Facebook Twitter Google +1     Admin

Una figura excepcional entra en la Historia

 

                                  

                                    

Todavía persiste en no pocos españoles, no sé cuántos, la idea de Franco, como ejemplo de patriotismo. Así lo expresó Juan Carlos I  en su discurso de proclamación como Rey de 22 de noviembre de 1975: “Una figura excepcional entra en la Historia, con respeto y gratitud quiero recordar su figura. Es de pueblos grandes y nobles saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien como soldado y estadista ha consagrado toda su vida a su servicio”.  Palabras de las que yo sepa nunca se ha arrepentido. ¿Para qué?

            En una enjundiosa entrevista de fecha 15 de noviembre del pasado año con motivo del 40 aniversario de su muerte  el historiador Ángel Viñas, autor de un libro reciente La otra cara del caudillo, nos proporciona  datos demoledores y esclarecedores sobre su presunto patriotismo. Viñas nos dice que su sombra es alargada, por lo que todavía pulula un espécimen de historiadores con la pretensión de rehabilitarle dándole una visión beatífica. Su figura no se ha estudiado a fondo, ya que era ágrafo, y por ello falta documentación escrita, básica para el trabajo del historiador. Entró en guerra sin un duro, su sueldo quedó congelado nada más iniciado su “alzamiento militar”, pero al acabar la guerra tenía una fortuna de 32 millones de pesetas, el equivalente a 388 millones de euros de hoy. En cuanto a su procedencia es variada: un regalo de 600 toneladas de café del dictador brasileño Getúlio Vargas para el pueblo español, vendido por un total de 7,5 millones de pesetas, acabó en su cuenta corriente; igualmente se apropió de las donaciones realizadas a su bando, como una de 100.000 pesetas que pasó a su cuenta el 23 de octubre de 1936; traspasos mensuales de 10.000 pesetas desde Telefónica a su cuenta. Todo esto lo consideró, según Viñas, botín de guerra para cubrirse las espaldas ante un futuro incierto. Al acabar la guerra y sentirse seguro, empezó a invertir, pero siempre con figuras interpuestas, en todo un ejemplo de opacidad. Franco estuvo siempre obnubilado por la figura de Hitler, del que tomó prestada la idea del líder supremo, lo que significa ser fuente del Derecho, ya que él era la ley. Su ansia por acercarse al Tercer Reich le animó a firmar el Tratado de Amistad y Cooperación Hispano alemana, para que Hitler le ayudara a reconquistar Marruecos, Orán y Gibraltar. Llegó a estar convencido de ser el único capaz de interpretar los intereses de España. Extraordinariamente sagaz para manipular a su gente y ser siempre el centro. Supo adaptarse a las circunstancias cambiantes: nazi cuando le interesó, se acercó luego a los americanos presentándose como anticomunista. Termina Viñas advirtiéndonos de que España todavía no ha puesto a Franco en su sitio, ni ha ajustado las cuentas con su dictadura extraordinariamente  sangrienta, debido a que la sociedad española se resiste.

Siempre me han preocupado los gravísimos daños causados a la sociedad española por este maldito personaje, y que nos ha marcado a muchos. Lo que no sé si nos hemos librado completamente de ellos. Son tantos y tan graves, cuya descripción es inabordable en estas líneas. La represión ejercida sobre muchos españoles con muerte y prisión, de la que podemos hacernos una idea aproximada por  las Memorias del capuchino Gumersindo de Estella Fusilados en Zaragoza, 1936-1939, Tres años de asistencia espiritual a los reos, generadas por su asistencia espiritual a numerosos condenados a muerte en la cárcel de Torrero de Zaragoza entre 1937-1942. Su crueldad era infinita, por lo que no puso reparos cuando los nazis le propusieron despojar de la condición de prisioneros de guerra a los miles de republicanos españoles que se hallaban en su poder, accediendo así a que fueran enviados de los stalags a los campos de concentración. Niños arrancados de sus madres rojas encarceladas, a los que se les cambiaba el nombre para dárselos a familias afectas al régimen. Alguien dijo que la muerte de cualquier hombre disminuye al resto de la humanidad. También existen excepciones.

  Viñas dice muy bien que la sombra de Franco es alargada. Vamos a verlo. Las frases “No te signifiques” o “No te des a notar” recuerdan y son una herencia de la dictadura. Muchos de nuestros abuelos por haberse significado políticamente fueron represaliados brutalmente y miembros de su familia. Y en el sumo de la perversidad perfectamente organizada les hicieron sentirse culpables. Como dice Montse Armengou en el prólogo del libro, Desenterrar las palabras. Transmisión generacional del trauma de la violencia política del siglo XX en el Estado español de Clara Valverde,  en mi trabajo como directora de documentales sobre la represión franquista, no deja de sorprenderme que muy frecuentemente las víctimas adquieran conciencia de serlo en el marco de un programa televisivo. Así que esa manía de papá de meterse en política  o a aspirar a un mundo mejor acarreó la desgracia a toda la familia, a él el primero, claro, pero de rebote nos salpicó a todos. Mira que mamá se lo tenía dicho: ¡tú no te metas! Hoy está vigente  ¡No te signifiques! En definitiva, no te metas en política. Hoy vivimos con miedo de manifestar nuestras ideas, por decir lo que pensamos.  Ahora no necesitan reprimirnos. Lo hacemos nosotros mismos. Nos  autocensuramos y censuramos a la gente en nuestro entorno. Con el “ten cuidado”, frenamos a los demás y a nosotros mismos de ser libres y de luchar contras las desigualdades y los privilegios. Ese miedo extendido y heredado como una plaga en muchos de los españoles, lo conocen y  lo usan desde el poder para imponernos tantas y tan dañinas injusticias como estamos sufriendo en la actualidad. Y es una herencia del franquismo. 

 

Aquí debería desempeñar un papel clave la enseñanza para mostrar sin tapujos los crímenes del franquismo, ya que buena parte de la sociedad española los ignora y quienes los conocen les resultan irrelevantes. Lo grave es que periodos claves de nuestra Historia del siglo XX como la II República, la Guerra Civil y la dictadura franquista reciben un tratamiento peculiar en el ámbito educativo. Al respecto resulta muy interesante el artículo Educando la memoria de las jóvenes generaciones: el olvido escolar de la II República y de la barbarie franquista del profesor Enrique Javier Díez Gutiérrez. En el documental Los campos del silencio sobre los presos republicanos, la última parte se grababa en el Instituto de Secundaria de Fabero del Bierzo (León)  preguntándoles a un grupo de alumnos/as sobre el campo de concentración que había estado ubicado en su pueblo, en el que hubo un batallón de unos 250 presos republicanos, de 1939 a 1947, trabajando como esclavos para una empresa privada (Minas Moro) para extraer carbón en las minas del Bierzo.  La existencia de tal campo de trabajo forzado la desconocían, y eso que algunos de sus abuelos habían estado ahí presos. A su vez examinaron durante tres años los manuales de texto desde Primaria a Bachillerato para analizar el tratamiento que se daba a la II República, la represión franquista  y a la lucha antifranquista. Se fijaron en los manuales de 2º Bachillerato de Hª de España y comprobaron algunos ejemplos muy significativos en todos los cursos. En el de Edelvives, la guerra civil fue un “conflicto fratricida”, originado como “consecuencia” del “caos de la II República”. En el de 2º de  Bachillerato de Santillana, fue una guerra que enfrentó a “dos bandos”;  y se puede leer: “en los dos bandos hubo un fenómeno semejante; la voluntad de exterminar al adversario produjo un simultáneo terror”.  También resulta muy ilustrativo comparar los currículos de Hª de España de 2º de Bachillerato del MEC y el de la Comunidad de Aragón.  Es cierto que los profesores de Historia usan otros materiales, independientemente de los manuales, pero lo que yo he comprobado es que una parte no pequeña pasan de puntillas especialmente sobre la represión franquista, durante la guerra y la dictadura. E incluso, algunos hablan de la equidistancia: guerra fratricida, explosión inevitable de un cúmulo de problemas acumulados, represión en ambos lados, reparto de responsabilidades, etc. Para justificar el no implicarse a fondo los argumentos son varios: el programa es muy largo, hay que preparar la selectividad, ya no podemos extendernos al final. Mas, también es porque no quieren comprometerse y lo digo por experiencia propia. En mi caso me llegaron quejas de algunos padres por señalar tal cual la represión franquista.  Por ello, la tarea de los docentes es clave para que los ciudadanos conozcan realmente lo que supuso el franquismo. Por supuesto desde el MEC no tienen mucho interés. Sirva como ejemplo, en el tema de la dictadura en su currículo, uno de los estándares de aprendizaje evaluables, nueva terminología didáctica, sobre la Dictadura es “Busca información de interés (en libros o Internet) y elabora una breve exposición sobre la cultura del exilio durante el franquismo”. En el currículo de la Comunidad de Aragón es: “Busca información de interés para el alumno (en libros, Internet, fuentes orales, prensa, la fotografía o el cine) y elabora una breve exposición sobre la experiencia de las víctimas del franquismo o la cultura y la vivencia del exilio…  Y este estándar de aprendizaje, por supuesto no aparece en el currículo del MEC y  si en el de la Comunidad de Aragón: “Describe las transformaciones que experimenta la sociedad española durante los años del franquismo, con particular atención al retroceso de la situación de la mujer, analizando críticamente los argumentos religiosos y políticos bajo los que se legitima su subordinación jurídica, económica y social al varón”.

 

 

 



Nueva Tribuna 17 de diciembre de 2016




 

 

 

 

18/12/2016 09:49 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Misión cumplida, soldado Rivera

                                               

 

Si  Rajoy es hoy el inquilino de la Moncloa es producto de un plan perfectamente diseñado por unos generales muy poderosos y sagaces para vencer al enemigo político, en el que fue clave el soldado Rivera.

El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu, en junio de 2014 dijo públicamente: “Tenemos que crear un Podemos de derechas, ya que el existente nos asusta un poco”. Ciudadanos fue la red para pescar el descontento de la sociedad española por las políticas del gobierno de Rajoy, y evitar el crecimiento de Podemos. Un líder joven, con buena presencia y un buen comunicador. No muy concreto en sus mensajes y sus ideas salvo en su defensa de la unidad de España. Algo que vende mucho en el mercado electoral español, salvo en la periferia. El significante vacío lleno  de palabras huecas, que tiene un gran éxito en política. El Cs no ha tenido problema económico alguno, conocidas sus campañas, su presencia en los medios y sus sedes por doquier. ¿Quién lo financia?

Según Sebastián Lavezzolo, en el primer Podemos la estrategia fue transversal, populista y de oposición a los partidos tradicionales. Usando el “ellos” contra un “nosotros”; “los de arriba” contra “los de abajo”. Combinó  una mayor permeabilidad externa, de recepción y apertura a las demandas de la militancia y de la ciudadanía en contraste con la opacidad de los partidos tradicionales, y una fuerte disciplina interna para dirigir el partido por los cauces diseñados por el núcleo fundador. Una fuerte horizontalidad externa con una fuerte verticalidad interna. La irrupción de Cs modificó  completamente el tablero político, al presentarse con grandes apoyos mediáticos, como un partido joven, moderno, de centro, con menos ideología y más pragmatismo. También se vinculó con el 15-M, al denunciar los privilegios del establishment bipartidista y reclamar reformas de calado. El crecimiento de Cs espectacular en las encuestas- entre enero y marzo de 2015 pasó del 5% al 18%- agotó la estrategia de Podemos. La palabra “casta” se hizo inservible, lo cual rompió con la ambigüedad estratégica de definirse como un partido “ni de izquierdas ni de derechas”. Para atajar el avance de Cs, Podemos tuvo que recuperar el eje tradicional de la política, “derecha e izquierda”. Renunció a la transversalidad y se convirtió en un partido de izquierdas. Sus contrincantes fueron ahora el PSOE e IU, con lo cual vio reducido su espacio político.

 La jugada, fue muy hábil, aunque no surtió los efectos esperados: la mayoría absoluta de PP-Cs el 20-D. Se puso en marcha el Plan B: imposibilitar un gobierno de Podemos con PSOE. Rivera ofreció el Acuerdo para un Gobierno Reformista y de Progreso a Sánchez. Sorprende que la militancia del PSOE refrendase tal Acuerdo   Mas, Rivera sabía que nunca se sumaría Podemos, por sus diferencias programáticas, y por la cuestión territorial. El verdadero objetivo del Cs lo corroboran unas declaraciones en junio de 2016 de Begoña Villacís, candidata por Cs a la alcaldía de Madrid y miembro de la Ejecutiva. Son breves, pero contundentes: “Cuando, si uno  examina lo que ha ocurrido en estos 4 meses, el PP no ha movido ni un dedo para impedir que el populismo llegase al poder. Esto lo ha conseguido Ciudadanos en estos 4 meses, hemos alejado al PSOE de lo que venía siendo su pacto natural, recordemos en Madrid, Barcelona, Cádiz, La Coruña, Zaragoza, en todas las partes se habían aliado y nosotros pensamos que, aun a riesgo de perder votos, era nuestro deber, pensar en España por encima de nuestro partido, el alejar al PSOE de Podemos y lo conseguimos, y lo conseguimos porque si no ahora mismo estaríamos hablando de otros posibles gobiernos; tendríamos un gobierno de PSOE y Podemos, y no lo tenemos”. Cabe pensar que muchos militantes del PSOE tras esta lectura cuestionarán el mantra que sus dirigentes todavía mantienen "Podemos reventó el gobierno de progreso".

 El PP  jugó la carta de las nuevas elecciones del 26-J con la aquiescencia del Cs, ya que el tiempo jugaba a su favor: el electorado cansado, abrumado por la incertidumbre y decepcionado ante la incapacidad de los “nuevos partidos” para construir un gobierno alternativo. Para el PP su mayor fuerza  fue la lucha cainita entre las izquierdas. Entretanto, Mariano se fumaba un puro, leía el Marca, cuatro frases, no más, como “hay que seguir en la dirección ya emprendida, para crecer y crear empleo, y así aumentar los cotizantes para salvar el Estado de bienestar”; y sembrar el miedo ante el populismo y advertir a los votantes del Cs “ya se ha acabado la hora del recreo”. No necesitó más, la corrupción ya se amortizó el 20-D.

 

Aunque el plan de la mayoría absoluta PP-Cs no se alcanzó el 26-J, los resultados de Rajoy mejoraron sustancialmente con respecto al 20-D, por lo que ya estuvo en mejor situación de formar gobierno, para lo que contó con el apoyo incondicional, servil y mendaz del Cs, ejerciendo Rivera de auténtico palafrenero de Rajoy. Rivera hizo el paripé con cuatro exigencias. Luego ya conocemos las presiones brutales ejercidas sobre Sánchez para cambiar el “No es No” por la abstención. Su negativa, su  vergonzoso cese, la creación de la Gestora-Okupa de Ferraz con el objetivo de propiciar la abstención.

 

Soldado Rivera: ha cumplido su misión histórica, por lo que España le estará siempre agradecida y le recompensará como se merece.

 

.

 

Cándido Marquesán

 

 

 

 

 

 

 

18/12/2016 09:47 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Hay que respetar la Constitución- ¿Por qué se mantiene como fiesta en el calendario laboral el 8 de diciembre?

 

 

Bartolomé Esteban Perez Murillo 021.jpg

 

 

 

 

En este día de la Inmaculada y Sacrosanta Constitución hay un tema que me preocupa extraordinariamente. El próximo día 8 de diciembre todos los españoles, independientemente de sus creencias religiosas; sean católicos, protestantes, ateos, agnósticos, etc. Todos obligatoriamente, todos absolutamente todos, tienen que guardar fiesta. Por ejemplo, un funcionario de la DGA no puede ir a trabajar a las diferentes dependencias. Y no puede ir porque se conmemora un dogma, el de la Inmaculada Concepción, un dogma es:  un  punto esencial de una religión, una doctrina o un sistema de pensamiento que se tiene por cierto y que no puede ponerse en duda dentro de su sistema. En este caso es el dogma de La Inmaculada Concepción de María. Es el dogma de fe que declara que, por una gracia especial de Dios, Ella fue preservada de todo pecado desde su concepción. Es decir que fue madre sin dejar de ser virgen.

En el año 2016 se celebra el 162 aniversario de la Proclamación del Dogma de que María fue concebida sin pecado original, sin mancha. El dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus.

“…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de todo mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelado por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles … ”   Pío IX, bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de (1854)

 

Y para conmemorar tal dogma, todos tenemos que guardar fiesta. Díganme cómo encaja con los dos artículos de nuestra Carta Magna citados a continuación. Y que nadie entienda, lo que expongo, como un ataque al sentimiento religioso de muchos católicos. En absoluto, respeto profundamente que crean ese dogma y que, por ello, quieran festejar tal día. Pero pido también que respeten de la misma manera a todos aquellos que no lo sean.

Todo lo expuesto, me plantea una pregunta inquietante. ¿Cómo encaja el hecho descrito con los artículos constitucionales siguientes.

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

¿Los católicos son discriminados positivamente?

 

Artículo 16

  1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
  2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
  3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

¿Una fiesta laboral con una motivación exclusivamente religiosa en un Estado aconfesional?

 

No obstante estamos donde estamos, por unas reminiscencias históricas. Todo tiene un porqué.

 

Ha sido una constante histórica en esta España nuestra: la intransigencia permanente de la jerarquía católica, que ha imposibilitado y lo sigue haciendo el equipararnos a un país moderno.

 

Ha llegado a calar en amplios sectores de la sociedad española acríticos y desconocedores de nuestra historia que una de nuestras características esenciales es la catolicidad. Al respecto cabe mencionar que otras opciones religiosas, como la musulmana, judía o protestante fueron arrancadas de cuajo en nuestro historia. Obviamente, así, claro que España es católica, no cabía otra opción. Y en base a tal circunstancia, las jerarquías católicas se han creído y se creen todavía el tener derecho a imponer determinadas opciones, no solo religiosas, sino también políticas, morales, sociales y culturales a toda la sociedad española, cuando en ella amplios sectores tienen otras creencias religiosas, e incluso prescinden de ellas. Esta costumbre es vieja. De ahí la imposición actual a todos los españoles de la fiesta de la Inmaculada Concepción.

 

Prosigamos con la historia. En 1788 el Santo Oficio incautó todos los ejemplares de la Encyclopédie Methodique, donde apareció el artículo Espagne, de Masson de Morvillers, en el que se dice  “El español tiene aptitud para las ciencias, existen muchos libros, y, sin embargo, quizá sea la nación más ignorante de Europa. ¿Qué se puede esperar de un pueblo que necesita permiso de un fraile para leer y pensar? Si es una obra inteligente, valiente, pensada, se la quema como atentatoria contra la religión, las costumbres el bien del Estado: un libro impreso en España sufre regularmente seis censuras antes de poder ver la luz, y son un miserable franciscano o un bárbaro dominicano quienes deben permitir a un hombre de letras tener genio”.

 

El 8 de octubre de 1931, en las Cortes de la II República en el debate sobre la “cuestión religiosa” y la enseñanza, Fernando de los Ríos, el entonces ministro de Justicia con un profundo dolor terminó su discurso que su lectura a cualquier cristiano, otra cosa es si es católico, le debería estremecer “Y ahora perdonadme, Señores Diputados, que me dirija a los católicos de la cámara. Llegamos a esta hora, profunda para la historia española, nosotros los heterodoxos españoles, con el alma lacerada y llena de desgarrones y de cicatrices profundas, porque viene así desde las honduras del siglo XVI; somos los hijos de los erasmistas, somos los hijos espirituales de aquellos cuya conciencia disidente individual fue estrangulada durante siglos. Venimos aquí pues –no os extrañéis con una flecha clavada en el fondo del alma, y esa flecha es el rencor que ha suscitado la Iglesia por haber vivido durante siglos confundida con la Monarquía y haciéndonos constantemente objeto de las más hondas vejaciones: no ha respetado ni nuestras personas ni nuestro honor; nada, absolutamente nada ha respetado; incluso en la hora suprema de dolor, en el momento de la muerte, nos ha separado de nuestros padres”.

Durante la dictadura franquista es conocido el comportamiento de la jerarquía católica. La religión católica fue obligatoria en primaria, en el bachillerato y hasta  en la  Universidad.

 

07/12/2016 20:50 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La enseñanza concertada es y debería ser subsidiaria de la pública

          

Como otras veces, nuestra clase política trata de alcanzar un Pacto educativo, para dar una estabilidad a nuestro sistema educativo y evitar que esté inmerso en un continuo cambio legislativo. Eso sí, todos los partidos políticos aducen la trascendencia de la educación, como instrumento clave para salir de la crisis. Tendría un poder taumatúrgico para transformar nuestra sociedad; para combatir la crisis económica, el cambio climático, la droga, el sexismo, la xenofobia, el desempleo, la enfermedad, los accidentes de tráfico, etc. Con ello se demuestra la impotencia de la política. En lugar de plantearnos las reformas necesarias en el ámbito del trabajo, la cultura, la salud, el cambio climático... buscamos un mediador neutro que convierta esos retos, en una responsabilidad individual en lugar de una tarea colectiva. Desde ese punto de vista la educación te capacitaría para ser un trabajador responsable, creativo, competitivo, solidario, consumidor responsable, ciudadano crítico.

No han empezado bien el proyecto de este gran Pacto, ya que  el simple nombre del pacto educativo ha dado lugar a discusiones políticas interminables. De "Pacto Nacional" se pasó a "gran Pacto de Estado" y, finalmente, a "gran Pacto de Estado Social y Político por la Educación", para que la comunidad educativa no se sintiera excluida. Pero a los partidos nacionalistas sigue sin gustarles esta denominación porque tienen miedo de que la nueva ley "legisle pensando que hay una única España. La Comisión de Educación del Congreso ha aprobado  una  subcomisión que tiene como finalidad poner las bases del pacto educativo, y que ha sido aprobada con 26 votos a favor y 11 abstenciones, las de Unidos Podemos, ERC, PNV, PdeCat (la antigua Convergència) y Bildu. La subcomisión, tendrá como misión la elaboración de un informe de diagnóstico y conclusiones sobre el sistema educativo en un plazo de seis meses. El documento servirá de base para que el Gobierno redacte un proyecto de ley que "sustituya" la actual normativa y "dé estabilidad" a la política educativa. 

Dudo mucho que a este gran Pacto de Estado Social y Político por la Educación se sumen todas las fuerzas políticas por diferentes razones, sobre una de ellas me extiendo más adelante. Ya sabemos que no fue posible recientemente con el ministro de Educación, Ángel Gabilondo y posiblemente no lo fue porque todo aquello que se haga en el ámbito educativo es para pasado mañana, y nuestra sociedad, sobre todo la clase política, está volcada en lo inmediato, en el corto plazo.

 

Unas consideraciones previas. Tengo la impresión de que el partido socialista carece hoy de un proyecto educativo claro y convincente. Parece reducirse a la reimplantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, reducir las horas de Religión. Y poco más. En cambio, la derecha ha construido un claro discurso en el ámbito educativo, basado en la calidad de la enseñanza, la libertad de elección de centro, la defensa de la excelencia, la competitividad entre los centros, la evaluación, etc. Nos gusten o no sus planteamientos, están ahí y los tienen muy claros.

La rivalidad entre la enseñanza pública y privada ha sido una fuente continua de tensiones en nuestra historia. Hoy prácticamente ha desaparecido del debate político, salvo por parte de Podemos e IU. En el Programa de Podemos se señala:  “La oferta de plazas escolares concertadas seguirá financiándose con recursos públicos solo en los casos en que sea necesario, es decir, debido a una insuficiencia de la oferta en la red pública (con el fin de paliar estas insuficiencias, se incrementará progresivamente el porcentaje de los fondos públicos destinados a la red pública”. En el Programa de Unidad Popular se especifica claramente “Moratoria inmediata de los Conciertos educativos, paralela a un plan de supresión progresiva”.

El PSOE, una vez llegado al poder, renunció a su programa primitivo expuesto en su XXVII congreso de 1976, todavía en la clandestinidad, de defensa de la escuela pública única, lo que significaba la progresiva desaparición de la enseñanza privada. De acuerdo con el artículo 27 de nuestra Carta Magna, la LODE, Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del derecho a la educación, en su preámbulo distingue los centros privados y los sostenidos con fondos públicos, y en estos, los privados concertados y los de titularidad pública. Y su artículo 51.1.: "El régimen de conciertos que se establece implica, por parte de los titulares de los centros, la obligación de impartir gratuitamente las enseñanzas objeto de los mismos". Situación que legalmente se mantiene. La LOE, Ley Orgánica 2/2006, de Educación, modificada por la LOMCE, Ley Orgánica 8/2013, para la Mejora de la Calidad Educativa, su artículo 88.1, dedicado a las garantías de gratuidad, dice: "Para garantizar la posibilidad de escolarizar a todos los alumnos sin discriminación por motivos socioeconómicos, en ningún caso podrán los centros públicos o privados concertados percibir cantidades de las familias por recibir las enseñanzas de carácter gratuito...". Mas la realidad es que en los colegios concertados existen las "cuotas convenidas" o "aportaciones voluntarias" pagadas al APA pero destinadas al centro. Son voluntarias, pero si no las pagas puedes sufrir represalias. Todo ello significa medidas segregadoras para evitar el acceso a determinados colectivos de alumnos: minorías étnicas, emigrantes, alumnos con necesidades educativas especiales. Es una práctica generalizada e innegable, con un claro incumplimiento de la ley. 

Cuando se implantaron los conciertos en 1985 se justificaron porque  toda la demanda educativa no la podía asumir la enseñanza pública, por lo cual tendrían un carácter subsidiario y provisional, hasta que pudiera asumirla la pública. Mas, como estamos constatando la concertada no solo no decrece sino que aumenta cada vez más su oferta a costa de la pública, hecho del que son responsables tanto los gobiernos del PP y del PSOE. Por eso, cuando Pablo Iglesias dijo en un programa de televisión que, en su opinión, la enseñanza concertada debía ser eliminada para quedar reducida a situaciones experimentales, la respuesta de un dirigente de la UGT fue: “Es una utopía, es irrealizable”.

            Por tanto la realidad es la que es. Según  César Rendueles en su artículo Reescolarizar la escuela, nuestro sistema educativo en el tramo obligatorio acarrea una anomalía insólita en los países de nuestro entorno: el sistema de los conciertos educativos. Alrededor del 32% de los escolares españoles de primaria y secundaria acuden en colegios de gestión privada, en su gran mayoría subvencionados con fondos públicos. Las familias clientes de esta red privada y concertada son mayoritariamente de clase media-alta, con mayor estatus social y cultural. Es un pilar básico de estos privilegiados. La gran beneficiaria de los conciertos es la iglesia católica aunque se mostró reacia a las condiciones legales exigidas para los conciertos. El Estado se ha puesto al servicio de la clase media-alta con los conciertos, la cual en sus centros concertados ha podido eliminar los problemas asociados a la escolarización de las clases populares- En España la red pública escolariza el 85% de los emigrantes, mientras los privados y concertados el 15%. Como la mayoría de los concertados tienen un ideario cristiano no parece muy evangélico tal proceder.  Ni el PSOE ni el PP se han planteado nunca la incorporación de los centros concertados a la red pública, sobre todo por razones políticas. Que no lo haga el PP es lógico, pero que tampoco lo haga el PSOE  no lo es, si sigue siendo un partido socialista. Un partido socialista debería inclinarse claramente por la enseñanza pública y tratar de incorporar los centros concertados a la red pública, que  al ser más integradora, plural, intercultural, laica, participativa, democrática e igualitaria, es uno de los ejes básicos de vertebración de una sociedad.

 Según el Colectivo Lorenzo Luzuriaga: “Los sistemas educativos públicos bien podrían seguir siendo una palanca, en los Estados que decidan utilizarla, para reducir los riesgos de la creciente desigualdad y exclusión social, para favorecer el sentimiento de identidad colectiva múltiple, fomentar una lealtad plural a diversas comunidades que conviven en un mismo territorio, y promover la mezcla positiva de diversas culturas”.

 

Además de razones políticas en el tema de los conciertos hay otro aspecto estrictamente económico a tener en cuenta y más en estos momentos de austeridad. Para ello me serviré de un Informe del sindicato CGT recién publicado sobre los Conciertos educativos en la ciudad de Zaragoza. He extraído los puntos fundamentales. 

 

Durante los últimos cinco años se ha producido el cierre de casi un centenar de aulas en la Escuela Pública Aragonesa. La Administración alegó que eran debido a la evolución demográfica o a la necesidad de llevar a cabo recortes en materia educativa. Sin embargo, estos argumentos no fueron válidos ni aplicados en las aulas concertadas de los colegios privados.  Por ello, resulta llamativo, cuando no escandaloso, que la decisión política adoptada haya sido el cierre de aulas en los colegios públicos al tiempo que se realizaban nuevos conciertos con entidades privadas -Ánfora, Virgen de Guadalupe, entre otros ejemplos-.

     En vista que en este curso se renuevan los conciertos educativos (el proceso de renovación se realiza cada 6 años), la Ad­ministración tiene la posibilidad de reducir los con­ciertos educativos a los estrictamente necesarios para completar la oferta educativa allá donde la escuela pública no sea capaz de cubrir toda la demanda.

Por tanto, consideran de vital importancia que el gasto educativo se realice de forma racional, de modo que no se desperdicien recursos que bien utilizados traerían una mejora de la educación pública. El informe comprueba dónde existe una re­dundancia de la oferta educativa en Zaragoza y, lógi­camente, un desperdicio de recursos públicos. Dicho de otro modo, se daría una situación similar si un hos­pital público tuviera decenas de camas vacías listas para ser usadas y al mismo tiempo se destinasen millones de euros para disponer de camas en un hospital privado. Los datos utilizados son los aportados por la Administración educativa en la Comisión de Escolarización de la ciudad de Zaragoza para el curso 2016-20117.

            La conclusión a la que llegan es clara y contundente. Un total de 41 aulas no deberían ser concertadas de nuevo en favor de una buena administración de los recursos públicos en la Comunidad.

Al mismo tiempo, la Administración podría dedicar es­tas cantidades de dinero ahorradas directamente a la mejora de la calidad educativa en los cursos en los que se produce el ahorro.

A modo de ejemplo, los 823.490 euros del primer año equivaldrían a:

1) Aumentar en 60 el número de técnicos auxiliares de Educación Infantil. En la actualidad en Aragón hay solo 80.

2) 956 nuevas becas de comedor.

3) 5143 becas de material escolar.

4) 32920 libros para las bibliotecas de los colegios

5) Contratar 24 profesores extra de apoyo en educación infantil.

6) 102 auxiliares de conversación nativos.

 

Añaden que el ahorro es sumativo y, por tanto, el primer año podríamos hacer uno de estos seis ejemplos, pero el sexto año se podrían hacer todos a la vez.

Se puede decir que los alumnos aragoneses padecen una merma en la calidad de la educación que reciben debido a la existencia de conciertos educativos no necesarios con un coste anual de 5.000.000 de euros.

NuevaTribuna 4 de diciembre de 2016

Cándido Marquesán

 

 

 

04/12/2016 22:35 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Black Friday

 

 

 

Paseando por las calles zaragozanas he sentido un  profundo malestar al observar que en muchos comercios aparecían colgados en escaparates los anuncios “Black Friday”. Todavía más, cuando al entrar en un gran centro comercial las primeras palabras, que han golpeado mis ojos eran “Woman Kits”. Que yo sepa en Zaragoza el idioma oficial es el español.  Me sorprende la despreocupación de la ciudadanía por la defensa de nuestra lengua frente a esta invasión  del inglés. No solo no les preocupa, es que muchos alardean con el “Champions League” o “Hat-trick”. Una conferencia tiene que contar con unas cuantas citas en inglés, vengan a cuento o no. La lista de anglicismos es inmensa: bullying, cookie, francking, hacker, mobbing, selfie…De momento esta batalla está perdida.

Mas, no quiero centrarme en el tema lingüístico. Esa invasión del inglés es todo un síntoma de algo mucho más grave: la imposición de una determinada cultura y de una escala de valores. Todo lo que provenga de los Estados Unidos lo miramos con envidia, y con cierto retraso tendemos a imitarlo.  Allí se produjo  el paso de una economía de mercado a una sociedad de mercado, donde todo puede comprarse o venderse. Y el resto lo imitamos sumisamente.

Al terminar la Guerra Fría, los mercados y su ideología mercantil gozaban de un extraordinario prestigio, Ningún mecanismo para organizar la producción y distribuir los bienes se había mostrado tan eficaz en generar bienestar y prosperidad. Pero luego los valores del mercado invadieron aspectos de la vida tradicionalmente regidos por normas o valores no mercantiles. El sociólogo norteamericano Michael J. Sandel  en su libro Lo que el dinero no puede comprar. Los límites morales del mercado, refleja toda una casuística de esa invasión ilimitada del mercado a muchas actividades humanas en USA. Disponer una celda más cómoda en una prisión pagando 82 dólares por noche. Derecho a emigrar a USA invirtiendo 500.000 dólares. Suscribir una empresa seguros de vida de sus empleados, sin conocimiento de estos, para cobrarlos ella. Comprar el seguro de vida de una persona enferma de cáncer, pagando las primas anuales mientras viva y luego cobrarlo al fallecimiento con suculentos beneficios. Mas, quiero fijarme, como docente, en el ámbito educativo. Chanel One transmite mensajes publicitarios a millones de adolescentes obligados a verlos en aulas de todo el país. El programa de noticias  de televisión, de 12 minutos y comercialmente patrocinado, lo lanzó en 1989 el empresario Chris Whittle, el cual ofreció a los colegios televisores, equipos de vídeo y conexión vía satélite, todo gratis, a cambio de emitir el programa todos los días y exigir a los alumnos que vieran los dos minutos de anuncios. En el 2000 Channel One fue visto por ocho millones de alumnos en doce mil colegios. Así han podido anunciarse Pepsi, Snickers, Clearasil, Gatorade, Reebok, Taco Bell… Los alumnos aprenden conceptos sobre nutrición con materiales proporcionados por McDonald’s, o los efectos de un vertido de petróleo en Alaska con un vídeo grabado por Exxon. Procter & Gamble ofreció unos materiales sobre medio ambiente explicando por qué los pañales desechables eran buenos para la tierra. Boletines de notas con el anagrama de McDonald’s, además de ofrecer a los niños con sobresalientes y notables en toda las asignaturas, o con menos de tres ausencias, una comida gratis en un McDonald’s. ¿Esto es lo que tratamos de imitar? ¿Somos conscientes de su extraordinaria gravedad?

En una sociedad en la que todo se puede comprar y vender, la posesión  de dinero supone la mayor de las diferencias. Por ello, la mercantilización juega a favor de las desigualdades, de su incremento y de su expansión. No solo se amplia la brecha entre ricos y pobres, sino que la mercantilización de todo intensifica la necesidad de tener dinero y vuelve más cara la pobreza.

Por otra parte, la mercantilización genera otra secuela no menos grave: la corrupción. Se argumenta que los mercados son imparciales e inertes, que no afectan a los bienes intercambiados, pero al poner precio a los objetos, bienes, relaciones y servicios, modificamos su naturaleza, los tratamos como mercancías o instrumentos de uso y beneficio, y, por ello los degradamos. Conceder plazas en una universidad para el mejor postor podrá incrementar sus beneficios, pero también está degradando su integridad y el valor del diploma. Contratar a mercenarios extranjeros para que combatan en nuestras guerras podrá ahorrar vidas de nuestros ciudadanos, pero corrompe el significado auténtico de ciudadanía.

El razonamiento mercantil vacía la vida pública de argumentos morales. El atractivo de los mercados estriba en que no emiten juicios sobre nuestros gustos satisfechos. No se preguntan si ciertas maneras de valorar bienes son más dignas o más nobles que otras. Si alguien está dispuesto a pagar por sexo o un riñón y un adulto consiente en vendérselo, la única pregunta que se hace el economista es, ¿Cuánto? Los mercados no reprueban nada. Nuestra resistencia a contraponer argumentos morales al mercado, al aceptarlo sumisamente,  nos está haciendo pagar un alto precio: ha vaciado al discurso público de toda energía moral y cívica, y ha propiciado la política tecnocrática, que hoy nos invade. Un debate sobre los límites morales del mercado es necesario e imprescindible.

 

El Periódico de Aragón 3 de diciembre de 2016

Cándido Marquesán

04/12/2016 22:32 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¡Populista! ¡Populista!

 

 

En el panorama político español se usa y se abusa del término “populismo” para fulminar al adversario, dando por hecho que todos conocemos su significado.  Se ha convertido en una muletilla para políticos, periodistas, tertulianos y la ciudadanía. Además, tal es  la imprecisión y la vaguedad en el uso del término “populismo”, que se está vaciando de todo contenido.  El Diccionario de la lengua española de la RAE no aclara nada, ya que no está registrado. Y   no está, porque los expertos en ciencias sociales no se han puesto de acuerdo en su significado.  Lo que no quita el que aparezcan titulares como: “El populismo mundial libra su batalla en Estados Unidos”, “El populismo arraiga en Europa”. Por ello, el populismo es un nuevo fantasma que recorre Europa, como el del comunismo en 1848, tal como expresaron Marx y Engels en su Manifiesto. Por ende, debemos estar preparados para todo, como si estuviera al caer un cataclismo cósmico.

 

Podemos adentrarnos en la naturaleza del populismo a través de Ernesto Laclau en La razón populista,  que lo considera como una forma de construir lo político y que no está asociado con unos contenidos ideológicos determinados. Se trata únicamente de un modo de articulación de demandas no atendidas y marginadas por el gobierno, muy heterogéneas, que pueden ser circunstanciales o diferentes, a través de una cadena de equivalencias, cuyo resultado es la creación de un “pueblo”.  Un ejemplo nos puede servir para entenderlo mejor: “Supongamos que en una ciudad un grupo de gente pide al ayuntamiento una línea de ómnibus para ir al trabajo. Como tal demanda no es satisfecha, se genera una frustración. Si esa gente ve que  a su alrededor hay otras demandas insatisfechas de salud,  escolaridad, seguridad,  entre todas ellas se crea una cierta solidaridad, y se articulan espontáneamente. En cierto momento la gente se da cuenta que entre todas estas demandas insatisfechas se establece una “cadena de equivalencias”, porque todas expresan un rechazo al sistema. Ahí es donde se crean las bases para el populismo, la existencia de un pueblo que se enfrenta al poder establecido.

El populismo no es en sí ni malo ni bueno: puede avanzar en una dirección fascista o puede avanzar en una dirección de izquierda progresista, reformista y excepcionalmente revolucionaria. El populismo será fascista cuando se construye sobre sentimientos primarios de la masa, y de izquierda cuando recoge el descontento y preconiza una lucha emancipatoria de la multitud. Esta distinción debería conocerla Susana Díaz y no meter en el mismo recipiente a Trump y Podemos. ¡Vaya nivel intelectual! Eso sí que es populismo, pero del malo. Tal error en una líder política y en conspicuos intelectuales quizá se deba a que se informan de lo que es el populismo leyendo El País y luego lo refutan.

Se ha convertido en normal  el asociar mayoritariamente “populismo” a demagogia, como un recurso de algunos políticos para exaltar los instintos primarios y las bajas pasiones de gente con poca formación y dispuesta a votar irresponsablemente en situaciones de desesperación o frustración. Tras esta visión subyace un prejuicio elitista que añoraría un retorno del sufragio censitario y un miedo atroz a una plebe presta al tumulto. Como también una vieja aspiración conservadora de una democracia sin pueblo, sin conflictos, convertida una mera administración tecnocrática de lo ya decidido previamente en círculos muy restringidos. Hecho que nos introduce de pleno en una época pospolítica. Igualmente esta visión negativa viene muy bien para los partidos del consenso al centro-PP y PSOE; CDU y SPD-para descalificar a sus adversarios. Y especialmente resulta muy útil para los partidos de la llamada “izquierda” para evitar la autocrítica y así no reconocer que, al haber abandonado a las clases populares, son, en gran parte, responsables de la crisis de la democracia representativa, que está en el origen del surgimiento de otras y nuevas opciones políticas.

 

 

Marco D´Alamo en El populismo y la nueva oligarquía señala que estamos atravesando una curiosa paradoja de que cuanto más marginado es el pueblo del ámbito de la política, mayor es el uso despectivo y denigratorio del término populismo. Justo cuando menos se tienen en cuenta las aspiraciones del pueblo, más acusan las élites de populistas a todos aquellos movimientos que cuestionen el orden establecido y  defiendan que las cosas podrían ser de otra manera y que la creciente desigualdad no es algo natural, producto de un mandato divino. Con ello, demuestran su incapacidad para entender que lo político tiene una dimensión antagonista, lo que supone que los conflictos son inevitables, sin los cuales no es posible la democracia.

 

Según Luis I. Sandoval M, afortunadamente estamos constatando que el pueblo poco a poco y en algunos lugares de Sudamérica y en la Europa del sur  está recuperando protagonismo político, lo cual es producto de la necesidad imperiosa de ampliar y profundizar la deliberación, la participación y movilización ante las trágicas limitaciones de la democracia representativa. En cierta forma sería recuperar el auténtico sentido de la democracia, como gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, como la definió Lincoln.  Del, por y para no pueden faltar. La democracia sería desde su origen y definición una forma genuina de populismo.
El Periódico de Aragón, 24 de noviembre de 2016
Cándido Marquesán

 

 

04/12/2016 22:31 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Más vale honra sin barcos…

 

                                             

 

 

            Mariano Rajoy ha mandado a sus asesores de vacaciones, ya que su trabajo para seguir en la Moncloa resulta innecesario. Para eso está el PSOE. Se hace mucho más daño a una institución desde dentro que desde fuera. Ni a propósito un partido puede diseñar una estrategia tan dañina para sus propios intereses. ¿En Ferrraz se ha introducido una V Columna, sin que nadie se haya apercibido de ello? ¿O, quizá, un caballo de Troya?

 

Los barones socialistas con los consejos de sus sesudos asesores, nos dijeron siempre que su objetivo prioritario era desalojar de la Moncloa al ínclito, Mariano Rajoy el “incorruptible”. Sin embargo, tras las elecciones del 26-J, adujeron: “Con 85 diputados tenemos que ir a la oposición”. “No podemos ir a unas terceras elecciones”. Pues que expliquen cómo. Si hay que ir a la oposición, se necesita un gobierno, por lo que será necesaria la abstención patriótica”, ahora “técnica”. ¡Ah amigo! Decir esto sólo está al alcance de valientes. Que lo haga otro. Sra. Susana  diga “hay que defender la abstención” y luego preséntese ante una asamblea socialista de Dos Hermanas. Por otra parte, renunciar, ya de entrada, a conformar un gobierno, que requeriría la alianza con otras fuerzas políticas, va en contra de la dinámica propia de cualquier partido político, cual es llegar al poder para ejecutar su programa electoral. Tal autorrenuncia resulta harto sorprendente. Mas, se explica por la circunstancia de haber establecido un “cordón sanitario”, como si fueran leprosos o apestados, con Unidos Podemos y los partidos catalanes independentistas. Una auténtica izquierda, una izquierda de verdad, no de boquilla, tiene que estar abierta al diálogo con otras opciones políticas, aunque tengan planteamientos diferentes. ¿Qué mérito tiene hablar con los que piensan igual? Es poco razonable y poco democrática la animadversión hacia UP. Hay que dialogar con ellos: muchos de sus votantes y dirigentes son hijos de socialistas y tienen más de 5 millones de votos.  ¿Puede gobernar hoy el PSOE sin una alianza con UP? Tampoco parece razonable ni democrático renunciar al diálogo con los independentistas, si se pretende resolver un problema incuestionable. ¿Cómo van hacer cambiar de opinión al 47% de independentistas en Cataluña? ¿Se disolverá ese sentimiento por la actuación de la Brigada Aranzadi o por una conjunción planetaria?

 

Dicho lo cual, Pedro Sánchez por estar urdiendo muy discretamente una mayoría parlamentaria alternativa con UP y ERC y PDC, fue decapitado por los críticos encabezados por Susana Díaz. De ella desconozco qué discurso político tiene, salvo cuatro palabras huecas e insustanciales, o si ha escrito  o está preparando algún tratado de ciencia política para cambiar el futuro de la humanidad. Al respecto cito unas palabras de Felipe González en la bodeguilla según testimonio de Tom Burns Marañón: “Me está pasando por la cabeza prohibir las Juventudes Socialistas”. “ Muchos se afilian a ellas, colocan cuatro carteles en las elecciones municipales de su pueblo, salen concejales, a la siguiente diputado provincial o autonómico. Y luego a la ejecutiva”. ¿Le suena, Baronesa? ¿Le suena Verónica Pérez? Esta fue la que se presentó ante la sede de Ferraz diciendo altanera: “En este momento la única autoridad que existe en el PSOE soy yo". ¡Vaya espectáculo! Dijo bien Borrell, que si era un golpe de estado, parecía haberlo preparado un sargento chusquero. Se quedó corto, debió ser un cabo primero.   En este golpe de Estado colaboraron el grupo PRISA  con algunas editoriales contra Pedro Sánchez, brutales en el fondo y en la forma, González, y los  miembros dimitidos de la Comisión Ejecutiva Federal. Los acontecimientos del día 1 de octubre en Ferraz vergonzosos. Las mismas argucias, artimañas, puñaladas traperas de siempre. La que llevó la voz cantante fue Susana Díaz, experta en luchas intestinas del partido. Tuvo buenos maestros. ¿Todavía no se han enterado que los tiempos son otros muy diferentes? Que los partidos políticos y la ciudadanía  exigen democracia y trasparencia.  No en vano, irrumpió el 15-M, que modificó la agenda política.

 

Al frente de la Comisión Gestora han puesto a Javier Fernández, según nos dicen un “referente moral del socialismo”. Ignoro las razones de semejante calificativo.. Sus primeras manifestaciones muy claras: “La abstención no es apoyo”. “El PSOE se ha podemizado”. “Nada con los partidos independentistas catalanes”. Gran parte de sus diputados se decantan por esa opción, un auténtico fraude a los electores, ya que el PSOE fue a las elecciones  con la promesa de “no es no”. ¿Temen por su acta de diputado con otras elecciones? Ahora el PP quiere además de la abstención  garantías de gobernabilidad. No obstante, Rajoy las niega y le parece suficiente con la abstención. Postureo.

 

 Los barones no han entendido nada. ¿Y ahora qué? Están en una encrucijada en la que ellos se han metido. La opción elegida gravosa para sus intereses electorales. No echen la culpa a otros. Los culpables son ustedes mismos. ¡Vaya estrategas que tiene el PSOE! Con la abstención por deshonrosa, mucho de su electorado fiel dejará de serlo. ¿O no lo es permitir el gobierno más corrupto de nuestra historia reciente? Si conservasen algo de honra y “fueran a las elecciones” el batacazo será mayúsculo. Sin embargo, “Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”.   

 

El Periódico de Aragón 15 de octubre de 2016

 

 

Cándido Marquesán

 

 

18/10/2016 08:54 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un mundo a la deriva sin remisión

Son muchos los problemas políticos, sociales, económicos que nos acucian en estos momentos. Hay una crisis económica que está provocando grandes destrozos en amplios sectores de la sociedad, sobre todo, en los más débiles. Una crisis climática, que de no tomar pronto decisiones valientes, vamos a dejar un planeta profundamente deteriorado a las generaciones futuras. Antoine Ebel y Tatiana Rinke en su artículo Escuchar las voces de los jóvenes y de las generaciones futuras, nos advierten que los pueblos primitivos tienen mucho que enseñarnos a nosotros los civilizados.

Los iroqueses, pueblo originario de América del Norte, se regían por el Principio de la Séptima Generación, según el cual toda acción o decisión deberá tener en cuenta sus efectos hasta en las siete generaciones venideras. Nosotros, tal como es nuestro desarrollo, somos incapaces, como especie, de garantizar el bienestar ecológico de una o dos generaciones que nos sucedan, y mucho menos de siete.

Igualmente hay una crisis alimentaria, con unas subidas injustificadas de los precios de los alimentos, por lo que muchos millones de personas están pasando hambre. Todas ellas están provocadas por el modelo económico neoliberal actualmente vigente y que muy pocos nos atrevemos a cuestionar.
En cuanto a la crisis alimentaria hay muchas razones, entre ellas el servirse de las materias primas y los alimentos como instrumentos de especulación financiera por parte de los fondos de inversión.

De ahí  el land grabbing o acaparamiento de tierras utilizadas tradicionalmente por las comunidades agrícolas especialmente en África, América o en Asia que se arriendan o se venden a inversores extranjeros, empresas y gobiernos, tanto de Europa occidental (Inglaterra, Francia, Alemania, España…), como del Oriente Medio (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar…, de Asia (China, la India, Corea del Sur..) para el cultivo de alimentos, materias primas o agrocombustibles. Unos estudios publicados recientemente: en el 2011 el de Veterinarios sin Fronteras Paren aquí, Vive gente, Los impactos del agronegocio en África, y el publicado en el 2010 por  Friends of the Earth Europe  África: el acaparamiento de tierras nos muestran  la magnitud de estas concesiones; en República Democrática del Congo el total de la tierra negociada alcanza el 48,8% del total de la tierra del país; en Mozambique es el 21,1%; en Uganda el 14,6%; en Zambia el 8,8%, en Etiopía el 8,2%... Solo en África, 30 millones de hectáreas han sido acaparadas, curiosamente en un continente donde la inseguridad alimentaria y el hambre provocan grandiosos estragos.

En Argentina se pretende entregar 320.000 hectáreas de tierras bajo riego al control de una corporación China, la Beidahuang State Farms Business Trade Group CO, LTD. De hecho, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, el pasado 10 de diciembre, hizo aprobar el texto de la ley que limita la compra de tierras por parte de extranjeros. La FAO calcula que un 10% del territorio nacional está ya en manos de empresas foráneas, que buscan asegurarse, así, la producción de alimentos en tierra tan fecunda como la argentina. La nueva ley fija el límite en un 15%.

Este interés por el acaparamiento de tierras se explica por varias razones. En el año 2006 se inició un aumento de los precios de los alimentos básicos que se prolongó en los años siguientes, con dos máximos en 2008 y 2011. No obstante, la evolución de estos precios no puede explicarse solo en función de las cosechas, ya que suelen ser los mecanismos económicos a nivel global los que los establecen, como las operaciones de derivados sobre los alimentos realizadas  por bancos y fondos de inversión norteamericanos y europeos. Además  las repercusiones que el cambio climático pueda tener sobre la agricultura en los próximos años,  exacerban en muchos países el temor a quedarse desabastecidos de alimentos básicos, como en el caso de Arabia Saudita  con grandes recursos, que teme por su seguridad alimenticia, ya que se le están agotando los acuíferos para seguir cultivando cereales.

También está detrás el negocio de los agrocombustibles, para garantizar el suministro de combustible tras la volatilidad de los precios del petróleo, que parece haber incitado a muchos países a cuestionar la seguridad de los suministros. Solo en Mozambique, en el 2007 se habían concedido a empresas extranjeras más de 5 millones de ha. para el cultivo de la jatrofa, para producir agrodiesel, una superficie como el de toda Andalucía. Estas prácticas solo generan beneficio a esos países o empresas extranjeras, ya que toda la producción esta pensada para la exportación. Desde Amigos de la Tierra, lo señalan muy claro “los alimentos se han transformado en una mercancía importada y exportada alrededor del mundo.

Es un modelo basado en políticas comerciales injustas, liberalización económica, control empresarial, privatización, tecnologías controladas por las multinacionales, propiedad intelectual, apropiación de los territorios, marginalización de las mujeres, los pobres, los pueblos indígenas y los campesinos y campesinas. Constituye una imposición del modelo de producción y consumo imperante en los países industrializados”. Se habla de un nuevo neocolonialismo.

Por ello, el modo de vida de las comunidades rurales tradicionales se ve sometido a un grave peligro, ya que son expulsadas violentamente de las tierras que han cultivado desde tiempos inmemoriales. La tierra no sólo representa el medio principal de acceso y suministro de alimento a millones de minifundistas y a sus familias, sino que además constituye un elemento esencial de identidad para ciertos pueblos y comunidades. Se han producido respuestas  de las comunidades rurales ante estos atropellos, señaladas por Josep Fontana, pero en la mayoría de las ocasiones han sido sojuzgadas violentamente, como la ocurrida en el Estado de Pará, en Brasil,  donde hace quince años hubo 19 campesinos asesinados y centenares de heridos a cargo de uniformados defendiendo los intereses de los terratenientes.

O la “masacre de Acteal” en Chiapas efectuada por un grupo de paramilitares que asesinó a 45 campesinos en 1997. O la del El Salado en Colombia en al año 2000; o la de Bagua, en 2009, en Perú. Mas estos hechos no son noticia. Mas esta circunstancia no solo se está produciendo en ámbito agrario, ya que en Senegal, la pesca industrial, realizada por barcos españoles, rusos y coreanos, está destruyendo y arrebatando los recursos pesqueros, principal medio de vida de las comunidades pesqueras tradicionales, como la de Saint Louis.

Sobre este tema del land grabbing acaba de caer en mis manos el libro del periodista italiano Stefano Liberti titulado Los nuevos amos de la Tierra, que no hace sino corroborar lo ya expuesto. Es más el proceso de acaparamiento de tierras, no solo no se detiene sino que se incrementa. Aporta nuevos datos que realmente sobrecogen en cuanto este nuevo neocolonialismo, con unos capítulos muy aleccionadores: Etiopía: El Dorado de los inversores; Brasil. El reino de los agronegocios; y Tanzania. La frontera de los biocarburantes.

Las consecuencias de todo comentado no pueden ser más negativas, ya que se les niega a estos pueblos el derecho a la soberanía alimentaria, es decir,  el derecho que asiste a los pueblos a definir y controlar sus sistemas alimentarios y de producción de alimentos a nivel local como nacional, de forma equitativa, soberana y respetuosa con el medio ambiente. La soberanía alimentaria es también el derecho de los pueblos a alimentos suficientes, nutritivos, saludables, producidos de forma ecológica y culturalmente adaptados. Según el relator de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Jean Ziegler, los Estados deberían vigilar y regular el derecho a la alimentación que asiste a los pueblos, sean los de sus propios Estados o terceros. Pero hace ya bastante tiempo que el cumplimiento de los derechos políticos, sociales, económicos es algo que les parece irrelevante a los diferentes gobiernos.

27/10/2015 08:39 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿Crisis de la modernidad política?

Expongo a continuación algunas ideas y reflexiones extraídas tras la lectura del libro breve pero profundamente enjundioso de Marco Revelli  Posizquierda ¿Qué queda de la política en el mundo globalizado? No menos es otro del mismo autor titulado La lucha de clases existe…¡y la han ganado los ricos! No me resisto a citar a algunos de los muchos pensadores italianos, que están generando pensamiento político, y que me han servido para tener una visión más amplia sobre la problemática del mundo actual. Ahí van algunos.

 

Maurizio Lazzarato con La fábrica del hombre endeudado. Ensayo sobre la condición neoliberal, en el que explica con una claridad meridiana el mecanismo de la deuda como instrumento de dominación del proyecto neoliberal. Maurizio Viroli con Por amor a la patria, un ensayo sobre el patriotismo y el nacionalismo, en el que aparece un concepto muy interesante sobre patriotismo. Ser patriota es poner lo público por delante de lo privado. Es querer lo mejor para tu país y tus conciudadanos, lo que se consigue entre otras cosas pagando los impuestos y haciendo caso omiso de los paraísos fiscales. Así se empieza a ser patriota.

La definición de "patriotismo" debemos entenderla como la capacidad de los ciudadanos de comprometerse en la defensa de las libertades y de los derechos de las personas. Luigi Ferrajoli con Poderes salvajes. La crisis de la democracia constitucional, en el que nos advierte que la libre circulación de ideas y opiniones se ve amenazada por los grandes medios de comunicación cada vez más concentrados y vinculados con los poderes financieros y empresariales,  que al alcanzar tanto poder, pueden contrariar o delimitar la soberanía expresada por la sociedad en las urnas y poner en peligro nuestra democracia, de ahí que se puedan denominar con propiedad poderes salvajes.

Giorgio Agamben con Homo sacer: el poder soberano y la nuda vida, donde realiza una de las más profundas reflexiones sobre el estado de excepción permanente en el que estamos sumidos, justificado por las “razones de seguridad”. Ahora mismo estoy leyendo el impresionante libro El derecho a tener derechos de Stefano Rodotá, en el que nos expresa que en este mundo globalizado se necesitan cada vez más derechos, de lo contrario vamos a un auténtico desastre. No quiero abrumar con más citas, pero tengo que citar a Antonio Negri. Sería muy interesante indagar las razones de tanto pensamiento generado en la península itálica.

Retornando al libro citado al principio de Marco Revelli, se ha extendido la idea de una crisis profunda y, por ahora, parece que irreversible en la izquierda, cuya muestra sería la inexistencia de diferencias sustanciales entre derecha e izquierda, lo que supone, nos dicen, una prueba de madurez política. Que lo digan, no impide constatar que esta política pragmática y sin referentes es profundamente caótica. En el fondo, las causas de la contraposición entre derecha e izquierda siguen presentes y más en este mundo global; lo que parecen faltar son las soluciones y los sujetos políticos que se hagan cargo de ellas.

La crisis es extensible también a la totalidad de los principios de la política moderna. Si lo que se derrumba con la globalización es el espacio público, el estado tradicional encerrado en unas fronteras reconocibles- algunos lo califican el fin del territorio jacobino- la política irreversiblemente ha perdido en gran parte  su apoyo material. Este hecho significa que se ha venido abajo la política tal como la hemos concebido hasta ahora, no solo en sus sujetos, valores, sino también en sus instituciones y sus principios; en consecuencia, con todos los elementos constitutivos del moderno concepto de lo político. Y no solo eso, el derrumbe se lleva consigo muchas de las grandes conquistas de la modernidad política.

El primer síntoma de la crisis es la desaparición de la dinámica igualitaria que caracterizaba la modernidad política y era su auténtico motor social. Nuestras sociedades, que desde hace 200 años habían acortado las desigualdades y, sobre todo, en el siglo XX, las han vuelto a incrementar y a un ritmo feroz. La globalización ha nacido con grandes desigualdades merced a un mecanismo perverso.  Mas esta injusta situación no es contingente y provisional, muy al contrario, parece inevitable y duradera.

Reconociendo que estas desigualdades pueden deberse a decisiones de gobiernos concretos, o al predominio de la cultura neoliberal que rechaza toda tendencia igualitaria, el fenómeno se debe a la globalización. La nueva espacialidad es cada vez más desigual. Bauman analizando las consecuencias socio-políticas del control que algunas personas ejercen sobre el territorio aunque estén ausentes, ha señalado la gran brecha abierta entre los nuevos dominadores y los nuevos dominados, entre los que pertenecen al mundo que ha abolido la distancia, y los que inevitablemente condicionados por su ubicación en el terreno se ven obligados a obedecer los mandatos de aquellos.

Es una nueva forma de desigualdad, casi antropológica, ya que diferencia no solo dos status sino dos tipos de humanos distintos, y, a su vez, de una nueva brecha socio-política que se basa no solo en contraponer capital y trabajo, sino también entre móviles y vinculados, alto ciberespacio y bajo territorio; entre los nuevos señores, que tienen el privilegio de transformarse de ciudadano en cibernauta, y los nuevos siervos de la gleba atados al lugar. Dos categorías diferentes desde el punto de vista de la renta, estatus, grado de libertad, normas, y la autoridad a la que están sometidos, sistema de valores, el lenguaje hablado, relaciones y fidelidades. Pueden vivir en el mismo Estado, incluso en la misma ciudad, pero son dos mundos distintos, como si vivieran en planetas diferentes.

Este es el contexto en el que se forman las nuevas oligarquías superpoderosas, que han ganado la carrera del espacio, y, por otro, la gran multitud dominada y atada al lugar por sus condiciones de vida material. Los que están por encima de la caduca espacialidad estatal-nacional, que tienden a nulos vínculos; y en frente los que están debajo y con nulos derechos. Los ascendidos al ciberespacio, cada vez más parecidos por el estilo de vida, tipos de estudios y actividades, forma de vestir, en la lengua usada para comunicarse, en el disfrute de bienes materiales y patrimoniales, en la visión del mundo, como si fueran una casta. Los otros, los encadenados a la tierra, cada vez más fragmentados y diferentes entre sí, irreconocibles entre ellos, aunque vivan en el mismo barrio, con una realidad vital llena de riesgos, imprevisible y falta de auténtica libertad.

Sobre esta base, Bauman nos dice que “la movilidad se ha convertido en el factor más poderoso y valorado de estratificación social; el material con el que cada día se construyen y se reconstruyen, a una escala planetaria, las nuevas jerarquías sociales, políticas, económicas y culturales”. Y aquí se produce la cruel paradoja de que la movilidad, o lo que es lo mismo, la posibilidad de cambio, antigua herencia de la izquierda, el arma contra el privilegio y a favor de la igualdad, se ha convertido en la principal causa de desigualdad (un factor de privilegio) entre quien está subordinado y atado al lugar, y quien está libre de cualquier tipo de ataduras en este mundo global.

Y esa misma movilidad constituye el origen de esa otra brecha cada vez más grande entre poder y obligaciones sociales- ese poder tanto económico como político no asume ningún tipo de responsabilidad-, que va minando la cohesión de nuestras sociedades. Y como corolario, sobreviene la dimensión oligárquica de la democracia con la lógica crisis de la representación política.

27/10/2015 08:38 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ahora vuelve a ser urgente reconstruir las izquierdas para evitar la barbarie. Lunes, 12 de Octubre de 2015 09:34

Cándido Marquesán

Las elecciones generales, las más importantes, están ya muy próximas. Poco más de dos meses. Todo ciudadano adscrito a la izquierda, como es mi caso, tiene que estar profundamente preocupado por los resultados del 20-D. Por mucho que las previsiones electorales para el PP sean muy negativas, cabe pensar que cambiaran de tendencia, a pesar de la corrupción, el problema de Cataluña y el daño causado a la mayoría de la sociedad española por sus políticas, etc. El discurso político de los populares está ya diseñado: el miedo.

 

“Existen grandes peligros de producirse un cambio político”. “Hay que seguir profundizando las reformas, etc”. En esta tarea contarán con grandes apoyos mediáticos, empresariales, financieros, etc. Y el PP es mucho PP. Y eso va calando, además hay mucho conservadurismo en determinados e importantes colectivos de la sociedad española: 9,3 millones de pensionistas, alrededor de 2,4 millones de empleados públicos; empresarios, autónomos, etc.

Aunque es probable un descenso de los votos de los populares, este será recogido en gran parte por  su marca blanca: Ciudadanos C´s. El partido de Albert Rivera replegará también muchos votos en el centro y la izquierda, sobre todo en amplios sectores de la ciudadanía, confiados en que supondrá una auténtica regeneración de la política. La conclusión es clara. Un gobierno PP con el apoyo del Cs, es lo que se vislumbra en el horizonte. No sé si en un gobierno en coalición, o con un apoyo parlamentario en las grandes cuestiones: presupuestos, política económica, cuestión territorial, etc… En lo fundamental, la política seguirá en la misma línea. Y ya conocemos sus efectos, y el que no los vea, es que tiene un grave problema.

Este resultado previsible, ojalá me equivoque, se explica fundamentalmente por la torpeza, la ineptitud y la irresponsabilidad de los dirigentes de las izquierdas. Todavía incluyo en ellas al PSOE, lo que hago con muchas reservas. Su líder, Pedro Sánchez no sólo no remonta, es que permanece estancado. Podemos va a la baja, está dinamitando las grandes expectativas que generaron en las elecciones europeas. En torno a IU, es una jaula de grillos. Y en cuanto a los partidos nacionalistas de izquierdas, como Compromís, CHA, BNG, Bildu cabe pensar en su mantenimiento o un leve retroceso.
No hay manera de que las izquierdas se unan en Unidad Popular, Alianza electoral, Frente Popular, etc.

Llamémosla como queramos. Realmente la actuación de las izquierdas es lamentable, actuación propiciada por personalismos, tal como acabamos de ver estos días en las discrepancias entre Alberto Garzón y Pablo Iglesias. Y así van a regalar el triunfo a las derechas. No hace falta ser un experto politólogo para verlo. Mas les da igual a los líderes de la izquierda. Y eso que tienen ante sus ojos el excelente resultado de una unión de las izquierdas -sin la participación del PSOE, si los socialistas hubieran participado el resultado ya hubiera sido espectacular-, en las últimas elecciones municipales. Como señala Emmanuel Rodríguez,  en mayo pasado las candidaturas ciudadanas lograron, entre otros muchos méritos, conquistar cinco grandes ayuntamientos del país: Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña y Cádiz.

Formalmente, y salvo en Cádiz, estas candidaturas lograron el apoyo de la mayor parte de las formaciones hoy en liza en la llamada confluencia: IU, Equo y también Podemos. En términos prácticos, no obstante, la mayor parte del trabajo que posibilitó las candidaturas municipalistas fue llevado a cabo por equipos que tenían una larga trayectoria en movimientos sociales y/o se habían formateado (incluidos algunos militantes de partido) en el 15M, la PAH o las Mareas por los derechos sociales. Resultado: los cinco alcaldes de estas ciudades, así como la parte del león de cada uno de los equipos de gobierno, son personalidades reconocidas de las nuevas figuras del protagonismo social: Colau portavoz de la PAH, Kichi de la Marea Verde, Santisteve activista del movimiento anti-cárceles, Ferreiro abogado de movimientos sociales.

Una lección importante para la confluencia: sólo en aquellas ciudades donde la confluencia ha estado liderada por una parte que no es de parte (de partido) se consigue un método de participación lo suficientemente inclusivo y democrático como para ser capaz de traducirse en victorias electorales.
O como señala en su página web Ahora en Común: La necesidad de una candidatura de la gente y para la gente con ambición de transformar en común nuestro país es un clamor en las calles. Ahora en común es el nombre de un sueño que late en el corazón de una ciudadanía que anhela el cambio. Los nuevos ayuntamientos han demostrado que los procesos participativos, hechos desde abajo, desatan la confianza y la ilusión, desbordando las campañas electorales hasta recuperar las instituciones para la gente.

Ahora Madrid, Barcelona en Comú, Zaragoza en Común, Por Cádiz Sí Se Puede, las mareas y las demás candidaturas de confluencia nos muestran el camino para cambiar no sólo los municipios sino también el conjunto del Estado. Creemos posible e ineludible anteponer lo que nos une a lo que nos diferencia para llegar a un acuerdo en torno a una serie de puntos programáticos de sentido común que reflejen el consenso social de nuestro tiempo: la necesidad de recuperar la soberanía, regenerar y profundizar la democracia, restituir la decencia y la transparencia en el ejercicio de la función pública, defender la universalidad de los derechos humanos (educación, sanidad, alimentación, vivienda y trabajo) y establecer la dignidad, la igualdad, la sostenibilidad, la participación y la justicia como principios rectores de la nueva política que exigen los retos y oportunidades del siglo XXI.

La filosofía que impregna el planteamiento político de Ahora en común y de Enmanuel Rodríguez, es la que expuso ya en septiembre de 2011 el sociólogo portugués, Boaventura de Sousa Santos en un documento breve pero lleno de calado político Primera Carta a las Izquierdas, que en las sedes de todos los partidos políticos de izquierdas debería estar en sitio bien visible, para que después de una sosegada lectura les sirviera de reflexión a sus dirigentes.  Por su importancia lo transcribo al final.

No pongo en cuestión que exista un futuro para las izquierdas, pero su futuro no será una continuación lineal de su pasado. Definir lo que tienen en común equivale a responder la pregunta: ¿qué es la izquierda? La izquierda es un conjunto de posiciones políticas que comparten el ideal de que los seres humanos tienen todos  el  mismo valor, y que son el valor más alto. Ese ideal es puesto en cuestión siempre que hay relaciones sociales de poder de-sigual, esto es, de dominación. En este caso, algunos individuos o grupos satisfacen algunas de sus necesidades transformando a otros individuos o grupos en medios para sus fines. El capitalismo no es la única fuente de dominación, pero es una fuente importante.

Las diferentes comprensiones de este ideal produjeron diversas fracturas. Las principales fueron respuestas opuestas a las siguientes preguntas. ¿Puede el capitalismo ser reformado para mejorar la suerte de los dominados, o esto sólo es posible más allá del capitalismo? ¿La lucha social debe ser conducida por una clase (la clase obrera) o por diferentes clases o grupos sociales? ¿Debe ser conducida dentro de las instituciones democráticas o fuera de ellas? ¿El Estado es, en sí mismo, una relación de dominación, o puede ser movilizado para combatir las relaciones de dominación?

Las respuestas opuestas a estas preguntas estuvieron en el origen de violentas fracturas. En nombre de la izquierda se cometieron atrocidades contra la izquierda; pero, en su conjunto, las izquierdas dominaron el siglo XX (a pesar del nazismo, el fascismo y el colonialismo) y el mundo se volvió más libre e igualitario gracias a ellas. Este siglo corto de las izquierdas terminó con la caída del Muro de Berlín. Los últimos treinta años fueron marcados, por un lado, por una gestión de ruinas y de inercias y, por el otro, por la emergencia de nuevas luchas contra la dominación, con otros actores y otros lenguajes que las izquierdas no pudieron entender.

Mientras tanto, liberado de las izquierdas, el capitalismo volvió a mostrar su vocación antisocial. Ahora vuelve a ser urgente reconstruir las izquierdas para evitar la barbarie. ¿Cómo recomenzar? Con la aceptación de las siguientes ideas:


Primero, el mundo se diversificó y la diversidad se instaló en el interior de cada país. La comprensión del mundo es mucho más amplia que la comprensión occidental del mundo; no hay internacionalismo sin interculturalismo.

Segundo, el capitalismo concibe a la democracia como un instrumento de acumulación; si es preciso, la reduce a la irrelevancia y, si encuentra otro instrumento más eficiente, prescinde de ella (el caso de China). La defensa de la democracia de alta intensidad debe ser la gran bandera de las izquierdas.

Tercero, el capitalismo es amoral y no entiende el concepto de dignidad humana; defender esta dignidad es una lucha contra el capitalismo y nunca con el capitalismo (en el capitalismo, incluso las limosnas sólo existen como relaciones públicas).

Cuarto, la experiencia del mundo muestra que hay inmensas realidades no capitalistas, guiadas por la reciprocidad y el cooperativismo, a la espera de ser valoradas como el futuro dentro del presente.

Quinto, el siglo pasado reveló que la relación de los humanos con la naturaleza es una relación de dominación contra la cual hay que luchar; el crecimiento económico no es infinito.

Sexto, la propiedad privada sólo es un bien social si es una entre varias formas de propiedad y si todas están protegidas; hay bienes comunes de la humanidad (como el agua y el aire).

Séptimo, el siglo corto de las izquierdas fue suficiente para crear un espíritu igualitario entre los seres humanos que sobresale en todas las encuestas; éste es un patrimonio de las izquierdas que ellas han estado dilapidando.

Octavo, el capitalismo precisa otras formas de dominación para florecer, del racismo al sexismo y la guerra, y todas deben ser combatidas.

Noveno, el Estado es un animal extraño, mitad ángel y mitad monstruo, pero, sin él, muchos otros monstruos andarían sueltos, insaciables, a la caza de ángeles indefensos. Mejor Estado, siempre; menos Estado, nunca.

Con estas ideas, las izquierdas seguirán siendo varias, aunque ya no es probable que se maten unas a otras y es posible que se unan para detener la barbarie que se aproxima.

27/10/2015 08:36 dorondon Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris