Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2007.

Y sigue la conjuración

                                   

 

Una vez que el  juez Gómez Bermúdez  dio a conocer la sentencia del 11-M, se ha producido una auténtica avalancha de artículos de opinión en los diferentes medios de comunicación. Tampoco ha venido a decir nada nuevo la sentencia, que no estuviera dentro de lo previsible. Que en esta masacre no tuvo nada que ver el terrorismo de ETA, y sí la autoría islamista. Por ende, la teoría de la conspiración se ha venido abajo con contundencia. Cada una de las fuerzas políticas ha hecho su propia valoración. Por parte del Gobierno se ha dicho que de Eta nada de nada, y que el partido de la oposición. debería reconocerlo. El partido popular, por voz de su presidente, Mariano Rajoy aceptó la sentencia, aunque dejó abierta la posibilidad de seguir investigando, ya que los autores intelectuales no han sido hallados y por ello no han podido ser condenados. Este apartado de la autoría intelectual, no deja de ser cuestionable. A la hora de inculpar a un terrorista, nadie se pregunta por la autoría intelectual, ya que él es plenamente consciente de lo que está haciendo. El jurista Martínez-Fresneda lo ha señalado muy claro: “Todo reo condenado como autor material de un delito es a la vez su autor intelectual. Si no, sería absuelto por haber actuado con ignorancia o privado de razón. Cuando se habla por separado de los autores intelectuales, se hace una referencia vulgar a quienes, por defecto, intervienen en un hecho delictivo sin ser sus ejecutores materiales”.

            No obstante, el tema de la “autoría intelectual”; al periodista “paradigma” del periodismo de investigación; y al locutor de la verdad revelada, les ha servido como pretexto para seguir manteniendo su teoría de la conspiración. A ellos se la trae floja.. Siguen en sus trece. De lo que se trata es de llegar a las próximas elecciones generales embrollando todo, aunque la realidad sea tan clara como el agua cristalina. No obstante, era previsible este comportamiento en personajes de tal prepotencia, que no tienen inconveniente alguno en cuestionar todo el aparato institucional del Estado: jueces, fiscales, policía, Guardia Civil o Parlamento. Por ello sería una utopía pensar en que puedan pedir disculpas algún día. Antes se les tragaría la tierra. Todo  lo que han dicho y escrito, durante estos tres años y medio, estos ínclitos “periodistas” sobre los acontecimientos del 11-M,  podría recogerse en una enciclopedia del disparate y de la paranoia. Un día era el tema de la “mochila de Vallecas”, “la Renault Kangoo”, “la caravana de la muerte”; otro día era el “caso del ácido bórico” o “el culebrón de los explosivos”….. Al día después era la mujer, la cuñada o la suegra de Trashorras, que pasaba por allí. Al día posterior era la abuela o la cuñada de uno de los reos. Aquellos que hemos tenido la paciencia de seguir sus andanzas, perdíamos nuestra capacidad de sorpresa. Y pienso que la cosa no ha acabado, tiempo al tiempo. La autoría intelectual les va a servir de pretexto y excusa para darnos la tabarra en los meses próximos.  Hoy mismo en Libertad digital, se nos dice que: El Tribunal afirma que las bolsas de la Kangoo y de Vallecas son iguales, en contra de los informes periciales.

  Como  estos “periodistas” han marcado la agenda política a los Rajoy, Acebes o Zaplana, éstos han tenido que subirse también al carro de la mentira. Angel Acebes indicó a las 13,30 del 11-M que eran “miserables” los que dudasen de la autoría de Eta. El 13 de septiembre de 2006 Eduardo Zaplana llevó al Congreso la teoría de la conspiración. Lo más grave es que todavía hoy siguen hundidos en el lodazal de su propia mentira. Han arriesgado tanto en ella que no pueden prescindir de ella. No pueden dar marcha atrás. Saben perfectamente que son políticos sin futuro alguno, y por ello se lo juegan todo a una carta. Por ende,  acogieron con sorpresa y enfado el artículo publicado recientemente por la diputada popular en el Parlament, Montserrat Nebrera en El Periódico de Cataluña, dirigido Mariano Rajoy a cuenta de la sentencia del 11-M en el que le recomendó "soltar lastre" y cerrar "la puerta" que une al partido "con el pasado". La misiva estaba acompañada por un artículo del diputado en el Congreso Jesús López Medel, que pedía que el fallo judicial sirviera para cerrar toda controversia sobre los atentados. Como no podía ser de otra manera ambos parlamentarios han sido reprendidos y cabe pensar que su futuro político no será muy halagüeño. Además como todos ellos parecen clónicos, en cuanto a prepotencia, engreimiento y chulería es impensable que puedan algún día pedir disculpas. No hacen otra cosa que seguir el ejemplo del Sr. Aznar, que todavía no ha emitido una palabra de contrición por hacernos entrar en la Guerra de Irak. En la presentación de un libro en Pozuelo de Alarcón, nos obsequió con unas manifestaciones que no tienen desperdicio y que demuestran su catadura moral: Que él no sabía en aquel entonces que no había armas de destrucción, como tampoco otros muchos, y que no era tan listo para saberlo. Con motivo de la visita de Benedicto XVI, nos dijo que  no le habían pedido todavía disculpas los árabes por haber invadido España en el 711, y haberla dominado durante ocho siglos. Resultan grotescas e indignas de alguien que ha sido presidente de un gobierno democrático. Quiero acabar con unas palabras de uno de los políticos de más calado de la Historia de España, el Conde de Romanones: Hay hombres que mienten a todos y también se mienten a sí mismos. Éstos llegan a estar convencidos de que la mentira forjada  por ellos es la verdad, y  la defienden con mayor empeño que la verdad misma. Por eso son los más peligrosos en la política. 

Cándido Marquesán Millán

05/11/2007 17:59 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla

 

Ceuta y Melilla acaban de vivir la primera visita real en los últimos ochenta años, ya que el último viaje de un rey a ambas ciudades fue el de Alfonso XIII en 1927. No obstante, Don Juan Carlos y Doña Sofía ya estuvieron en las dos ciudades autónomas hace 37 años, cuando todavía eran Príncipes.

Que don Juan Carlos no haya visitado nunca las dos ciudades españolas del norte de África en sus 32 años en la Jefatura del Estado no deja de ser  una anomalía. Por ello se ha considerado excepcional esta visita deseada por el Rey y propiciada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero y que, por lo demás, debería ser tan rutinaria como las que los monarcas giran a cualquier otra ciudad española.

La última visita a Ceuta de un Jefe de Estado fue el 5 y 6 de octubre de 1927, cuando Alfonso XIII, acompañado de Victoria Eugenia de Battemberg, visitó por tercera vez la ciudad, donde inauguró el Ayuntamiento. Al igual que en Ceuta, tres fueron los viajes que el Rey Alfonso XIII realizó a Melilla: el primero en 1904, cuando aún no había cumplido la mayoría de edad, el segundo en 1911, el de más duración, y el tercero en 1927. El desarrollo de Melilla y la declaración como puerto franco propiciaron las obras de construcción del puerto, cuya inauguración motivó el primer viaje del monarca en 1904. Tras la penetración de España en Marruecos y su expansión, representada a través del desarrollo de los ferrocarriles, y la batalla del Barranco del Lobo en 1909, en 1911 Alfonso XIII protagonizó su visita más importante. El Rey estuvo en Melilla una semana y viajó acompañado por el presidente del Consejo de Ministros, José Canalejas, .El monarca visitó durante esos días las diferentes calles de la ciudad, así como los acuartelamientos, y estuvo en contacto con la tropa, impactada todavía por el desastre del Barranco del Lobo. La última visita de Alfonso XIII a Melilla, esta vez acompañado por la Reina Victoria Eugenia, se produjo seis años después del llamado "Desastre de Annual", la derrota militar española en 1921 ante los rifeños comandados por Abd el-Krim. El Rey visitó en 1927 una ciudad que reclamaba como un "revulsivo" la presencia del jefe del Estado. Estos viajes del Rey supusieron auténticas jornadas de fiesta en las que el pueblo se echaba a la calle y olvidaba, en cierta medida, lo padecido. Las calles de Ceuta y Melilla, después de ochenta años, han cambiado su fisonomía, tal como ocurría hace casi un siglo, para recibir en esta ocasión a Don Juan Carlos y Doña Sofía.

Desde antes de que existiera Marruecos, el Rey de España podía visitar las ciudades españolas Ceuta y Melilla. Y ahora dice el gobierno marroquí que ya no puede ir más. Dice ese dictatorial gobierno que todos los marroquíes opinan que Ceuta y Melilla son suyas y que su prensa, con total libertad y de un modo unánime, abunda en este concepto. Que un gobierno de este tipo hable de libertad de prensa es un sarcasmo. Que se permita ofender gratuitamente a un país vecino resulta aleccionador. Fuentes del Gabinete de Rodríguez Zapatero minimizaron esos comentarios al creerlos un gesto totalmente previsto y de algún modo obligado cara a la opinión pública del reino alauí.

El Rey fue el que más insistió en no retrasar por más tiempo su visita a Ceuta y Melilla. Ambas ciudades autónomas estaban pendientes en su agenda como jefe del Estado. La visita que realizó en enero del 2006 el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, a ambas capitales despejó definitivamente el camino para el viaje de los Reyes. Anteriormente ni José María Aznar ni Felipe González habían pisado esos territorios como jefes del Ejecutivo.

Es digna de elogio la decisión del Ejecutivo que viene a instalar, aunque sea con tan monumental retraso, un atisbo de normalidad en la manera un poco vergonzante con que los poderes del Estado vienen relacionándose con las dos ciudades autónomas reivindicadas por Marruecos. Precisamente el temor a la reacción de Rabat ha vedado históricamente la presencia de los Reyes y de sucesivos jefes de Gobierno en Ceuta y Melilla, que sólo Adolfo Suárez, en el lejano 1981, y Rodríguez Zapatero, el año pasado, han visitado en calidad de tales.

El Gobierno socialista calcula que las relaciones con nuestro vecino del sur se han fortalecido y afianzado lo suficiente en numerosos ámbitos como para no tener que temer reacciones extemporáneas de Rabat o una seria crisis diplomática. Marruecos y España se necesitan intensamente (comercio, inmigración, Sahara) y mantienen de hecho su relación más fluida en medio siglo. La protesta del Gobierno marroquí, aunque más enérgica que la motivada por el viaje de Zapatero en 2006, no escapa a esa moderación. Reivindica por supuesto las dos ciudades, pero refleja sobre todo el juego de contrapesos que Rabat, con un Gobierno de corte nacionalista, debe atender con sus propias fuerzas políticas.

En clave interna española, la visita real a Ceuta y Melilla, que ha coincidido con el aniversario de la marcha verde, no es presumiblemente ajena al hecho de que ambas ciudades sean feudo del Partido Popular. Probablemente Moncloa ha calibrado el favorable efecto electoral -no sólo en las ciudades autónomas- de una decisión que nunca adoptó el PP cuando gobernaba y que, sin alharacas, otorga ahora a los socialistas un claro protagonismo en el acercamiento de Ceuta y Melilla al devenir del conjunto de España y específicamente de sus más altas magistraturas.

  

Cándido Marquesán Millán

 
06/11/2007 23:19 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


La responsabilidad de un ex-presidente

 

 

 

 

             A todo aquél que se ha dedicado a la vida pública y todavía más, si ha detentado importantes cargos políticos, al abandonarlos, se le debería exigir sensatez, responsabilidad y sentido común. Si alguien ha sido jefe de Gobierno, y deja de serlo, bien porque ha sido producto de una decisión personal, o  bien porque lo han decidido los ciudadanos en las urnas, debería alejarse de la política paulatina y discretamente; y no inmiscuirse en ella sembrando cizaña o malos modos.

 

            En este aspecto es encomiable la actuación de Jimmy Carter o  Bill Clinton. Estuvieron al frente del país más poderoso del mundo, cumplieron sus mandatos con aciertos y con errores, y se marcharon  a sus casas. Su experiencia acumulada la pusieron al servicio de instituciones nacionales o internacionales, en tareas de pacificación de conflictos o de asesoramiento a su Gobierno en cuestiones políticas complicadas.

            No ocurre lo mismo con nuestro último expresidente. Si se le presenta la ocasión  de que un periodista le entreviste, no la desaprovecha para mezclarse en la política y emponzoñarla, cuanto más pueda mejor. Cada vez que habla es para sembrar odio y rencor, en lugar de paz y concordia. Recientemente nos hemos visto sorprendidos “todos” los españoles con unas declaraciones estridentes y destempladas, impropias de alguien que haya detentado importantes responsabilidades políticas. En relación a la sentencia del  del 11-M acaba de obsequiarnos: "De lo que dije en la comisión parlamentaria no tengo nada que cambiar. Los que idearon estos atentados yo creo que no están ni en desiertos remotos, ni en montañas lejanas. No pienso en nadie en especial. Ese atentado tenía un objetivo político: cambiar el curso histórico de España. Desgraciadamente lo consiguió".

Con estas declaraciones ha puesto en un grave aprieto a sus compañeros de partido. Costa no quiso entrar a descalificar las palabras de Aznar, pero le desautorizó claramente. "La posición del PP es la que transmitió Mariano Rajoy", señaló hasta como forma de distanciarse de Aznar. Pero sobre todo repitió una idea que era una clara desautorización: "Tenemos que mirar hacia adelante", "lo importante es mirar al futuro", "hay que hacer un esfuerzo para mirar hacia adelante, la sentencia es un éxito del Estado de Derecho, debemos luchar juntos con el Gobierno contra el terrorismo", insistió.

 

             Llueve ya sobre mojado. Hace no mucho tiempo dijo, después de las palabras poco afortunadas de Benedicto XVI, que a él no le habían pedido todavía disculpas los árabes por haber invadido España en el 711, y haberla dominado durante ocho siglos.  Estas manifestaciones resultan grotescas e indignas de alguien que ha sido Presidente de un Gobierno democrático. Además demuestran una visión de la Historia de España un tanto peculiar. Puestos a pedir perdón los árabes, cabe pensar que también deberían hacerlo los visigodos, aunque será harto complicado encontrar a algún descendiente de los Recaredo, Leovigildo o Recesvinto. Metidos en esta vorágine. También deberían hacerlo los suevos, vándalos y alanos. Como también el romano Publio Cornelio Escisión. Y los cartagineses Asdrúbal, Anibal, etc. Y los griegos y los fenicios. Y el australopiteco que vino de África. De locura. Por cierto, no querría olvidarme que los descendientes de los Reyes Católicos deberían disculparse también, aunque no sé ante quién, por la expulsión de los judíos, o los muertos por la gracia de la Santa Inquisición, gracias a la cual hemos sido y algunos quieren seguir siéndolo, la reserva espiritual de Europa. No quiero seguir este camino, que no conduce a ninguna parte.

 

Lo que si quiero retomar algo ya dicho en líneas precedentes. Un expresidente de un Gobierno democrático, no puede ni debe hacer manifestaciones como éstas. Sólo pueden ser producto de una mente calenturienta. Con lo que está lloviendo, con todo lo relacionado con el mundo musulmán, no pueden decirse cosas semejantes, a no ser que sean producto de un resentimiento o rencor todavía no superado. Siento cierto escalofrío al pensar que un personaje de esta catadura moral pudiera tener en sus manos el Gobierno de España durante ocho años. También es cierto que, sobre todo, en su segunda legislatura comenzó a dar muestras de estar perdiendo el Norte. Véase la boda de su hija en el Monasterio del Escorial, cual si perteneciera a una estirpe regia. Cabe recordar, entre otros ejemplos, el habernos metido en la Guerra de Irak, a la búsqueda de las armas de destrucción masiva, con la famosa foto de las Azores, en contra de toda la sociedad española; incluidos los miembros de su partido que no se atrevieron a decírselo en aquél entonces.

 

Debe retirarse. Asesore a empresas de inversión. Escriba sus memorias. Firme libros. Dé conferencias. Disfrute de cruceros por el Mediterráneo. Llene su ocio con la lectura, la pesca o la caza de la codorniz. De verdad, si de verdad quiere a España, siga mis consejos, que son también los de otros muchos españoles, incluidos de votantes de su partido. Por favor, sólo le pido, le pedimos, un poco de responsabilidad y sensatez. Es lo menos que puede pedirse a un expresidente de un Gobierno democrático.

 

 

CÁNDIDO MARQUESÁN MILLÁN

08/11/2007 23:06 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¡Por qué no te callas!

   

El comportamiento de los actuales dirigentes del P.P. roza ya el esperpento. No desperdician ocasión alguna, justificada o no, para criticar la actuación del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Les da igual la política antiterrorista, la territorial, la educativa, la inmigratoria…. Ahora parece que la han emprendido con la política exterior.

Acabamos de verlo en el incidente producido por Hugo Chávez en la XVII Cumbre Iberoamericana, y que llevó al Rey a gritarle ¡Por qué no te callas! Todos conocemos las intemperancias verbales del Presidente venezolano. Una de ellas fue el de acusar repetidas veces al expresidente Aznar de “Fascista”". Desvelando algunas conversaciones que tuvo con él en la visita de Aznar a Venezuela en 2002, Chávez siguió diciendo que "una serpiente es más humana que un fascista o un racista; un tigre es más humano que un fascista o un racista". La respuesta de Rodríguez Zapatero, correcta y sosegada, fue clara: Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica y no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar, pero fue elegido por los españoles”. Con posterioridad, cuando abandonaba la sede de la XVII Cumbre Iberoamericana,  Rodríguez Zapatero, advirtió que espera que sea "la última vez" que en un foro como la cumbre iberoamericana alguien actúa como lo ha hecho el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con sus críticas al ex mandatario José María Aznar. El jefe del Ejecutivo subrayó que España considera absolutamente "inapropiado y no aceptable" en un foro democrático como esta cumbre, donde todas las ideas pueden expresarse libremente, que haya descalificaciones a personas que han tenido una responsabilidad fruto de la voluntad popular."Espero que sea la última vez; espero que sea la última vez -dijo por dos veces Zapatero- porque construir un diálogo democrático es, ante todo, construir el respeto". Se podrá hablar más alto, pero no más claro.

Con una prontitud pasmosa irrumpió el secretario de Comunicación del Partido Popular, Gabriel Elorriaga, afirmando que lo ocurrido en la Cumbre Iberoamericana ha sido consecuencia "de la imprevisión, de la negligencia y de la falta de capacidad de actuación" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Elorriaga, en rueda de prensa en la sede del PP, ha alabado la figura del Rey por su reacción ante las críticas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al ex presidente español José María Aznar. "Una vez más, ha tenido que ser el Jefe del Estado el que, con su actitud de firmeza, buen juicio y servicio al Estado, ha sabido dar una respuesta adecuada a los gravísimos insultos que estaban recibiendo todos los españoles a través de la boca de Hugo Chávez", aseguró Elorriaga.

El propio Aznar llamó tanto a Zapatero como al Rey para "darles las gracias" por salir en su defensa durante la cumbre. La conversación con Zapatero, según fuentes gubernamentales y cercanas a Aznar, fue breve, y el presidente le aseguró a su antecesor que había actuado "de acuerdo" a sus "principios". Sería deseable que José Mª Aznar tomara buena nota a partir de ahora, ya que el contenido de las declaraciones a las que nos tiene acostumbrados desde su salida de la presidencia del Gobierno no ha estado a la altura de las responsabilidades que cabría suponerle, contribuyendo a deteriorar la convivencia interna y creando graves e innecesarias dificultades para España en el plano internacional. Hace unos días indicó por la actuación del Gobierno en la  crisis de Chad  que se avergonzaba de ser español.

Pensamos casi todos que el tema de Chavéz quedaría zanjado, y que no se utilizaría en la lucha política. Vano intento. El presidente del PP, Mariano Rajoy, en la clausura en Sevilla  de unas jornadas sobre inmigración del PP andaluz, señaló, tras reconocer con gran esfuerzo que fue adecuada la actuación de Rodríguez Zapatero, que el  incidente de este sábado en la Cumbre de Chile es fruto "de las amistades peligrosas que ha cultivado el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", al que pidió que busque sus aliados entre los gobernantes "occidentales, liberales y democráticos". Es consecuencia de una política exterior que ha "dilapidado la influencia y el prestigio de España y ha renunciado a defender los intereses españoles con la determinación exigida". Rajoy terminó agradeciendo la actitud que mantuvo el Rey Juan Carlos, "que con su coraje y firmeza ha expresado una vez más el sentir general de todos los españoles".

Deseo acabar estas breves líneas con una pregunta clara: ¿Aznar, como presidente del gobierno, hubiera actuado de la misma manera ante una crítica arrojada en una Cumbre contra Felipe González?  Yo la respuesta la tengo muy clara. Y también otros muchos.

  

Cándido Marquesán Millán

   
11/11/2007 22:26 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Realmente vergonzoso




Los “civilizados” europeos vivimos en una especie de urna, totalmente desconectados de la realidad. Nuestras preocupaciones son las hipotecas, el IPC, el cambio climático y la programación de nuestras vacaciones. Y sobre todo, la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos. Sin embargo, acontecen en nuestro entorno más cercano una serie de hechos, que los vemos de una manera superficial. No sé si somos ciegos, o es que nos queremos hacerlo. Todo este largo prólogo viene a cuento de un hecho, que acaba de ocurrir en fechas recientes y que me parece lleno de gravedad. Para entrar en tromba en el tema, lanzo esta pregunta clara y contundente:¿Podemos imaginarnos los europeos lo que ocurriría si el Presidente del Chad se presentara de repente en París, Berlín o Madrid, exigiendo la liberación de un grupo de detenidos de su país en una cárcel francesa, alemana o española y que sin saber si han cometido algún el delito, él se los llevara de vuelta? Por lo menos, yo no me lo podría imaginar. No obstante, a la mayoría de los medios de comunicación europeos, incluidos los españoles, les ha parecido no sólo normal, sino también digno de elogio que el hiperpresidente Nicolás Sarkozy haya hecho precisamente eso: una misión de rescate de hipotéticos y presuntos delincuentes-si habían sido detenidos habría sido por algún motivo- franceses y españoles que participaban en una acción de tráfico con niños africanos sustrayéndolos a sus familias y haciéndolos pasar por huérfanos de guerra y que se enfrentaban a la justicia de Chad para responder de estas gravísimas acusaciones.
La manipulación de los medios informativos europeos ha sido vergonzosa, ya que no nos han permitido conocer lo que realmente ha ocurrido. Igualmente está ocurriendo con el altercado de Chávez con el Rey de España ¿Qué articulista español se atreve hoy a discrepar sobre la actuación de nuestro Jefe de Estado? Les recomiendo que lean artículos de opinión de periódicos de Iberoamérica y podrán ver que la perspectiva es muy diferente. De verdad, las cosas no son ni blancas ni negras, tienen tonos grises. Retornando al tema de Chad, a los medios de comunicación sólo les ha interesado presentar a Sarkozy como una nueva Juana de Arco. Y para determinados dirigentes políticos como el adalid de la causas perdidas, a modo del Cid Campeador, defensor de las “viudas indefensas”, un ejemplo a imitar... Por si todavía no fuera bastante, los mismos medios no han tenido inconveniente moral en entrevistar-no sería de extrañar que hubieran pagado por ello - a aquellos que efectivamente el Mandatario francés consiguiera rescatar, quienes con todo el pesar de que fueron capaces denunciaban la "horrible experiencia" de su encarcelamiento. ¡Pobrecitos todos ellos! Nadie se ha preocupado del destino del más de centenar de niños que habían sido arrebatados de sus familias. Al final de cuentas, todas las noticias acerca de este episodio aparecieron creando la imagen de un grupo de europeos secuestrados por la policía de un Estado bárbaro, mientras las motivaciones reales de su detención acabaron en un borroso segundo plano que, con toda seguridad, terminará difuminándose del todo con el pasar de los días. El problema es que este increíble actuación de los franceses no sólo hay que atribuirla al conocido desprecio que los europeos sentimos por los países situados al otro lado del Mediterráneo, sino que empieza a dibujar una inquietante tendencia política que huele a nostalgia por viejos tiempos imperialistas nunca olvidados. Nada nuevo bajo el sol. Más de lo mismo. Tengo la impresión que la “independencia” conseguida por todo este conjunto de países del Tercer Mundo con mucha muerte y sufrimiento en los años 50 y 60 del siglo pasado no ha servido para nada. A las pruebas me remito. Y también es muy grave que parece que se esté abriendo paso en las democracias europeas, y especialmente en el país donde surgió por primera vez, esta figura emergente de presidentes "decisionistas", dotados de gran "liderazgo", que se pasan por alto con gran desenvoltura y sin escrúpulo alguno las reglas mínimas de convivencia en las relaciones entre Estados.

Cándido Marquesán Millán
13/11/2007 08:12 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

lLa conferencia política del PP

                                  

                       

 

            Me he leído a conciencia y detenidamente el discurso pronunciado por Mariano Rajoy en la jornada de clausura  de la Conferencia Política del PP, celebrada esta fin de semana en Madrid. Para poder opinar de algo, es recomendable conocerlo previamente. Algo infrecuente en el comportamiento de los españoles, que opinamos y sabemos de todo, independientemente de nuestro nivel de conocimiento. ¿Cuántos de los que han criticado con acritud el Estatut de Catalunya, lo han leído? Hecha está la advertencia, que no es baladí.

 

El discurso no aporta nada nuevo, que ya no supiéramos. Es más de lo mismo. Nada nuevo bajo el sol. Parece claro, a 4 meses de las elecciones, que los Zaplana, Acebes, Rajoy  no podían cambiar su oferta política, en la que tienen depositado todo su futuro político. De fracasar, todos a casa. Por ende,  renovación y gente nueva, como ha ocurrido siempre en los partidos políticos.

 

            Es un discurso catastrofista, con la pretensión interesada de mostrar una España al borde del abismo. Sirvan como botón de muestra las siguientes frases, transcritas literalmente: Ahora que están a punto de cumplirse 4 años de disparates encadenados; ahora que todo el mundo percibe la posibilidad de que este delirio termine….. Estamos preparados para superar el estancamiento de estos 4 años..Ya nadie sabe ni dónde estamos ni cuál es el rumbo… Antes de construir nada, lo que más necesitamos con urgencia es asegurar el terreno y los cimientos..  Han sido pulverizados todos los acuerdos de la Transición…Hemos malgastado 4 años… Que no estamos condenados a vivir en la irrealidad. Todo es desastre, locura y caos. Cabe pensar que D. Mariano lo ha escrito y leído para consumo interno. Cualquier foráneo recién llegado a España que oyera semejantes lamentos jeremíacos, echaría a correr, en un sálvese quien pueda.

 

            Además, por si no fuera todavía bastante, parecen gravísimas algunas afirmaciones, que recuerdan viejos tiempos, al reconocer el presidente del P.P. taxativamente de que no hay otra alternativa: Tenemos un proyecto, el único que hay, dicho sea de paso… Sería suicida  que perdiéramos más tiempo. O yo o el suicidio.

 

            Acusa  al gobierno de Rodríguez Zapatero de sembrar la discordia entre los españoles: No es de recibo que se siembre cizaña entre los españoles. La memoria suele resultar muy quebradiza. ¿Quién siembra más cizaña el que devuelve unos papeles de un Archivo de la Guerra Civil a sus antiguos propietarios  o el que dice que hacerlo es un expolio? ¿Quién siembra más cizaña el que acepta una reforma de un Estatuto, aprobada por sus diputados autonómicos, o quién, tras ser aprobada por referéndum, presenta un recurso de inconstitucionalidad? Deberían pensar seriamente los dirigentes del P.P. si su comportamiento en relación a los temas anteriormente mencionados sirvió para unir o desunir más a Cataluña con el resto de España.

           

Reafirmación de su españolismo. Rajoy con contundencia afirma en su discurso:  España no alberga más que una nación. El Estado de las Autonomías es el que recoge toda la Constitución y no sólo el Título VIII. Deben acabarse la subasta de transferencias. Necesidad de 2/3 para cualquier reforma que afecte al bloque constitucional y las principales instituciones del Estado. Garantizar a las Cortes la capacidad para regular la política educativa y lingüística; así como también por Ley  del derecho a usar y aprender  el castellano en toda España y en todo el sistema educativo. Declaración institucional en el Parlamento de que no habrá ninguna negociación política con ETA. El Sr. Rajoy, parece que no entiende nada. El tema más complejo que tiene el Estado español hoy, no ha caído aquí de una teja el 14-M, es el de la vertebración territorial. Así no se soluciona, como ya lo intentó en una no muy lejana manifestación, leyendo en la Puerta del Sol, que la nación no es más que una. De verdad, la cuestión catalana o vasca es más compleja. Hay que negociar, pactar, y dialogar. Lo que debe hacerse es tender puentes entre Cataluña y Euskadi con España y no dinamitarlos a cañonazos verbales.

 

 Para solucionar los problemas económicos de los ciudadanos, era previsible: Una reforma fiscal, para que no paguen más a Hacienda los trabajadores y pensionistas que ganen hasta los 16.000 euros; una rebaja adicional de impuestos a todas las mujeres que trabajan fuera de casa, y subida de las pensiones más bajas, para dar una adecuada respuesta a aquella ciudadana que le preguntó cómo llegaba a fin de mes con 350 euros de pensión.

 

En cuanto al futuro. Debemos recobrar nuestro prestigio exterior. Tenemos que competir con las grandes potencias como: Francia, Alemania, Gran Bretaña. Para ello es fundamental una Educación de calidad, que se conseguirá con una profunda Reforma del sistema educativo, ya que hoy es de tercera clase. Hay que recuperar la cultura del esfuerzo.

 

 Parece poco bagaje para tan largo viaje.

 

 

Cándido Marquesán Millán

21/11/2007 22:10 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un nuevo Mont-Pelérin para la izquierda

 

 

                                  

 

 

Lo que para los observadores contemporáneos aparece como una batalla de intereses contrapuestos, que es zanjada por el voto de las masas, ha sido generalmente decidido mucho tiempo antes con una batalla de las ideas en un círculo restringido. Recientemente, en una entrevista en el diario “Le Figaro”, Sarkozy afirmaba que: “en el fondo, he hecho mío el análisis de Gramsci: el poder se gana por las ideas. Consciente de esta circunstancia la derecha ha sabido jugar sus cartas en esta batalla, y desde hace varias décadas tiene estratégicamente la hegemonía ideológica, y también, en muchas ocasiones, tácticamente la hegemonía política. Mas no ha sido siempre así. Al final de la II Guerra Mundial, estaba vigente la doctrina de Keynes y se iniciaban en Europa occidental políticas dirigidas a la implantación del Estado del Bienestar. Por ello, en abril de 1947 se reunió  en el “Hotel du Parc”,  en Mont Pélerin, en Suiza, un grupo de 39 personas entre ellas: Friedman, Lippman, Salvador de Madariaga, Von Mises, Popper.. con el objetivo de desarrollar fundamentos teóricos y programáticos del neoliberalismo, promocionar las ideas neoliberales, combatir el intervencionismo económico gubernamental, el keynesianismo y el Estado del Bienestar, y lograr una reacción favorable a un capitalismo libre de trabas sociales y políticas. Este combate de los neoliberales duro y contracorriente finalmente alcanzaría su éxito en la segunda mitad de los años 70, después de la crisis de 1973, que cuestionó todo el modelo económico de la posguerra. Su victoria fue producto de muchos años de lucha intelectual. Suele atribuirse al reaganismo, al thatcherismo y a la caída del Muro, pero la historia es más larga. Su triunfo se vio facilitado por la autocomplacencia de una izquierda autosatisfecha. Si hay tres tipos de gente, los que hacen que las cosas sucedan, los que esperan que las cosas sucedan, y los que nunca se enteran de lo que sucede; los neoliberales pertenecen a la primera categoría y la mayoría de los progresistas a las dos restantes. Por ende, hoy determinados valores y principios del neoliberalismo la izquierda no sólo no los cuestiona, es que además desorientada los ha asumido sin ningún rubor. Mas estos valores y principios de la derecha no son, ni pueden ser los  de la izquierda del siglo XXI, ya que tal como Eric Hobsbawn diagnostica con claridad: la distinción entre izquierda y derecha seguirá siendo central en una época que ve crecer la separación entre los que tienen y los que no tienen, pero el peligro de hoy es que este combate sea subsumido en las movilizaciones irracionalistas de carácter étnico, religioso o de otras identidades de grupo.

Joseph Fontana nos dice que debemos enfrentarnos a la evidencia de que el programa modernizador, iniciado hace 250 años, en el Siglo de las Luces, está próximo a su fin, no sólo en lo que se refiere a promesas económicas, sino también como proyecto de civilización, ya que en este final de siglo de sombras, estamos contemplando más muertes por guerra, persecución y genocidio que en ninguna época anterior de la historia. Cabe pensar en Sbrenica, Rwanda, Darfour, o Irak. Además no se vislumbra otra alternativa. Desde 1789 hasta la caída del comunismo en 1989, las clases poderosas europeas han convivido con jacobinos, carbonarios, anarquistas, bolcheviques… que se mostraban capaces de destruir el orden social. Este miedo les llevó a hacer concesiones que hoy, cuando ya no hay ninguna amenaza en el horizonte que les desvele- todo lo que puede ocurrir son pequeñas escaramuzas, que pueden ser controladas sin especiales dificultades.

 

Entiendo que hoy desde la izquierda se debe asumir el reto de encontrar una escala de valores alternativa, clara y convincente a los del neoliberalismo, que parece conducir al mundo a un callejón sin salida.

 Lo que debe hacer la izquierda es mantener un pensamiento vibrante y relevante; reconocer la importancia de la Historia; mantener los principios con firmeza; evitar el trapicheo político y en su lugar buscar la influencia; reconocer el papel básico de los intelectuales; y ser utópico y creer en el poder de las ideas.

 En esta tarea urgente de la izquierda el protagonismo de la doctrina socialista es vital e imprescindible. No obstante, la gente constata que los partidos que se denominan socialistas, hablan poco del socialismo. Tampoco nadie espera que estos partidos propongan la realización de una sociedad socialista alternativa a la existente.  Lo que quieren es coherencia en una perspectiva evolutiva, la definición de unos objetivos claros vinculados a unos principios, y una práctica adecuada, no contradictoria; que incluya el comportamiento de sus representantes. Sobre todo la gente quiere veracidad y coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

 

La doctrina socialista necesita una nueva cartografía, que sitúe claramente, en todo momento, dónde está, y a dónde quiere llegar. Unos mapas solventes y fiables, y que sean  los suyos, y no los de sus adversarios; que no estén contaminados por lo que la hegemonía neoliberal, con su "colonialismo narrativo", pretende imponernos como una cartografía común, un pensamiento único frente al cual, nos dicen, "no hay alternativas".  Haberlas, las hay. Por mucho que Aznar no hace mucho tiempo se atreviera a decir que los socialistas españoles  eran una especie de fauna dañina en extinción, los últimos mohicanos de la izquierda.

 

Cándido Marquesán Millán

23/11/2007 18:08 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un siglo de grandes cambios

                                  

 

Acaba de ser publicado el estudio Actividad y territorio. Un siglo de cambios, de la Fundación BBVA. La investigación -dirigida por los profesores de la Universidad de Valencia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas- Matilde Mas y Francisco J. Goerlich-analiza los cambios producidos en España durante los últimos 100 años.

En este período de tiempo se ha producido un progresivo envejecimiento de la población, aumentando el porcentaje de la población mayor de 65 años. Este hecho es especialmente intenso en la mitad norte peninsular; las provincias más envejecidas hoy son: Zamora, Ourense, Lugo, Teruel, Soria y Ávila. Y las más jóvenes son: todas las de Andalucía, Murcia, Las Palmas, Badajoz, Albacete y Ciudad Real.

Entre los datos más espectaculares, se recoge la "drástica reducción del analfabetismo" en España durante este siglo: del 63% en 1900 al 2,4% en 2001, reducción que ha sido aún más evidente en la población femenina, cuya tasa de analfabetismo ha descendido del 71,4% al 3,4%. En la actualidad, el analfabetismo se concentra en las provincias del sur. Jaén es la provincia con un mayor porcentaje. Además se ha producido un espectacular incremento de españoles con titulación universitaria. En 1960 sólo el 1,68% tenían estudios superiores, y las mujeres el 0,14%. En los años 60, las mujeres en la universidad eran algo así como un elemento extraño. El porcentaje actual de mujeres universitarias es del 12,96% (el de hombres, 12,61%).

La población española está más formada que hace un siglo, pero también trabaja más: en 1900 la tasa de ocupación era del 40%, mientras que en 2001 se situaba en el 47%. Este avance se debe sobre todo a la incorporación de la mujer al mercado laboral: la tasa de actividad femenina ha pasado del 14,2% en 1900 al 37,2% en 2001, mientras que la masculina se ha reducido del 67% al 57%. Además, si en 1900 las mujeres suponían tan sólo el 19,1% de la población activa, en 2001 este porcentaje ha aumentado hasta el 40,4%.

El porcentaje de asalariados sobre la población ocupada también ha aumentado: si en 1960 era del 63,2%, en el año 2001 la cifra alcanzaba el 82,3%. De nuevo, el incremento en el caso de las mujeres es mayor, llegando hasta el 86,1%. Por provincias, Madrid y Cádiz las que cuentan con mayores tasas de asalarización, y Lugo la que menos.

En cuanto a la actividad económica. En 1900 el 71,4% de la población ocupada estaba en la agricultura, en el 2001 es solo el 6,4%. En cuanto a la industria se ha pasado del 13,5% en 1900 al 18,4% en el 2001, aunque hay que señalar que desde 1960 se ha producido un retroceso porcentual de 10 puntos. Ha habido un aumento espectacular del sector servicios, ya que se ha pasado del 15,1% de 1900 al 63,5% en el 2001. Aquí el trabajo femenino es mayoritario, ya que representa el 80,6% de la ocupación femenina.

Son muy interesantes los datos referentes a la movilidad geográfica. En 1900 el 91,1% residía en un municipio de la misma provincia en la que había nacido; en 2006 había caído al 69,4%. En 1900 el 0,3% de la población había nacido en el extranjero; en 2006 alcanzaba ya el 10,8%. En 1998 la población nacida en el extranjero representaba el 3% de la población residente total. Este porcentaje casi se ha cuadruplicado en 9 años, situándose en el 11,6% en el 2007. Esta población foránea se concentra sobre todo en la vertiente oriental de la península y los 2 archipiélagos. En la provincia de Alicante llega al 20%, donde hay pueblos como Teulada con el 60%. En su mayoría alemanes y británicos. Es la inmigración feliz, la de la jubilación. En el otro extremo de la vida están Marruecos, el principal país de origen de la inmigración (11,8%), seguido de Rumanía (9,8%) y Ecuador (8,2%) y Reino Unido (6,2%). La mayor parte del colectivo extranjero posee estudios de secundaria (62%), casi idéntico al de los nacionales que ha cubierto esa etapa escolar (61,5%). El porcentaje de analfabetos y personas sin estudios o con estudios primarios es mayor entre los extranjeros, mientras el porcentaje de universitarios es menor.

            Los aspectos más destacados según los autores de este siglo de cambios han sido la normalización de la mujer en la vida de la sociedad, ya que ha mejorado su nivel de cualificación, ha incrementado su peso en la población activa, contribuyendo al aumento de la tasa de actividad, y siendo su presencia dominante en el sector servicios.  Hemos pasado de un país de emigrantes a uno de acogida, mas en un período muy reciente de un década. Ha afectado a todo el territorio, pero con mayor intensidad a las zonas más desarrolladas, y así se han agudizado los desequilibrios territoriales. También ha frenado el envejecimiento; ha atendido a una demanda de trabajo insatisfecha, ha elevado la tasa de actividad y ha contribuido al cuidado de los colectivos vulnerables.

¿Qué futuro se puede esperar después de un siglo de cambios? Matilde Mas, coautora del informe, manifestó ayer sus previsiones: "La mujer todavía tiene un recorrido grande en el ámbito laboral, ya que entre ambos sexos hay una diferencia superior al 10%. En los próximos años también asistiremos al predominio de los inmigrantes entre la población joven (entorno a los 15 años de edad), y asistiremos a movimientos de la población hacia ciudades intermedias, de 10.000 a 50.000 habitantes) porque son más baratas para vivir que las grandes urbes".

A la vista de la evolución del fenómeno de la inmigración en nuestro país, los expertos ponen un nuevo aspecto sobre la mesa: "¿Debemos apostar por captar población con un elevado nivel de estudios, como están haciendo en otros países europeos (como Reino Unido), o debemos seguir con la política actual?" Con esta pregunta, Matilde Mas dejó abierta la puerta a nuevos análisis demográficos.

 

Cándido Marquesán Millán

 

 

 

 

           

 

 

 

 

24/11/2007 22:47 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Aprender y gozar con la lectura

                                   

   

Es una opinión generalizada que cada vez se lee menos entre los niños y jóvenes, lo que es motivo de preocupación para las autoridades educativas y para numerosos pedagogos, ya que la lectura es probablemente una de las mejores alternativas a la hora de llenar el ocio, así como también una fuente inagotable de sensaciones y placeres diversos. Quien haya adquirido el hábito de la lectura será harto complicado que pueda aburrirse. Mas las ventajas son otras muchas, tal como manifiestan algunos escritores de renombre.

            Amos Oz, escritor israelí, en su discurso de toma de posesión del Premio Príncipe de Asturias de 2007 en la modalidad de las Letras, nos dice: Si adquieres un billete y viajas a otro país, es posible que veas las montañas, los palacios y las plazas, los museos, los paisajes y los enclaves históricos. Si te sonríe la fortuna, quizá tengas la oportunidad de conversar con algunos habitantes del lugar. Luego volverás a casa cargado con un montón de fotografías y de postales. Pero, si lees una novela, adquieres una entrada a los pasadizos más secretos de otro país y de otro pueblo. La lectura de una novela es una invitación a visitar las casas de otras personas y a conocer sus estancias más íntimas. Cuando lees una novela de otro país, se te invita a pasar al salón de otras personas, al cuarto de los niños, al despacho, e incluso al dormitorio. Se te invita a entrar en sus penas secretas, en sus alegrías familiares, en sus sueños.
Y por eso creo en la literatura como puente entre los pueblos. Creo que la curiosidad tiene, de hecho, una dimensión moral. Creo que la capacidad de imaginar al prójimo es un modo de inmunizarse contra el fanatismo. La capacidad de imaginar al prójimo no sólo te convierte en un hombre de negocios más exitoso y en un mejor amante, sino
también en una persona más humana. Parte de la tragedia árabe-judía es la incapacidad de muchos de nosotros, judíos y árabes, de imaginarnos unos a otros. De imaginar realmente los amores, los miedos terribles, la ira, los instintos. Demasiada hostilidad impera entre nosotros y demasiada poca curiosidad.

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez concede unos premios con el objetivo de estimular trabajos de reflexión y creación sobre la experiencia y la importancia de la lectura, y el desarrollo del hábito lector. El de 2005 fue para el escritor, guionista y periodista Emili Teixidor  por su artículo Estrategias del deseo o trucos para leer, publicado en el diario La Vanguardia, en el que se afirma que el deseo de leer es como contagiar cualquier otra convicción profunda; y que uno de los trucos que él utilizaba cuando se dedicaba a la docencia era llevar a clase tres libros y decir que sólo iba a hablar de dos. "Luego añadía que el tercero no era para ellos y que trataba de cosas profundas que no entienden los jóvenes". El resultado era que siempre se despertaba un interés especial por ese libro no comentado. "Son trucos que funcionan con los adolescentes, mientras que para los menores de ocho años basta con que tengan algún buen maestro y unos buenos padres"."En algunos países han establecido la hora del silencio en la cual todo el personal debe permanecer callado y con un libro en las manos, desde la directora hasta el conserje, y aplicarse en la lectura."

El autor de Pan negro señaló que, en cualquier caso, no hay fórmulas mágicas para convertir a alguien a la lectura, sobre todo en el caso de los adultos. "Leemos para ser más felices, para pasarlo bien, pero si alguien ya ha conseguido esos objetivos prescindiendo de los libros, no hay por qué dar la tabarra".

            En el 2006 la premiada fue la escritora, Clara Sánchez, por su artículo bellísimo, La pasión lectora, del cual extraigo su final: La sangre que circula por el interior de las letras, de las palabras, es absorbida por una mente, que a su vez le entrega todo lo que sabe y lo que ha llegado a ser en esta vida. Y por eso la lectura es el único caso de doble vampirización del que todos salimos fortalecidos, con el corazón más fuerte, y más jóvenes.            En el 2007, el galardón fue para José Mª Guelbenzu, por su artículo Hubo una vez una novela, en el que se expresa lo que sigue: Hubo una vez una novela que fue el primer libro inolvidable que un niño leyó. La vida de un libro depende del lector. Cada vez que alguien lo abre, empieza a respirar. Cuando lo abre un niño, el encuentro es una especie de nacimiento personal para él, es el comienzo de una aventura semejante a la aventura de la vida. Lo devora con curiosidad y emoción, y la imaginación se desata

Además puede valorarse la lectura desde otra perspectiva. Un informe elaborado recientemente por el organismo público norteamericano Nacional Endowment for the Arts indica que, a pesar de que los índices de lectura aumentan entre los alumnos de la escuela primaria, es al llegar a la adolescencia cuando desciende, al verse menos controlados por los padres y al ofrecérseles otras formas de entretenimiento. Esta tendencia se observa también en España, donde los índices de lectura alcanzan un máximo en la franja de la edad de 10-13 años y se reducen después. El informe indica que el leer ayuda a fomentar las capacidades necesarias para expresarse y entender varios tipos de lenguajes distintos, incluidas las matemáticas. Además demuestra que el número de libros en casa predice el éxito académico. Cuantos más libros, mejores resultados en ciencias, en educación cívica y en historia, independientemente del nivel académico de los padres. En sentido contrario, la mitad de los estudiantes que en el 2003 fracasaron en el instituto tenían un nivel de lectura deficiente. Algunos especialistas cuestionan estos resultados, alegando que la relación entre capacidad lectora y el éxito académico no es estrictamente de causa-efecto, sino que indica una correlación. Así, leer tal vez no sea la causa del mejor rendimiento académico, pero los mejores estudiantes suelen leer.

Las consecuencias se prolongan en la vida adulta, según el informe: quienes leen y escriben mal lo tiene más difícil en el mercado laboral, y si encuentran trabajo, será peor. Por último, la lectura nos hace mejores ciudadanos. Los lectores participan más en trabajos voluntarios que los no lectores, según un sondeo, y votan más en las elecciones.

 Cándido Marquesán Millán



26/11/2007 15:00 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Les banlieues en la France



Nos encontramos otra vez, como en el 2005, con una oleada de violencia en Villiers-le-Bel, una ciudad suburbial (banlieue) 18 kilómetros al norte de la ciudad de Paris. Los disturbios se han propagado por una media docena de poblaciones colindantes- y en Toulouse- y la dureza va in crescendo, ya que en esta ocasión los jóvenes encapuchados han usado armas de fuego para atacar a la policía.
Todos los elementos que desencadenaron la crisis de 2005 en Clichy-sous-Bois, otra ciudad suburbial parisina, siguen ahí, por lo que entraba dentro de lo previsible que ocurriera lo que ha ocurrido. El material inflamable estaba allí, lo único que faltaba para arder era la chispa. Y esta ya ha llegado. El desencadenante del incendio de hoy ha sido la muerte de unos adolescentes, igual que entonces.

El sociólogo Laurent Muchielli, autor de las obras “Les bandes de jeunes” y “Quuand les banlieues brulent” ha manifestado con claridad manifiesta recientemente en una entrevista al periódico “Le Parisien”: En dos años no se ha avanzado nada en los barrios. La población sigue quejosa por los siguientes problemas: el paro, la escuela, la policía, y por el estatuto de las personas provenientes de la inmigración. Las familias de estos barrios siguen teniendo la impresión de ser ciudadanos de segunda categoría. En la escuela se ha hecho muy poco, no hay más que mirar los resultados académicos. La reducción del paro parece no haberse notado. En cuanto a la policía, no han querido los poderes públicos crear una policía de proximidad, muy al contrario han preferido servirse de las CRS(Compaignes Républicaines de Sécurité). Y, por último la población inmigrante no pueden sentirse integradas con una Ley, como la Brice Hortefeux; del ministro de Inmigración e Identidad Nacional, en la que se establece también una regularización de trabajadores sin papeles, similar a la que hizo el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, que fue criticada duramente en aquel momento por el actual presidente y entonces ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy; y que impone nuevas restricciones a la reagrupación familiar y permite el polémico uso de test genéticos de ADN para probar la filiación materna. Parece también que muchos de los que se han rebelado en Francia son los hijos o nietos de los primeros emigrantes, poniendo en evidencia un fracaso estrepitoso del modelo de integración francesa. El régimen republicano de nuestro país vecino pensó que tarde o temprano, como cae una fruta madura por su peso, todos los emigrantes, independientemente de su procedencia, se sentirían orgullosos de sentirse franceses. Mas parece que no ha sido así. Esos jóvenes pirómanos y algunos francotiradores, son franceses jurídicamente, pero se sienten marginados.

En la misma línea, algunos alcaldes socialistas de la zona suburbial de París, se han mostrado extremadamente escépticos sobre el progreso iniciado desde los motines del 2005: Dos años después del drama y la revuelta social de Cliché-sous-Bois, los polvorines siguen existiendo. El tiempo del análisis, de las hipótesis, y sobre todo el tiempo de la compasión ha terminado. Nosotros queremos hechos y medidas concretas y eficaces para devolver la esperanza a los barrios", además de reivindicar la recuperación de la policía de proximidad. Fue justamente Nicolas Sarkozy, en su etapa de ministro del Interior, quien sustituyó la policía de barrio por la actual policía de seguridad, más dura y represora. Sin embargo esta estrategia, aplicada en la creencia de que los jóvenes que cometen actos violentos son delincuentes, no ha dado los resultados esperados. Para lo único que ha servido es para crear un clima de desconfianza irrespirable entre la población inmigrante y la policía.

Por lo que estamos comprobando de nada ha servido que tras la crisis del 2005, el primer ministro, Villepin, anunció un gran plan de mejora para los 751 suburbios censados en Francia, con unas inversiones por valor de 30.000 millones de euros hasta el 2010. En el 2006, se destinaron 4.000 millones de euros. En el 2007, 3.700 millones. Hay otros proyectos en marcha para demoler y reconstruir edificios, pero la mayoría aún no han superado la fase burocrática. En Villiers el 66% del parque de viviendas data de 1949-1974. En cuanto al resto de medidas previstas, pocas han visto la luz.
Hasta el momento, la política de Sarkozy ante la situación de la banlieue ha consistido en realizar un fichaje en las filas de la izquierda para la Secretaría de Estado para la Política de las Ciudades a la presidenta de la asociación Ni putas ni sumisas, Fadela Amara, una mujer de origen magrebí surgida de un barrio conflictivo. De momento, parece que el Jefe del Estado está llevando a cabo una política más prudente, con una mezcla de firmeza y conciliación, muy diferente a la que puso en práctica, cuando era ministro del Interior. Sarkozy, tomó las riendas de la crisis y lanzó un mensaje de firmeza frente a quienes dispararon contra la policía y de amparo hacia las familias de los dos adolescentes, a las que prometió que un juez dirigirá la investigación. Además un espectacular despliegue policial el martes por la noche en Villiers-le-Bel y localidades vecinas del departamento de Val d'Oise, a las afueras de París impidió que se repitieran los violentos disturbios protagonizados por grupos de jóvenes en las dos noches anteriores y en los que más de 140 policías resultaron heridos. Obviamente el problema sigue ahí. Con el despliegue de las fuerzas de orden público no se arregla. La solución es más compleja. La presentación, el próximo enero, del llamado plan Marshall prometido por Sarkozy para los suburbios ha generado gran expectación. Habrá que estar a la expectativa
La solución no es fácil.


Cándido Marquesán Millán
29/11/2007 09:29 dorondon Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris