuado a su titulación.

 

Esta realidad reflejada de una manera escueta en los datos precedentes sirve para generar un alto y justificado grado de frustraciones. Para la mayoría de padres que se han sacrificado para que sus hijos puedan acceder a la Universidad, formarse y realizar estudios universitarios, e incluso todo tipo de másters y cursos de postgrado, y luego se preguntan si no sería mejor que hubiesen aprendido idiomas trabajando de camareros en el extranjero o hubiesen realizado una FP del tipo que fuese para acceder a los trabajos que se ofertan: técnicos de todo tipo, comerciales, mecánicos, fontaneros, camareros, informáticos, etc. Algo no funciona bien en este sistema, cuando muchas personas cualificadas, especialmente mujeres, jóvenes e inmigrantes sufren la "humillación laboral" o la "falta de trabajo", mientras otros no tienen inconveniente en embolsarse 3.000 euros mensuales haciendo de telefonista erótica o masajista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

27/07/2008 00:03 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 3 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris