Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2008.

Obama, más de lo mismo

 

 

 

Después de haber visitado Obama, el candidato demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos,  diferentes países en Oriente Medio como Afganistán e Irak, donde está empantanado el ejército norteamericano, llegó a Europa rodeado de pompa y boato, cual si fuera ya Presidente en su país, aunque falta mucha tela que cortar todavía. Su presencia en Alemania, Francia y Gran Bretaña ha servido para que esté cobrando cada vez más pujanza mediática en el viejo continente. Los diferentes medios de comunicación no han escatimado los elogios hacia Obama, y especialmente después de su discurso en Berlín, tratando de compararlo en cuanto a trascendencia al pronunciado por Kennedy en 1963, cuando dijo aquella frase histórica: Yo también soy berlinés. Conspicuos periodistas han señalado que la pretensión fundamental de este viaje ha sido la de recuperar el espacio diplomático y político internacional que han perdido los Estados Unidos, como consecuencia de la política errática de Bush. Es bastante probable que si las elecciones norteamericanas se dilucidasen en Europa, Obama ganaría a McCain por goleada. Mas, no es aquí donde se van a resolver. Son los estadounidenses los que con su voto van a decidir.

 

El todavía candidato abrió su discurso con una frase muy impactante: Vengo a Berlín, como muchos de mis compatriotas lo han hecho antes, no como candidato a presidente, sino como ciudadano, un orgulloso ciudadano estadounidense y un ciudadano más del mundo.” Realmente sus asesores de imagen anduvieron listos a la hora de prepararle estas palabras, que  hubieran sido difíciles de imaginar que pudieran salir de la boca de Bush.  

Desde la Columna de la Victoria, habló sobre la historia reciente de la ciudad, y utilizando como hilo conductor hechos históricos recurrentes como la caída del muro y la reunificación alemana, habló de temas de profundo calado como: la unidad entre Europa y EE UU, ecologismo, la lucha contra el terrorismo y la paz, de seguridad y prosperidad, de acabar con el hambre y devolver el futuro a nuestros hijos...Una parte muy importante fue su alusión a lo nefasto que resultan los muros: "No deben alzarse muros entre los viejos aliados a ambos lados del Atlántico. No deben alzarse muros entre los países que tienen y los que no tienen. No deben alzarse muros entre razas y tribus, entre nativos e inmigrantes, entre cristianos, musulmanes y judíos.” Se estaba refiriendo  al Muro de Berlín, el símbolo más prominente de la Guerra Fría, también conocido como el "muro de la vergüenza" porque durante 28 años mantuvo dividida a Alemania. Las palabras de Obama tenían la pretensión de ganar los corazones de los berlineses. Ignoro si cuando hablaba de derribar muros, estaba pensando también en el que divide a México y Estados Unidos. En contraste con lo que dijo en Berlín, Obama se ha manifestado —al igual que su rival, John McCain— en favor del reforzamiento del muro al sur de la frontera de EEUU, aduciendo que es indispensable para detener tanto a los inmigrantes indocumentados como a posibles terroristas. Ambos candidatos han hecho caso omiso de los numerosos efectos negativos del muro: desde los daños ambientales y los cientos de indocumentados muertos al intentar pasarlo, hasta las pérdidas millonarias que se generan por la lentitud en los cruces. Se niegan a reconocer, asimismo, la ineficacia de esa barrera, y deberían tener muy claro que  ningún muro podrá detener a unos inmigrantes desesperados y ansiosos de encontrar una vida mejor en este país, si aquí les ofrecen trabajo. Es también iluso pensar que el reforzamiento de una valla con México pueda impedir el paso de los terroristas. Éstos, como se ha visto hasta ahora, han llegado por avión y con visa a este país.

Tengo la impresión de que en el personaje de Obama hay mucho de fachada. Le están comparando con John F. Kennedy – ambos son creaciones, productos de los medios de comunicación, que saben vender muy bien aquello que les interesa. Venden candidatos como si fueran bienes de consumo.  El compararlo con Kennedy,  si no nos quedamos sólo en la superficie, en lugar de favorecerle debería perjudicarle profundamente, no, en vano fue él, el presidente que invadió Vietnam del Sur, el que lanzó un ataque terrorista en Cuba, así como el responsable del establecimiento de una dictadura neonazi en Brasil, aunque se produjera ya muerto, él puso las condiciones y que supondría una terrible época de represión en toda América Latina. Mas, Kennedy se convirtió en un mito intocable, y todavía más despues de su asesinato en Dallas.

Como acaba de señalar Noam Chomsky en una entrevista realizada por el catedrático Vicenc Navarro,  los asesores de Obama, los dirigentes de su campaña, han creado una imagen, que básicamente es una hoja en blanco. En sus discursos, todos ellos muy bonitos, suenan palabras como esperanza, cambio, unidad -slogans totalmente huecos pronunciados por una persona agradable, con buen aspecto y que comunica bién- los expertos en comunicación hablan de “retórica en alza”, y cada cual puede escribir lo que le parezca en esa hoja en blanco. Mucha gente está escribiendo sus deseos por un cambio de progreso. Mas en la campaña, como acaba de señalar el Wall Street Journal, no se ha hablado nada de los temas importantes, los que de verdad interesan a la gente, como pueden ser los de educación y sanidad entre otros.  El apoyo que está recibiendo Obama es un reflejo de la alienación y alejamiento de la gente de las instituciones. La gente se agarra a Obama como a un hiero ardiendo, ya que ven en él una pequeña posibilidad de que pueda defender aquello que quieren. Es cierto que Obama habla de cambio, aunque no está nada claro qué es lo que va a cambiar exactamente. De hecho, las instituciones financieras, que son sus mayores contribuyentes, piensan que ya está bien; por tanto, no parece nada claro que se pueda producir cambio alguno.

 En definitiva muchas palabras huecas, vacias de contenido, que no son más que un reflejo del funcionamiento de su sistema político. Pienso que debería ya cuestionarse esa tendencia que trata de divulgarse desde determinados ámbitos europeos, en considerar el sistema político norteamericano como el paradigma de la democracia. Los Estados Unidos son  un país muy libre, pero todo esta muy controlado, es muy difícil salirse de la ortodoxia; que marcan unas élites empresariales, perfectamente en connivencia con la clase política. Existe mucho miedo a los cambios profundos. Por ende,  las campañas electorales están llenas de mucho ruido y alharaca, en las que se habla de cuestiones superficiales, y no de los temas importantes.  Si en los Estados Unidos existiera una democracia que funcionase, hace décadas que disfrutaría de un sistema de sanidad pública nacional, que es lo que quiere realmente la gente. Lo mismo podríamos decir en relación a la política exterior, con la que están en desacuerdo una parte importante de la población. Desde los años 70 del siglo pasado, determinadas encuestas muestran que dos tercios estarían de acuerdo en restablecer relaciones diplomáticas con Cuba. Igualmente, opinan una gran mayoría de que se debería utilizar más la diplomacia  que las amenazas en las relaciones exteriores.  

En definitiva, en los Estados Unidos, todo está tan medido, tan estudiado, y tan controlado, que los cambios trascendentales son utópicos. Por ello, pienso que los norteamericanos van a seguir teniendo los mismos problemas, sea el que sea, el que salga elegido tras las elecciones del 4 de noviembre. Tiempo al tiempo.

 

 

01/08/2008 19:08 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Diferentes represiones

                                  

 

 

 

            Las vacaciones estivales se usan para llevar a cabo todo un conjunto de actividades, irrealizables en el resto del año, como son: hablar con la familia o divorciarse, viajar, pasear por la playa o por la montaña, comer y beber a destajo, contemplar en televisión las hazañas de Pau Gasols, Rafa Nadal … Hay otra que no he citado a propósito, a la que me quiero referir en las líneas que siguen a continuación: la lectura. En estas fechas al disponer de más tiempo, podemos leer a conciencia dos o tres periódicos. Por lo menos así acostumbro hacerlo. También procuro que sean de posturas ideológicas diferentes. La verdad no es de nadie, si alguno pretende monopolizarla estamos ante un dogmático. En lo que llevamos de mes las noticias más relevantes han sido: el enfrentamiento entre Rusia y Georgia en relación a Osetia del Sur, la crisis económica sobre la que se han lanzado dicterios el Gobierno y la oposición, como no podía ser de otra manera; la financiación de Cataluña… No quiero profundizar  en ellas, bastante nos han bombardeado con ellas durante estos días. También podemos disfrutar con algunos libros de enjundia y calado, que han sido publicados recientemente. Uno de ellos es el titulado L´òmnibus de la mort: Parada Falset, del periodista catalán, nacido en el pueblo tarraconense de Falset, Toni Orensanz, y que versa sobre las correrías en el verano del 36, del grupo de la Brigada de la Muerte, vinculada a la FAI, la corriente más extremista del anarquismo. Este grupo cometió numerosos tropelías, bajo el paraguas de la revolución, asesinando a muchos vecinos, por el simple hecho de ser católicos, sacerdotes, terratenientes, o de derechas, en numerosos pueblos de Cataluña y Aragón, como  Caspe, Fabara, Maella, Gandesa, Mequinenza, Albalate del Arzobispo, Samper de Calanda, Calanda, Híjar, Bot, Flix, Ascó, Ribarroja, Mora de Ebro y Reus. Toni ha conseguido rastreando con gran esfuerzo numerosos archivos,  y orientado por uno de los mejores historiadores aragoneses actuales, José Luis Ledesma, el que podamos conocer la vida y obra del cabecilla de esa caravana de la muerte, a Pascual Fresquet, incluso físicamente a través de una foto realizada en Caspe el 25 de julio de 1936, proveniente del libro de Ledesma Los días de llamas de la revolución: violencia y política en la retaguardia republicana de Zaragoza durante la Guerra Civil. Es un documento gráfico impresionante, donde aparecen todo un grupo de milicianos que, armados hasta los dientes y  con numerosos objetos religiosos como imágenes o crucifijos, eufóricos tras la toma de Caspe, se están mofando de toda la simbología religiosa. En el centro aparece Fresquet, que antes del estallido de la Guerra Civil había cometido ya atracos y asesinatos diversos en la Cataluña de los años 20, por lo que estuvo en diferentes ocasiones en la Modelo de Barcelona. Para hacernos una idea del perfil de todos estos desalmados, es que a lo largo del verano del 36 más de la mitad habían contraído la sífilis, y en cuanto a Fresquet el que le arrebatase la novia a su propio hijo, cuando este le visitó al sur de Francia, donde se había refugiado. Todo está escrito de una manera amena, lo que es de agradecer, todavía más, si tenemos en cuenta que los profesionales de la historia no acostumbramos a ser especialmente amenos a la hora de presentar nuestros relatos históricos.

Lo auténticamente valioso de este trabajo es que muestra de una manera contundente quiénes y cómo ejercieron la represión en los primeros meses de la Guerra Civil en el bando republicano, aprovechándose del vacío de poder, ya que no existía propiamente aparato estatal, y que tanto daño haría a la causa republicana.  Una vez restablecida la autoridad se cortaron de cuajo estos desmanes represivos. Muy diferente fue la actuación por parte de los rebeldes, ya que la represión estaba perfectamente planificada, se mantuvo durante y después de la Guerra Civil. Uno de los motivos por los que triunfó el golpe fue por la extrema violencia con que fue acometido por los rebeldes y las contundentes amenazas dirigidas a quienes no apoyaran el movimiento. El general Queipo de Llano, en uno de sus mensajes a la prensa, el 24 de julio de 1936, lo dejaba muy claro: ¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen con uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré.

El general Mola, aunque parece increíble, podía llegar a ser aún más cruel. En sus Instrucciones de 25 de mayo de 1936 decía: Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo. Y continuaba el 19 de julio: Hay que sembrar el terror... dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos a todos los que no piensen como nosotros. Para terminar con la siguiente guinda: Yo veo a mi padre en las filas contrarias y lo fusilo.

La actuación del célebre, teniente coronel Yagüe, en las matanzas de la plaza de toros de Badajoz.  Como nos cuenta Alberto Reig Tapia en Memoria de la Guerra Civil. Los mitos de la tribu. A primeras horas de la mañana del día 15 de agosto de 1936, se emplazaron ametralladoras en las contrabarreras del toril que abrieron fuego sobre la multitud de hombres y mujeres de izquierdas allí concentrados: republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas y simples hombres de campo, jornaleros, campesinos y demás paisanos fueron cayendo tronchados por el fuego de las ametralladoras. Según el testimonio de Justo Vila: Hubo moros y falangistas que bajaron a la arena para jalear a los prisioneros, como si de reses bravas se tratase. Las bayonetas, a modo de estoque, eran clavadas en los cuerpos indefensos de los campesinos con el beneplácito de jefes, oficiales y suboficiales. Luego abrían fuego las ametralladoras; los cuerpos eran retirados en camionetas y carretas y el ruedo comenzaba a llenarse de nuevo. Se calcula que murieron en los primeros días, entre combate y represión, más de 9.000 personas en Badajoz. De éstas, más de 4.000 perecieron en las tristemente famosas matanzas de la plaza de Badajoz.

 Hoy existe una tendencia a considerar que en ambos lados se cometieron abusos, por lo que los dos lados son igualmente  responsables, y que lo más conveniente es hacer tabla rasa de ese triste pasado. Es el mensaje de los Pio Moa y César Vidal, y que en buena parte han conseguido sus propósitos.

Mas, la cuestión me parece más compleja. No hay que mezclar churras con merinas. Egregios historiadores nacionales como Julián Casanova, Santos Juliá, Reig Tapia… e internacionales como Paul Preston, Helen Graham… han distinguido claramente las diferencias de una y otra represión. Ya lo dijo Azaña en La velada de Benicarló, escrita 2 semanas antes de los acontecimientos de mayo de 1937: Con una diferencia importante. En esta zona, las atrocidades cometidas en represalia de la sublevación, o aprovechándola para venganzas innobles, ocurrían a pesar del Gobierno, inerme e impotente, como nadie ignora, a causa de la rebelión misma. En la España dominada por los rebeldes y los extranjeros, los crímenes, parte de un plan político de regeneración nacional, se cometían y se cometen con aprobación de las autoridades.

 

 

16/08/2008 19:36 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Bolivia tras el referendo revocatorio

 

 

 

 

 

 

 

 Una de las noticias de este verano ha sido el referendo revocatorio en Bolivia. Para entender mejor su importancia, resulta pertinente hacer un poco de historia. Morales llegó al poder con  el 53,7 % del electorado y, desde entonces, el país andino se ha visto inmerso en una ilusionante transición política. Se pretende refundar Bolivia con criterios de soberanía nacional, desarrollo solidario y justicia social. Se basa en varios ejes: la elaboración de una nueva Constitución mediante una Asamblea Constituyente, el control de los recursos naturales bolivianos en manos de empresas extranjeras, una reforma agraria, acabar con el secesionismo y el monopolio del poder político de la oligarquía conservadora que siempre ha dominado el país, así como una política exterior opuesta al  imperialismo de los EE.UU.

 

Hasta hoy, sólo ha aparecido en los medios de comunicación lo relacionado con los intereses de las multinacionales como consecuencia de las nacionalizaciones y ocupaciones de hidrocarburos con las que se inició la nueva Presidencia de la República. O que la Constitución se haya aprobado sin cumplir el trámite reglamentario de los 2/3 tercios, por la oposición frontal de determinados prefectos y del grupo Podemos.  O que Evo mantenga unas buenísimas relaciones con Chávez. La miseria y pobreza en la que ha estado siempre sumida la mayoría de su población, sobre todo, la indígena, nunca ha sido noticia. Como tampoco, que por primera vez, un dirigente político se ha mostrado sensible ante ella.

 

            El gobierno de Evo ha mostrado claramente cuáles son sus preocupaciones. Elevar el nivel cultural de su población, con el Bono Juancito Pinto, para evitar el absentismo escolar y que beneficia a los escolares dándoles 200 bolivianos, para que compren útiles escolares y puedan invertirlo en su educación.

 

            Se ha puesto en marcha un Plan Nacional de Alfabetización, con el objetivo de  que “La educación convierta a esas mayorías excluidas en ciudadanos, con todos los derechos que esto implica”.  

Se ha aprobado la Renta Dignidad, un beneficio universal y vitalicio que entró en vigor en enero de 2008 y que establece el pago de 2.400 bolivianos anuales a todos los mayores de 60 años que no reciban una renta mensual y 1.800 bolivianos a aquellos que sí tengan un ingreso. Beneficia a 676.000 mayores de 60 años. Supone un gasto de 215 millones de dólares anuales. El Presidente quiso que la ganancia de los hidrocarburos rescatados de las petroleras y nacionalizados por el Congreso, en el ingreso impositivo que se denomina IDH,  se constituya en la fuente principal de financiamiento de estas políticas sociales. De ahí, la oposición de los departamentos de la Media Luna, que es donde radican los grandes recursos de los hidrocarburos. Ahí radica, el quid de la cuestión.

 Además, el Gobierno de Evo ha querido que todos estos derechos queden recogidos en una Constitución, así como también que Bolivia se declare un estado pacifista y que promueve la cultura de la paz, y en el que se reconoce a todos el derecho al agua potable, el alcantarillado, la electricidad, la alimentación, la educación, la sanidad y a una vivienda digna…

La oposición ha  llegado de los departamentos de la “media luna” oriental de Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni, los más ricos, que han aprobado unos estatutos para su autonomía, mientras en La Paz miles de indígenas celebraron la nueva Constitución, que les otorga autonomías propias y más poder político, y que deberá ser sometido a referéndum. Los cuatro departamentos autonomistas suman el 42% del Producto Interior Bruto y cuentan con el 85% de las reservas de hidrocarburos.

 Como las posturas estaban tan encontradas, parecía que se había llegado a un callejón sin salida. Morales ha cogido el toro por los cuernos,  apelando de nuevo a la voz del pueblo, por medio del referendo revocatorio. Los resultados han sido los que han sido. Ni los dirigentes más optimistas del MAS, ni los analistas más informados de la realidad boliviana previeron el contundente triunfo de Morales del pasado 10 de agosto, ya que fue ratificado en su cargo con un 67,8% de los votos. A su vez, fueron revocados los mandatos de dos importantes prefectos opositores, los de La Paz y Cochabamba. Morales aunque fue derrotado en la llamada "media luna" oriental, ganó la votación en 19 de las 34 provincias que conforman estas regiones autonomistas, principalmente en sus zonas rurales.

Bolivia se encuentra hoy dividida, existen grandes diferencias interclasistas, indígenas y mestizos (o "blancos"), entre lo rural y urbano; todo ello potenciado por una escenificación territorial de estos conflictos que dividen al país entre una zona occidental altiplánica mucho más retrasada, por un lado, y una oriental más próspera, por otro. El razonamiento más escuchado previo al referendo revocatorio era que se profundizaría la división política en Bolivia o, en el mejor de los casos, dejaría todo en el mismo lugar. Ello no ha sido así, pues la claridad y contundencia de los resultados de la consulta han abierto un nuevo escenario político. Por un lado, corresponde al Gobierno y al MAS administrar con inteligencia este significativo apoyo y abrir una etapa de diálogo que permita cerrar, en parte, las brechas que hoy dividen a los bolivianos. Una señal positiva en este sentido la hizo Morales en la noche del triunfo, con un discurso conciliador en el que llamó a integrar en un solo texto el proyecto de nueva Constitución Política con los marcos autonómicos que se han ido definiendo y aprobando vía plebiscitaria en los cuatro departamentos de la "media luna". Por su parte, la oposición autonomista debería tener en cuenta en sus próximos pasos el apoyo que hoy tiene Morales en la sociedad boliviana. Persistir sólo en una línea de intransigencia e ingobernabilidad puede conducirla al aislamiento y marginalización. Por otra parte, el discurso autonomista tiene la seria dificultad de no poder ofrecer un proyecto de país que incluya la diversidad de la sociedad boliviana. La oposición autonomista tiene dos opciones: moderar sus demandas y entrar de manera sincera a una fase de diálogo con el Gobierno, o bien optar por radicalizarse en una línea de escisión territorial. Esta última altamente peligrosa no sólo para Bolivia, y que puede encontrar un dique de contención no sólo en el Gobierno del MAS, sino, por razones obvias, en las Fuerzas Armadas bolivianas.

           

El futuro más próximo de Bolivia se presenta altamente interesante. Todos aquellos, que tienen un protagonismo político importante deberían estar a la altura de las circunstancias.

 

17/08/2008 20:57 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Matar la gallina de los huevos de oro

 

                       

 

 

            Este verano nos hemos visto salpicado todos por la irrupción de la “crisis económica”. Un día sí y otro también, hemos podido constatar en los diferentes medios de comunicación, comentarios de todo tipo. En general, ha prevalecido la tendencia en señalar y culpar a Zapatero de haberla ocultado en campaña electoral. No importa el hecho de que estemos en un mundo global, y que el inicio se produjera en los Estados Unidos, como consecuencia de la crisis de las subprime. El culpable es Zapatero. Desencadenada la crisis,  nadie se ha atrevido en poner encima de la mesa unas medidas claras y convincentes para combatirla. El culpable de la continuidad de la crisis por su tardanza y tibieza a la hora de proponerlas es Zapatero.

 

Que tras haber explotado la burbuja inmobiliaria, el sector industrial no haya servido de colchón para contrarrestarla, el culpable es Zapatero. Que el sector turismo, la joya de la corona de nuestra economía, haya iniciado un proceso de retroceso tiene un culpable, Zapatero.

 

No tengo la pretensión de hablar sobre la crisis económica, inevitable dentro del sistema capitalista. Las ha habido y las seguirá habiendo. Incluso, algunos neoliberales las consideraban provechosas, ya que sanean la economía, al eliminar del mercado a todo un conjunto de empresas enfermas y mantenerse las fuertes. A lo que quiero referirme es a este incipiente retroceso del sector turístico., cuyo culpable es Zapatero.

 

Que a España este año hayan venido menos turistas europeos, de Gran Bretaña, Francia, Alemania.., parece que les ha cogido por sorpresa a determinados empresarios del sector, que se habían mal acostumbrado a pensar que el sol y la playa eran motivos más que suficientes para que todos los años se incrementara la presencia de visitantes foráneos. Mas, éstos buscan además otras cosas. Una de ellas  son unos precios razonables. Y durante estos últimos años muchos empresarios se han pasado a la hora de cobrar sus servicios. Como el movimiento se demuestra andando, quiero exponer unos hechos que he comprobado y sufrido personalmente en estas últimas vacaciones veraniegas. En una visita reciente a Barcelona, tuve la intención de visitar la Casa Batlló, sita en el Paseo de Gracia, obra muy importante del gran arquitecto modernista Gaud. No quise hacerlo, al contemplar el billete de entrada. En un primer momento, me pareció que era de 1,65 euros. Nada más lejos de la realidad. El precio exacto era de 16,50 euros por persona, eso sí, con una audioguía incluida en el precio de la entrada y en siete idiomas. Cada entrada supone 2.745 pesetas. Por lo que, una familia de cuatro miembros, si quiere conocer la obra de Gaudí, tiene que invertir 10.980 pesetas. Para empezar el día, no está nada mal.

 

Otro botón de muestra en la misma dirección. Un miembro de mi familia quiso obsequiarnos en un pueblo de la costa catalana, de cuyo nombre no quiero acordarme ni citar, para no granjearme enemistades con determinadas personas allí conocidas, con una paella en un restaurante de nivel medio. Todos los ingredientes del gran ágape fueron los que paso a enumerar: 2 platos pequeñísimos de ensalada, cuatro raciones de paella marinera(donde están contados todos sus componentes: arroz, 1 langostino, 2 mejillones, 1 trozo de sepia por ración), 2 cervezas y un botellín de medio litro de agua(siempre me ha intrigado porqué nunca ofrecen de 1 litro), supusieron un precio de 90 euros. O lo que es lo mismo, 15.000 pesetas. Lo cortés no quita lo valiente, estaba buena la paella.

 

En la misma población fuimos a una heladería. y 4 vasos medianos nos supuso un gasto de 20 euros. O lo que es lo mismo, 3.200 pesetas. Podríamos seguir poniendo más y más ejemplos. Pienso que por este lado  se ha perdido el Norte.

 

Otra de las cosas que buscan los turistas foráneos es amabilidad y profesionalidad, que cada vez más brillan  por su ausencia. Podría poner ejemplos numerosos sobre esta circunstancia. Los malos modos de los camareros son cada vez más frecuentes, probablemente porque los sueldos que reciben son escasos. Hoy en día llegar a una cafetería y que te sirvan una consumición pronto y bien es cada vez más infrecuente. Como me gusta exponer hechos contundentes. Ahí van. Tras pedir un tubo de cerveza, me sorprendí que se pretendía llenarse de una botella medio vacía. Pedir más pan en una comida, y traer una barra debajo de las axilas. Servirte una cerveza casi caliente. Esperar varios minutos hasta que se te atienda. Entrar en los servicios de un bar, y tras comprobar su aspecto asqueroso, quitársete las ganas de satisfacer tus necesidades fisiológicas. Y más y más ejemplos.

 

Y luego, algunos empresarios se quejan de cada vez vengan menos turistas. Lo sorprendente es que sigan viniendo tantos. Lo normal es que se vayan a Túnez, Croacia, Marruecos… Entiendo que se está matando la gallina de los huevos de oro. No hará falta decir que de todos estos hechos hay un culpable, que se llama Zapatero.

 

Cuando en los años anteriores los constructores, las inmobiliarias, los empresarios turísticos ganaban los dineros a espuertas, y además en una buena parte en negro, los culpables eran ellos, ya que eran empresarios dinámicos. ¿A dónde han ido a parar todas esas ganancias? ¿Dónde están? ¿Qué ha sido de ellas? Ahora que las cosas vienen mal dadas, el culpable es Zapatero. Es lo que hay.

 

29/08/2008 11:36 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris